Escoltas fallecidos en atentado tenían 8 años cuidando a García Harfuch

Tres personas murieron en el ataque al titular de la SSC CDMX: dos de sus escoltas y una mujer que pasaba por el lugar. Foto: Miguel Dimayuga Tres personas murieron en el ataque al titular de la SSC CDMX: dos de sus escoltas y una mujer que pasaba por el lugar. Foto: Miguel Dimayuga

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).– Rafael O. y Edgar G., los dos policías escoltas que ayer murieron en el atentado contra el secretario de Seguridad Ciudadana (SSC), Omar García Harfuch, resguardaban su seguridad desde hace unos ocho años, cuando éste ocupó cargos relevantes en la Policía Federal, y tenían experiencia en protección de funcionarios públicos desde hace más de 12 años.

De acuerdo con la SSC, Rafael “O”, de 41 años –tres menos que su jefe–, era el escolta principal del secretario y “su amigo entrañable”, director de Ayudantía y coordinador de logística y personal de la seguridad del titular de la dependencia.

Ayer manejaba la camioneta en la que iba el jefe de la policía capitalina y murió en el lugar a causa del ataque con fusiles Barrett .50, AK-47 y R-15, entre otros calibres.

El policía se desempeñaba “con profesionalismo, legalidad, honradez y respeto” en labores de protección, seguridad y tácticas de logística enfocadas en la protección de funcionarios públicos.

Por su experiencia, desarrolló “actividades encaminadas a dar seguimiento de rutas y traslados, así como la coordinación de guardias, custodias y arraigos de posibles delincuentes”.

Además, entre enero de 2017 y agosto de 2019, en la entonces Procuraduría General de la República (PGR), fue jefe de Agentes de Seguridad, encargado de los escoltas del entonces director en jefe de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), García Harfuch.

En la entonces Policía Federal, de la Secretaría de Gobernación, entre abril de 2015 y diciembre de 2016, Rafael “O” formó parte de la Policía de Investigación, como el encargado de los escoltas del Titular de División, y realizaba labores de manejo de grupos, itinerarios, armamento y conducción.

También fue parte de la División de Seguridad Regional, en la Coordinación Estatal de la Policía Federal en Guerrero, donde era encargado de escoltas del Coordinador Estatal.

En esa misma dependencia, entre marzo de 2010 y junio de 2012, formó parte del Grupo Táctico de Reacción, Unidad Nacional de Operaciones (U.N.O.), y estuvo comisionado al Operativo Guerrero Seguro. Cumplió distintas comisiones en Nuevo León y Zacatecas.

Entre octubre de 2009 y marzo de 2010, estuvo en la Coordinación de Inteligencia para la Prevención, Dirección de Tráfico y Contrabando de la PF. Y tenía “gran número” de cursos en materia de seguridad, tácticas de tiro, de actualización policial y prevención del delito, entre otros.

El subinspector Édgar G., tenía 47 años de edad y 12 de servicio en el ámbito de la seguridad. Ayer fue gravemente herido al repeler el ataque contra su “amigo y compañero” García Harfuch y murió cuando era traslado hacia un hospital.

De acuerdo con la SSC, hasta octubre de 2019 estuvo adscrito al equipo de seguridad de García Harfuch, quien hasta entonces era jefe de la Policía de Investigación de la entonces Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México. En esa dependencia encabezó actividades de seguridad en operativos con técnicas de manejo ofensivo–defensivo.

En la extinta Policía Federal, fue escolta del entonces Inspector General, encargado de la Unidad Operativa Acapulco Seguro; del entonces Comisario de la Coordinación Estatal Jalisco y del entonces Titular de la División de Seguridad Regional.

La SSC reconoció y agradeció la labor de los dos “grandes elementos” caídos, lamentó “profundamente” la pérdida de la institución, se unió a la pena de sus familiares y amigos y reiteró su compromiso de brindar todo su apoyo a los deudos.

Ayer, tras el atentado, el jefe de la policía, García Harfuch escribió en su cuenta de Twitter: “Esta mañana fuimos cobardemente atacados por el CJNG, dos compañeros y amigos míos perdieron la vida, tengo tres impactos de bala y varias esquirlas. Nuestra Nación tiene que continuar haciéndole frente a la cobarde delincuencia organizada. Continuaremos trabajando”.

Comentarios

Load More