Opacidad en los convenios para “transparentar” el Tren Maya

El presidente Andrés Manuel López Obrador encabezó el arranque de las obras de Rehabilitación de las vías férreas Palenque-Escárcega, donde se construirá el Tren Maya. Foto: Daniel Aguilar/Presidencia El presidente Andrés Manuel López Obrador encabezó el arranque de las obras de Rehabilitación de las vías férreas Palenque-Escárcega, donde se construirá el Tren Maya. Foto: Daniel Aguilar/Presidencia

Los convenios entre la administración federal y dos agencias de las Naciones Unidas (ONU-Hábitat y UNOPS) establecen importantes pagos por servicios técnicos relacionados con el Tren Maya. Sin embargo, en el portal de transparencia gubernamental dichos documentos contienen partes que no se pueden consultar con el argumento de que son datos confidenciales, carácter que desmiente la oficina de ONU-Hábitat para Cuba y México.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- El Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) y sus funcionarios suelen presumir que el Tren Maya goza del apoyo de dos agencias de la ONU; sin embargo, omiten decir que este apoyo costará al menos 8 millones 566 mil dólares al erario… unos 190 millones de pesos a la tasa de cambio actual.

Hasta el momento la administración de Andrés Manuel López Obrador se ha comprometido a pagar 6 millones 882 mil dólares al Programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (ONU-Hábitat) y otro millón 684 mil 337 dólares a la Oficina de la ONU de Servicios para Proyectos (UNOPS) por servicios relacionados con el Tren Maya. Estas agencias y sus titulares, a su vez, promueven activamente el proyecto desde hace más de un año.

Tras una búsqueda en los archivos del Fonatur almacenados en la Plataforma Nacional de Transparencia, Proceso localizó dos acuerdos y una enmienda celebrados con las agencias de la ONU: extrañamente, la dependencia a cargo del Tren Maya tachó partes enteras de los tres documentos con el argumento de que se trata de “información confidencial” de los organismos internacionales.

Las partes tachadas comparten el mismo fraseo: “Información confidencial de (ONU-Hábitat o UNOPS, en su caso) que refleja la ejecución del proyecto y la estructura de costos (directos e indirectos) basados en la implementación de los servicios y diferentes insumos necesarios para cumplir con su objeto y la atención de sus reglas, reglamentos, regulaciones, políticas y procedimientos financieros”.

Eduardo López Moreno Romero, director de la Oficina para México y Cuba de ONU-Hábitat, expresa su sorpresa cuando se le dice que los documentos fueron tachados: dice a Proceso que ignora la razón y añade que las agencias de la ONU no manejan “información confidencial” porque “no tenemos nada qué ocultar” y “no hay ninguna razón por la cuál no se deberían hacer públicas”.

López Moreno sostiene que tampoco ha escuchado acerca de Eclecsis Sinergia y Tecnología, S de RL de CV, empresa a la que el Fonatur adjudicó de manera directa un contrato de 11 millones 262 mil pesos (sin IVA) por un servicio de “asistencia técnica para la coordinación Fonatur-ONU-Hábitat en el desarrollo de un programa integral territorial de la región sureste de México, y la elaboración de insumos estratégicos para fortalecer la integración de las vocaciones económicas de las microrregiones con la demanda de transporte de carga del Tren Maya”.

Como en los convenios con las agencias de la ONU, 21 de las 25 hojas de los anexos del contrato con Eclecsis –las que detallan los servicios contratados– están tachadas con el argumento de que se trata de “información confidencial de aplicación industrial y/o comercial”. Proceso llamó a las oficinas y envió un correo a Juan Carlos Pérez Alfaro, representante legal de la empresa y firmante del contrato, pero no recibió respuesta.

El martes 16 este semanario envió una serie de preguntas al Fonatur respecto a aspectos y hallazgos de este reportaje; David Ordaz Chávez, su director de prensa, dijo que transmitió el cuestionario a las áreas involucradas; al cierre de esta edición, la tarde del viernes 19, aún no había respuesta.

Fragmento del reportaje publicado en la edición 2277 de la revista Proceso, ya en circulación.
Load More