Banxico recorta a 5% la Tasa de Interés Interbancaria

El Banco de México. Foto: Raúl Pérez El Banco de México. Foto: Raúl Pérez

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Banco de México (Banxico) decidió reducir en 50 puntos base la Tasa de Interés Interbancaria a un día, y la colocó en 5%.

De acuerdo con el comunicado de política monetaria, la Junta de Gobierno “tomará las acciones que se requieran con base en la información adicional y considerando la fuerte afectación a la actividad productiva, así como la evolución del choque financiero que enfrentamos, de tal manera que la tasa de referencia sea congruente con la convergencia ordenada y sostenida de la inflación general a la meta del Banxico en el plazo en el que opera la política monetaria”.

Por otra parte, señaló que perseverar en fortalecer los fundamentos macroeconómicos y adoptar las acciones necesarias, tanto en el ámbito monetario como fiscal,” contribuirá a un mejor ajuste de los mercados financieros nacionales y de la economía en su conjunto”.

El organismo encabezado por Alejandro Díaz de León señaló que la actividad económica en México tuvo una importante contracción en el primer trimestre del año, y la información disponible indica que las afectaciones derivadas de la pandemia se exacerbaron en abril.

Si bien la reapertura de algunos sectores y regiones en mayo y junio propiciará cierta recuperación en la actividad económica, la afectación ha sido considerable y persiste incertidumbre, advirtió.

Por ello, agregó, se prevén mayores condiciones de holgura en el horizonte en el que opera la política monetaria, y el balance de riesgos para el crecimiento se mantiene significativamente sesgado a la baja.

En ese contexto, destacó que la inflación general anual aumentó de 2.15% a 3.17% entre abril y la primera quincena de junio de 2020, como resultado de incrementos tanto del componente no subyacente como del subyacente.

De esta forma, las expectativas de la inflación general para el cierre de 2020 siguen en niveles cercanos al objetivo, mientras que las de mediano y largo plazos se han mantenido relativamente estables, aunque en niveles superiores a la meta de 3%.

Los retos derivados de la pandemia para la política monetaria incluyen tanto la importante afectación a la actividad económica, como un choque financiero.

Sobre la trayectoria esperada para la inflación, sus determinantes la han reducido ligeramente en relación a la anunciada, y entre los riesgos destacan, a la baja, un efecto mayor al previsto de la ampliación de la brecha negativa del producto, y menores presiones inflacionarias a nivel global.

Al alza se encuentran episodios adicionales de depreciación del tipo de cambio y problemas logísticos y de suministro de algunos bienes y servicios, así como mayores costos asociados a la adopción de medidas sanitarias. En este contexto, el balance de riesgos para la inflación se mantiene incierto.

El Banco de México señaló que, desde la última decisión de política monetaria, los mercados financieros globales mostraron un comportamiento positivo, reflejando los efectos de las medidas de estímulo fiscal, monetario y financiero adoptadas en las economías avanzadas y la gradual reapertura de la actividad productiva en dichas economías.

En el caso de México, el peso se apreció en un entorno de volatilidad. A su vez, las tasas de interés de los valores gubernamentales presentaron disminuciones, especialmente las de menor plazo. Las condiciones financieras globales y nacionales seguirán sujetas principalmente a los efectos de la pandemia.

Comentarios

Load More