Murió José Sol Rosales, restaurador de incontables obras de arte

Sede del Centro Nacional de Conservación y Registro del Patrimonio Artístico Mueble (Cencropam) Sede del Centro Nacional de Conservación y Registro del Patrimonio Artístico Mueble (Cencropam)

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx). – El restaurador de arte José Sol Rosales, quien fuera director del entonces Centro Nacional de Conservación de Obra Artística (Cencoa), falleció este sábado a los 78 años, informó en un comunicado el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL).

Ingeniero civil de profesión, Sol Rosales se formó en el área de conservación y restauración de bienes artísticos a través de cursos impartidos por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), en la Ciudad de México, y de conservación de pintura de caballete en Nueva York.

Su desarrollo profesional en el Cencoa (convertido posteriormente en el Centro Nacional de Conservación y Registro del Patrimonio Artístico Mueble (Cencropam)) fue en ascenso: Ingresó en 1967 como restaurador de pintura de caballete y en 1972 fue nombrado jefe de talleres de restauración. En 1989 se le designó director general del centro, cargo que ocupó hasta 1993.

Según el INBA, tan sólo en 1982 coordinó los trabajos de restauración de más de 200 obras de caballete para la inauguración, ese mismo año, del Museo Nacional de Arte (Munal).

Pero a lo largo de su carrera intervino también en el rescate de obras murales, entre las cuales pueden mencionarse los de las escaleras y el Salón de Recepciones del propio Palacio de las Comunicaciones que alberga al Munal.

Participó asimismo en la restauración del mural El agua, origen de la vida, realizado por Diego Rivera, en el cárcamo de la Segunda Sección del Bosque de Chapultepec. Y en el traslado de Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central, que se encontraba en el desaparecido Hotel del Prado, dañado por los sismos de 1985, y al cual se le construyó, exprofeso, el Museo Mural Diego Rivera.

Nacido en 1942, coordinó y dirigió la restauración de los conjuntos murales que se encuentran en la Secretaría de Educación Pública, el Antiguo Colegio de San Ildefonso, el Palacio Nacional, el Hospicio Cabañas, el Palacio de Gobierno de Guadalajara, Jalisco, y el vitral Apolo y sus muras e Historia del teatro, ambos del Palacio de Bellas Artes.

El INBA recoge el testimonio que el restaurador dio para el libro Cencropam 50 años de Conservación y Registro del Patrimonio Artístico Mueble: inicios retos y desafíos, publicado en 2014 por Bellas Artes:

“…Creo que el difundir la cultura es una forma importantísima de proteger al Estado, no como tal, sino como garante y defensor del patrimonio de las obras y de lo que se crea alrededor. Es una inmensa tarea, pero bien vale la pena empezar a salir de nuestros pequeños enclaves culturales y difundir más hacia el público en general; habría que hacer más campañas de concientización para que los mexicanos conozcan el valor del patrimonio y cómo y por qué conservarlo para las futuras generaciones”.

Uno de los trabajos más recientes de Sol –quien al salir del INBA fundó un taller particular de conservación y restauración de obas de arte– fue el análisis, investigación e intervención de la obra Estudio de San Andrés, atribuida a Domenikos Theotokopoulos (1541-1614), conocido como El Greco, encontrada en México por el patronato de Los Contemporáneos, A.C. Con ese motivo, fue entrevistado en junio de 2017, por Proceso, a quien advirtió que no se podía avalar totalmente la autoría:

“Yo no podría asegurar, no soy experto en El Greco, sin embargo, al unir todos los antecedentes, todo lo que pudimos observar a través del proceso de limpieza de la obra nos dimos cuenta de que corresponde a la técnica de El Greco, la antigüedad de los materiales también corresponde”.

Comentarios

Load More