Susana Prieto y la historia de cómo se visibilizó la lucha laboral de las maquiladoras

La abogada laboralista Susana Prieto Terrazas. Foto: Twitter @terrazas_prieto La abogada laboralista Susana Prieto Terrazas. Foto: Twitter @terrazas_prieto

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Este miércoles  de julio, la abogada laboralista Susana Prieto Terrazas quedó en libertad, luego de permanecer tres semanas bajo encierro en el Penal de Tamatán, en Chihuahua.

Pero su excarcelación estuvo sujeta al cumplimiento de seis condicionantes: residir en su domicilio en Chihuahua, abstenerse de tener contacto con los ofendidos y sus domicilios, dejar de frecuentar la Junta Especial número 6 de Conciliación y Arbitraje de Matamoros, acudir al tribunal cuando le soliciten audiencias, informando previamente cuál será su itinerario, abstenerse de viajar al extranjero y reparar el daño causado a cinco víctimas por 66 mil pesos.

Todos esos requisitos deberá cumplirlos en un plazo de no mayor a 30 días.

El 8 de junio la abogada laboralista Susana Prieto Terrazas, originaria de Chihuahua, fue detenida por la Policía Municipal de Matamoros, Tamaulipas, por encabezar, el 18 de mayo, una manifestación en apoyo a los obreros maquiladores de Ciudad Juárez, inconformes por obligarlos a trabajar pese a la pandemia de covid-19.

Ese día exigió el cierre de las plantas, la indemnización al 100% de los empleados y mandar a los obreros a sus casas hasta el fin de la pandemia. Fue acusada de delitos cometidos en contra de servidores públicos, motín, amenazas y coacción de particulares.

Originaria de Chihuahua, Prieto Terrazas encabezó, en febrero pasado, paros de labores en Matamoros, Tamaulipas, para exigir aumento de sueldo y bono para los trabajadores que no estuvieran afiliados a ningún sindicato, o que estos fueran sindicatos de protección patronal o blancos (sin afiliados), como es el caso de las maquiladoras.

Su movimiento fue descalificado por las autoridades laborales de Tamaulipas.

En sus redes sociales, la propia Prieto Terrazas difundió un video en vivo de su detención y lanzó: “El gobernador del Estado, yo sabía que tarde que temprano iba a hacer esto y estoy siendo aprehendida”.

Liberan a la abogada Susana Prieto Terrazas

Maquilas explotadoras

Desde 2019, Prieto Terrazas es asesora legal y ha acompañado a obreros en la defensa de sus derechos en el Movimiento M20/32. Desde entonces, la defensora ha sido hostigada.

En un análisis del M20/32 titulado “Conflicto sindical en Matamoros: ¿Inicio de la crisis del charrísimo sindical en el siglo XXI?”, Eleocadio Martínez Silva, de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Nuevo León, y Javier Reyes Cárdenas consideran que este movimiento forma parte de la transformación del mundo del trabajo en México.

Explican que el movimiento huelguístico fue inusitado porque paralizó la totalidad de la industria maquiladora instalada en la ciudad.

Las exigencias de los trabajadores fueron el pago del bono anual por 32 mil pesos y el incremento del 20% en los salarios.

La acción colectiva matamorense resultó significativa porque se construyó a contracorriente del sindicalismo corporativo y de las reglas de facto impuestas por el Estado para el control de los trabajadores.

El M20/32 triunfó en su enfrentamiento con el capital transnacional y con la posibilidad de formación de nuevos sindicatos que disputen la hegemonía de los contratos colectivos de trabajo a los poderosos Sindicato de Jornaleros y Obreros Industriales de la Industria Maquiladora (SJOIIM) y el Sindicato Industrial de Trabajadores en Plantas Maquiladoras y Ensambladora  (SITPME), con lo que se abriría la oportunidad de transformar las históricas relaciones entre trabajo y capital configuradas en medio siglo en las maquiladoras de Matamoros.

