Vila Dosal negocia renegociar la deuda por el Gran Museo del Mundo Maya

El Gran Museo del Mundo Maya, que tuvo un costo de 800 millones de pesos. Foto: Facebook @GranMuseoMaya El Gran Museo del Mundo Maya, que tuvo un costo de 800 millones de pesos. Foto: Facebook @GranMuseoMaya

MÉRIDA, Yuc., (apro).- El gobernador Mauricio Vila Dosal dio a conocer que negoció la reducción por “más de mil 500 millones de pesos” de la deuda que la exgobernadora Ivonne Ortega Pacheco legó a los yucatecos por la construcción del Gran Museo del Mundo Maya.

No obstante, dijo, para hacer efectiva la negociación el Congreso local debe autorizar la modificación a los términos del contrato del proyecto de prestación de servicios, por lo que anticipó que en el transcurso de este viernes enviaría la iniciativa correspondiente, y urgió a los diputados a darle trámite.

En octubre de 2012, en las últimas horas de su mandato, Ortega Pacheco inauguró, inconcluso, el Gran Museo del Mundo Maya, obra faraónica con la que comprometió las finanzas estatales por las subsecuentes dos décadas.

El proyecto fue adjudicado a Promotora de Cultura Yaxché, de Carlos Hank Rohn, mediante un cuestionado proceso de licitación impulsado por el Patronato de las Unidades de Servicios Culturales y Turísticos del estado de Yucatán (Cultur), que entonces presidía el polémico Jorge Esma Bazán, antiguo colaborador de la familia Hank.

El contrato para su construcción y operación a 20 años se realizó bajo el esquema de Proyectos para la Prestación de Servicios (PPS).

En principio el proyecto se presupuestó en 410 millones de pesos, cifra que luego pasó a 500 millones y de ahí a 800 millones.

Costó “770 millones de pesos de inversión inicial para construcción y equipamiento”, reveló Carlos Hank González, hijo de Carlos Hank Rohn y nieto de Carlos Hank González, en su discurso inaugural.

Promotora de Cultura Yaxché S.A. de C.V. está integrada por Hermes Infraestructura, La Peninsular, Dalkia (de capital francés) y el arquitecto José Enrique Ortiz Lanz, excoordinador de Museos y Exposiciones del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), quien tuvo a su cargo la museografía.

Lo que no se dijo entonces es que, además, las siguientes cuatro administraciones estatales deberán pagar a Yaxché una contraprestación de 2 mil 860 millones de pesos, a razón de 143 millones de pesos anuales, para la operación y mantenimiento de las instalaciones, y para ello el gobierno de Ortega Pacheco comprometió las participaciones federales de las próximas dos décadas.

El contrato abarcó la construcción del museo y los servicios de mantenimiento de las instalaciones, servicios de estacionamiento, servicio de fumigación y control de fauna nociva, servicios de intendencia y jardinería, telecomunicaciones e informática, y el servicio especial de seguridad y vigilancia, en un periodo que comprende 20 años.

El documento se protocolizó el 14 de junio de 2011 y al día siguiente comenzó la construcción de la obra, aledaña al Centro de Convenciones Siglo XXI. Aunque la idea era concluir hacia finales de mayo de 2012 para que la mandataria inaugurara antes de las elecciones, problemas técnicos desfasaron el plan.

Hoy, en un mensaje que difundió a través de sus redes sociales, el gobernador anunció, sin entrar en detalles, la negociación de esa deuda.

“Los yucatecos cargamos una deuda muy fuerte que nos genera altos pagos mensuales originados por el Museo del Mundo Maya y que se trata de una deuda que varía cada año de acuerdo con las tasas de inflación, y en su totalidad amenaza con llegar a los 6 mil 415 millones de pesos”, dijo.

Añadió que después de “largas e intensas negociaciones” que inició desde que era gobernador electo, logró una reducción a la deuda estatal “en poco más de mil 500 millones de pesos”.

“Es decir, logramos negociar una reducción con la cual los yucatecos dejaremos de pagar mil 500 millones de pesos durante los próximos 12 años sobre esta deuda por la construcción y operación del Museo del Mundo Maya”.

Añadió que para proceder a la materialización jurídica de la negociación enviará una iniciativa de decreto al Congreso local, que llevará anexas las cartas de intención de las empresas acreedoras, y urgió a los legisladores a darle trámite al asunto.

“Cada día que pasa siguen corriendo los intereses del contrato original, por eso urge su terminación para obtener los beneficios obtenidos en común acuerdo con las empresas acreedoras” para reducir los pagos de las mensualidades, apuntó.

*****************************************************************************************************************

Ciudad de México, a 29 de junio del 2020

SANTIAGO IGARTÚA SCHERER

EDITOR EN JEFE

REVISTA PROCESO

PRESENTE

Muy apreciado señor Igartúa:

Con respecto a la nota publicada el pasado día 26 del presente, titulada “Vila Dosal negocia renegociar la deuda por el Gran Museo del Mundo Maya”,  con la firma de Rosa Santana, quiero hacer la siguiente aclaración, ya que con respecto a mi persona se publica a la letra: “Promotora de Cultura Yaxché, S.A. de C.V. está integrada por Hermes Infraestructura , La Peninsular, Dalkia (de capital francés) y el arquitecto José Enrique Ortiz Lanz, excoordinador de Museos y Exposiciones del Instituto Nacional de antropología e Historia (INAH), quien tuvo a su cargo la museografía”.

Como resultado de la redacción, pareciera que yo soy parte de la mencionada Promotora Cultural Yaxché, S.A. de C.V., quiero negar enfáticamente ser parte de esta sociedad y aclarar que no soy no he sido parte de ese grupo, como lo publicado asevera.

En espera de que pueda usted aclarar esta información incorrecta, aprovecho como siempre para enviarle un muy cordial saludo.

ATENTAMENTE

JOSÉ ENRIQUE ORTIZ LANZ

Load More