La inflación repunta en la primera quincena de junio a 3.17%

La inflación repuntó en la primera quincena de junio, alcanzando una tasa anual de 3.17% por los efectos del covid-19, informó el Inegi. Foto: J. Taúl Pérez

CIUDAD DE MÉXICO (apro). – La inflación repuntó en la primera quincena de junio, alcanzando una tasa anual de 3.17% por los efectos del covid-19, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Al interior del Índice Nacional de Precios al Consumidor, la inflación subyacente, que es aquella que excluye de su contabilidad los productos de alta volatilidad de precios como los energéticos, agropecuarios y tarifas autorizadas por el gobierno, tuvo una variación de 3.66%.

Mientras que la inflación no subyacente, integrada sólo por los precios de los productos antes mencionados incrementó 1.63% en los primeros 15 días de junio.

De manera desagregada, los precios de los productos agropecuarios tuvieron un alza anual de 8.42%, mientras que los de los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno presentaron una deflación de 3.28%.

Productos al alza y a la baja

Los productos que más aumentaron de precio y que tuvieron una mayor incidencia en la inflación durante la primera quincena de junio fueron el transporte aéreo (16.42%); la naranja (10.85%); zapatos para hombre (4.52%) y el arroz (4.46%).

En contraste, los genéricos que presentaron disminución en sus costos fueron el chile serrano (13.65%); el chayote (13.22%); limón (9.77%); cebolla (8.16%) y tomate verde (7.66%).

De acuerdo con el análisis del Grupo Financiero Monex, durante la primera quincena de junio los precios mantienen una fuerte distorsión por los efectos de la pandemia del covid-19.

“Si bien, los servicios han aumentado a un ritmo muy bajo por la escasez de demanda, las limitantes en la oferta han resultado en incrementos concentrados en los precios de algunas mercancías. Por ello, el que la inflación subyacente haya sorprendido al alza, refleja que, dentro de este espacio de elevada incertidumbre, algunos de los riesgos al alza se han materializado”, señaló.

Remató que, aunque la inflación anual sigue siendo baja ha sostenido una tendencia al alza desde principios de abril, lo que podría generar una mayor cautela en las futuras decisiones del Banco de México, pues los efectos serán resentidos por la población más vulnerable ante la crisis económica.

Nota relacionada: La inflación repunta en la primera mitad de mayo a 2.83% anual

Comentarios

Load More