La OMC prevé desplome histórico de 18.5% en comercio mundial en segundo trimestre

Mercado de Jamaica en la Ciudad de México. Foto: David Deolarte Mercado de Jamaica en la Ciudad de México. Foto: David Deolarte

CIUDAD DE MÉXICO (apro). —La Organización Mundial de Comercio (OMC) adelantó que el volumen de comercio a nivel global se reducirá 18.5% en el segundo trimestre del año por el impacto del Covid-19 y el confinamiento derivado de este.

De acuerdo con el organismo mundial, esa reducción alcanza niveles históricos, pero podría haber sido mucho peor.

En la previsión comercial anual publicada por la OMC el 20 de abril, se tenía en cuenta el considerable grado de incertidumbre respecto de la gravedad y el impacto económico de la pandemia y se describían dos posibles tendencias:

Una situación hipotética relativamente optimista en la que el volumen del comercio mundial de mercancías se contraería en el 13% en 2020, y un panorama pesimista en la que el comercio mundial se reduciría en el 32%.

“Con arreglo a la situación actual, bastará con que el comercio crezca en 2.5% por trimestre durante el resto del año para que se cumpla la proyección optimista.

“Sin embargo, de cara a 2021, una evolución desfavorable, con inclusión de una segunda oleada de brotes de la Covid-19, un crecimiento económico más débil de lo previsto o un recurso generalizado a las restricciones comerciales podrían hacer que la expansión del comercio fuese menor de lo estimado en proyecciones anteriores”, señaló el reporte titulado Estadísticas y Perspectivas Comerciales.

En ese sentido, el director general de la OMC, Roberto Azevêdo, acotó que “esta noticia es, sin duda, positiva, pero no podemos permitirnos el lujo de caer en la complacencia. Las decisiones de política han sido decisivas para amortiguar el impacto sufrido por la producción y el comercio, y esas decisiones seguirán siendo importantes para determinar el ritmo de la recuperación económica”.

La OMC aseguró que existen varias razones por las que el comercio puede ser ahora menos sensible a los cambios del Producto Interno Bruto (PIB) que durante la crisis financiera anterior.

En primer lugar, acotó, se puede decir que en la crisis actual se han adoptado políticas fiscales y monetarias con más celeridad y a mayor escala que en 2008-2009.

De hecho, en las situaciones hipotéticas previstas por la OMC no se trató de reflejar ninguna respuesta de política de este tipo, ya que, en ese momento, apenas se estaban empezando a adoptar.

En segundo lugar, agregó, la ayuda a los ingresos de los hogares y las expectativas de que, a la larga, la pandemia se debilitaría, pueden haber alentado a los consumidores a mantener los niveles de consumo en un nivel más elevado de lo previsto.

Por último, una gran parte de la disminución de la producción se ha concentrado en los servicios no comercializables, tales como los servicios de hostelería, servicios personales y de esparcimiento, cuyo componente de importaciones suele ser mucho menor que el de las manufacturas.

Load More