AMLO está en la lista inicial de contactos de Arturo Herrera por covid-19: López-Gatell

En la conferencia de este lunes, el subsecretario Hugo López-Gatell dijo que el presidente es uno de los que están en la lista de contactos, "pero no es de los principales qué esté en riesgo de contagio". Foto: @SSalud_mx En la conferencia de este lunes, el subsecretario Hugo López-Gatell dijo que el presidente es uno de los que están en la lista de contactos, "pero no es de los principales qué esté en riesgo de contagio". Foto: @SSalud_mx

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, señaló que el presidente Andrés Manuel López Obrador está en la lista inicial de personas que tuvieron contacto con el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, quien dio positivo al coronavirus. Sin embargo, dijo, “no hay una preocupación específica”.

“Hemos revisado con detenimiento que de las 70 personas que están en la lista inicial de contactos (con el secretario), el presidente es uno de los que están enlistados, pero no es alguien que esté en particular riesgo de ser contagiado”, explicó en la conferencia de prensa vespertina para actualizar los datos de la pandemia.

Lo conducente, dijo, es la vigilancia basada en los síntomas, y habló de una plática que tuvo con funcionarios de gobierno que están en esa lista de contactos, a quienes comentó que la expectativa intuitiva y lógica es hacerse la prueba cuando se enteran de alguien contagiado con quien se tuvo algún contacto, pero el hacerse la prueba de manera inmediata no es recomendable, porque la lógica indica que saldría negativa.

Esto, preguntó, ¿tiene una lógica científica? “La respuesta es no. Si yo hago la prueba demasiado rápido, lo más probable es que la prueba salga negativa. ¿Qué quiere decir demasiado rápido? Menos de seis días de que yo tuve contacto con la persona enferma, suponiendo que estuve en la proximidad suficiente, el tiempo suficiente y en el periodo relevante de contagiosidad de la persona enferma”.

Si quien tuvo contacto es asintomático, es muy probable que también el resultado de la prueba sea negativo, explicó.

Sobre el momento en que habría que hacerse la prueba, destacó que hay dos o tres consideraciones. La primera es si la persona que fue contacto desarrolló síntomas (fiebre, tos, dolor de cabeza, dolor de garganta, fatiga y algunos síntomas accesorios, como diarrea, enrojecimiento de ojos, etcétera).

“La segunda posibilidad es una persona que tiene factores de riesgo y se puede complicar. Ahí puedo preferir, aun ante la ausencia de síntomas, adelantar la prueba. Pero en todos los casos, si la persona permanece sin síntomas no hay la urgencia de hacerle la prueba al día siguiente del contacto, porque esa persona lo más probable es que salga negativa en la prueba”, reiteró.

En términos de la contención para evitar la propagación del virus, si fue un contacto relevante, inmediatamente puede necesitar aislamiento, abundó.

Por eso, añadió, el estudio de contacto es más importante que las pruebas, porque éstas no son una solución para evitar la propagación.

López-Gatell se refirió a la idea planteada por una parte de la sociedad –la iniciativa privada– e incluso en otros países de hacer pruebas a sus trabajadores y directivos para que, en cuanto sepan cuántos tienen inmunidad, puedan tener el “pasaporte inmunitario” para reintegrarse a trabajar.

“La aspiración me parece que puede ser legítima, pero desafortunadamente no corresponde a una real evidencia científica sobre este virus, por muchas razones: una es que no se conoce con precisión en qué momento se desarrollan los anticuerpos, hasta qué niveles o concentraciones pueden estar en la sangre de una persona que ya hubiera experimentado la infección y si estos anticuerpos son capaces de neutralizar al virus”, comentó.

En cuanto a la posibilidad de transmisión del virus mediante el agua residual o “aguas negras”, a través de heces fecales, el funcionario de la salud fue tajante: “Se ha encontrado que no es un mecanismo de propagación eficiente”, porque la entrada debe ser por vías respiratorias, por lo que encontrar al virus SARS-CoV-2 en aguas residuales ha servido para la vigilancia epidemiológica, no por riesgo de contagio.

En el caso de las personas que han exigido los cuerpos de sus familiares para inhumarlos por estar en desacuerdo con la cremación, el especialista resaltó que ahí sí existe la posibilidad de contagio por medio de las secreciones que exhuman los cuerpos inertes.

“No es propósito del gobierno de México oponerse a las tradiciones o pensamientos o idiosincrasia, o juzgarlo, vilipendiarlo o rechazarlo. Es lo que es y hay que respetarlo. Lo cierto es que a veces existe una contradicción de los propósitos, como es el control de infecciones y prácticas como la inhumación.

“Si conocemos, con base en nuestros parámetros, que la transmisión del virus SARS-CoV-2 puede ser racionalmente eficiente a partir de un cuerpo sin vida de una persona que estaba infectada, desde luego, desde el momento que cesa la respiración ya no existe el fenómeno de que la persona puede expulsar los virus, pero las secreciones, los líquidos de las vías respiratorias, la nariz, la boca, la saliva, pueden estar todavía cargados altamente de virus, y en la medida que los familiares se acerquen al cuerpo sin vida pueden contaminar sus manos, pueden contaminar de manera directa sus rostros y, a partir de ello, que entre el virus”, concluyó.

Comentarios

Load More