El futuro de la industria

En otro documento intitulado: “Desafíos de la industria manufacturera mexicana en la transición del Covid-19”, elaborado por Mauricio de Maria y Campos, ex director General de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial y ex embajador de México en Sudáfrica, llamó la atención en la falta de la inversión pública y privada clave para el crecimiento y el empleo.

El texto se refirió al “desplome de la industria manufacturera” donde se manifiesta la mayor caída de los efectos de la pandemia (-6.4%), seguida por la industria de la madera (-15.5%), prendas de vestir (-14%), insumos textiles (-13.7%), maquinaria y equipo (-13.3%), curtido y acabado de cuero y piel (-12.1 %) e industria mueblera y de colchones (-11.5%). Las industrias metálicas básicas, por su parte, cayeron -8.2 por ciento.

De los 29 componentes de la actividad manufacturera, 22 registraron en marzo tasas negativas. Sólo crecieron a tasa anual la alimentaria (3.5%), accesorios y aparatos eléctricos (2.2%), y química –farmacéutica, vitaminas y artículos de higiene y limpieza, particularmente (1.5%); dos ramas crecieron a menos del 0.5%.

El ciclo a la baja –desestacionalizado– se mantendrá cuando menos hasta el final del tercer trimestre, según el Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento, IDIC, y la Concamin, señaló.

“Para lograr la reactivación industrial en el muy corto plazo es crucial revertir los efectos negativos de la política macroeconómica adoptada durante varias décadas y de la ausencia de una política industrial, tecnológica y de desarrollo regional”.

El documento que forma parte de los textos elaborados por el Grupo Nuevo Curso de Desarrollo, denominado: “Cambiar el rumbo: El desarrollo tras la pandemia”, indica que la industria manufacturera, la automotriz y de movilidad, la farmacéutica y de salud y la electrónica y de aplicaciones digitales estarán experimentando cambios radicales en la próxima década, que México no puede soslayar.

Finalmente, lanzó diez propuestas de desarrollo industrial y manufacturero, como realizar un Acuerdo Nacional, liderado por el Gobierno Federal con el concurso de empresarios, trabajadores y técnicos para la preservación del empleo y el fomento de la inversión productiva.

Esto “para transformar el país, garantizar crecimiento, desarrollo y bienestar y al mismo tiempo revertir pobreza y desigualdad rumbo al 2025”, indicó.

De igual manera, consideró como una estrategia de desarrollo industrial para la rápida recuperación de las empresas, el empleo, la inversión y el crecimiento, con particular atención a las empresas pequeñas y medianas y definir ramas y regiones prioritarias y asegurar el blindaje fiscal y financiero de micro-empresas informales que las haga funcionar bien y aprovechar toda su capacidad instalada.

Además, una política industrial con inclusión social y sustentabilidad ambiental que permita fortalecer ramas, cadenas y polos productivos, una política de impulso a la inversión en infraestructura y productiva para el desarrollo del rezagado sur de México, pidió.

Asimismo, consideró crucial fortalecer la inversión y el financiamiento, a partir de la movilización de recursos adicionales fiscales y extra-fiscales significativos a ser canalizados por la banca de desarrollo y la banca privada a nuevos proyectos estratégicos.

“Es vital sincronizar hacia dentro y hacia el exterior tiempos y requerimientos: sanitarios, laborales, financieros, logísticos, productivos y de seguridad”, indica y urge un programa económico contracíclico integral que incorpore infraestructura, basado en lo Hecho en México y a empresas con un alto valor agregado nacional, hasta donde sea viable.

“Urge entablar consultas y negociaciones urgentes con Estados Unidos, Canadá, la Unión Europea (UE) y países asiáticos para asegurar un ágil flujo de bienes, una adecuada articulación y el buen funcionamiento de la industria actual y futura, en particular ahora que entran en vigor el T-MEC y el nuevo TLCUE”, concluyó.

Load More