Alertan riesgo de que empeore la violencia contra los niños

“Ahora que las escuelas empiezan a reabrir, los niños hablan de su miedo de volver”, señaló Audrey Azoulay, directora general de la UNESCO, durante la presentación del informe sobre la situación mundial de prevención de la violencia contra menores. Foto: UNICEF/UN018669/Zehbrauskas “Ahora que las escuelas empiezan a reabrir, los niños hablan de su miedo de volver”, señaló Audrey Azoulay, directora general de la UNESCO, durante la presentación del informe sobre la situación mundial de prevención de la violencia contra menores. Foto: UNICEF/UN018669/Zehbrauskas

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En 2017, unos 40 mil niños perdieron la vida de manera violenta, de acuerdo con el Informe sobre la situación mundial de la prevención de la violencia contra los niños 2020 que fue presentado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Unicef, la UNESCO, la oficina del representante especial del secretario general de las Naciones Unidas y la Alianza Mundial para Acabar con la Violencia contra los Niños.

Según el reporte, la mitad de los niños del mundo, es decir, aproximadamente mil millones de niños, se ven sujetos cada año a violencia física, sexual o psicológica, y sufren traumatismos, discapacidad y muerte porque los países no han observado las estrategias establecidas para su protección.

El documento incluye las primeras estimaciones mundiales de homicidios específicamente contra menores de 18 años y muestra la necesidad de que todos los países hagan más esfuerzos por aplicar las estrategias INSPIRE para prevenir y abordar la violencia contra los niños. Ya que, si bien casi todos los países cuentan con legislación para proteger a los niños, menos de la mitad indicaron que se aplica de forma contundente.

Durante un evento virtual para la presentación del Informe, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, subrayó que la violencia contra los niños nunca tiene justificación y exhortó a todos los países a aplicar las herramientas de base científica para prevenirla. “Proteger la salud y el bienestar de los niños es crucial para proteger nuestra salud y bienestar colectivos, ahora y para el futuro”, resaltó.

Por su parte, Henrietta Fore, directora ejecutiva del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), señaló que la violencia contra los niños siempre ha estado presente y ahora podría empeorar, ya que el confinamiento, los cierres de escuelas y las restricciones al movimiento han dejado a demasiados niños sin el espacio seguro que la escuela ofrecería normalmente.

El informe alertó también, que se han observado incrementos pronunciados de las llamadas a las líneas telefónicas de ayuda contra el maltrato infantil y la violencia de pareja, así como de los comportamientos dañinos en línea, como el ciberacoso, las conductas de riesgo y la explotación sexual.

Regreso a clases

“Ahora que las escuelas empiezan a reabrir, los niños hablan de su miedo de volver”, señaló Audrey Azoulay, directora general de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). “Es responsabilidad de todos velar por que las escuelas sean entornos seguros para todos los niños. Debemos pensar y actuar colectivamente para acabar con la violencia en la escuela y en las sociedades en general”, declaró.

De acuerdo con los resultados de 155 países en la aplicación de las siete estrategias que integran INSPIRE, el acceso a la escuela por matriculación tiene el mayor progreso, ya que el 54% de los países declararon que la escuela permite alcanzar a un número suficiente de niños necesitados.

INSPIRE son las siglas de las siete estrategias: Implementación y vigilancia del cumplimiento de las leyes, Normas y valores,Seguridad en el entorno, Padres, madres y cuidadores reciben apoyo, Ingresos y fortalecimiento económico, Respuesta de los servicios de atención y apoyo, y Educación y aptitudes para la vida.

Por otra parte, del 32% al 37% de los países estimaron que las víctimas de la violencia podían acceder a servicios de apoyo, el 26% ofrecía programas de apoyo a padres y cuidadores, el 21% tenían programas para cambiar normas perjudiciales y el 15% había incorporado modificaciones para ofrecer a los niños entornos físicos seguros.

El informe señaló que si bien la mayoría de los países cuentan con datos nacionales sobre la violencia contra los niños, solo el 21% los utilizaban para establecer baremos de referencia y metas nacionales para prevenir y abordar la violencia contra los niños y tan solo una quinta parte de los países tienen planes plenamente financiados o metas mensurables, esto debido a factores como la falta de fondos y una inadecuada capacidad profesional.

“Es el momento de financiar plenamente planes de acción nacionales integrales que garanticen que los niños están seguros en el hogar, la escuela, en línea y en la comunidad”, dijo el doctor Howard Taylor, de la Alianza para Acabar con la Violencia. “Podemos y debemos crear un mundo en que todos los niños puedan desarrollarse sin violencia y pasar a formar una nueva generación de adultos que tengan vidas sanas y prósperas”, concluyó. (Melisa Carrillo)

Load More