No es posible documentar todas las muertes por covid-19: López-Gatell

López-Gatell en conferenica. Foto: Octavio Gómez López-Gatell en conferenica. Foto: Octavio Gómez

CIUDAD DE MÉXICO (apro).– El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, reconoció que no es posible poder documentar todas las muertes por covid-19, debido a diversos factores, como el arribo tardío de pacientes a los hospitales o la muerte de personas antes de poder realizarles una prueba útil para saber si la causa de deceso fue por esta enfermedad.

“La ocurrencia de muertes se sitúa en los servicios de salud extremadamente sometidos a una gran presión y no es posible poder documentar todas y cada una de las muertes. Aquí hemos comentado escenas reales: llegan personas demasiado tarde, mueren inmediatamente. Dramáticamente hay personas que incluso mueren en el medio de transporte, hay personas que mueren en su casa y a todas estas personas no se les pudo tomar una muestra útil para diagnóstico por laboratorio”, explicó.

En la conferencia de prensa diaria para actualizar el desarrollo de la pandemia en México, el funcionario se preguntó: ¿Qué se puede hacer en esta situación? Y se contestó: “Primero, saber que eso ocurre y haber tenido claro, como lo tenemos desde enero, en que empezó la preparación en México, que eso iba a ocurrir, personas a las que no se les puede diagnosticar antes de que mueran”.

Por eso, recordó que el 13 de abril, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) dio los lineamientos de la clasificación internacional de enfermedades para clasificar al covid-19 como enfermedad nueva y se pudiera hacer la clasificación de las muertes, en México se publicaron las instrucciones para el personal de salud sobre cómo llenar correctamente los certificados de defunción.

“El propósito es que ahí vamos a identificar datos adicionales que no están todas las noches aquí. ¿Por qué no los tenemos aquí? Porque aquí estamos presentando los casos confirmados, también los casos fatales, las muertes y los que están por confirmarse, pero hay muchos más que no tienen esa situación”, informó.

Nota relacionada: México ya está entre los 10 países con más contagios de covid-19

Desde hace semanas comenzó un proceso para identificar a través de medios indirectos, como las actas de defunción, para aquellas personas que tienen una causa de muerte como “probable covid”, “covid a secas”, neumonía atípica, etcétera.

“Todos estos diagnósticos nos permiten hacer esta evaluación y en algunos casos tendremos que revisar los expedientes médicos, y todos los que resulten compatibles por covid-19 van a entrar a nuestra estadística y en cuanto tengamos resultados aquí los vamos a presentar”, añadió.

En ese sentido, rechazó, de nueva cuenta, que estén ocultando información sobre los muertos por covid-19.

La situación, dijo, es que la mortalidad es un factor inconmensurable que, en términos técnicos, añadió, quiere decir que no se puede medir.

“La mortalidad es un indicador importante porque nos permite ver si hay una modificación de los patrones de ocurrencia, para todo esto hemos usado un término técnico que es inconmensurable, lo que quiere decir que no se puede medir”, informó.

“¿Por qué no se quiera? No es esa razón. Es porque no es útil intentar medir o identificar a todos y cada uno de los casos. Llegará el momento que, a través de otros métodos, encuestas serológicas, sabremos el tamaño real de esta epidemia en México y en el mundo”, explicó.

Recordó las estimaciones hechas por los centros de control de enfermedades en Estados Unidos, respecto a los efectos de la pandemia, cuyas predicciones señalaron que sería diez veces mayor a lo proyectado.

“Puede ser que, en algún momento, nos demos cuenta que en todos los países la epidemia afectó al treinta por ciento, al cuarenta por ciento o al cincuenta por ciento de sus poblaciones, en distinta magnitud. La gran mayoría, afortunadamente, casos leves o incluso muy leves al grado de llegar a ser asintomáticos”, agregó.

El extremo de lo indeseable en una pandemia como ésta es, por supuesto, la muerte, resaltó.

Asimismo, respaldó sus dichos al diario estadunidense The Washington Post, sobre la cantidad de personas muertas por covid-19 en la capital del país, volvió a rechazar el ocultamiento de información sobre la pandemia, y se justificó con el argumento de que esta información ha sido vertida por él “en innumerables ocasiones”.

El funcionario aclaró que en la nota no se dice que ocultan datos, como preguntó una reportera, sino que podría ser mayor la cifra de fallecimientos.

“Podríamos hacer un videíto como ‘la epidemia larga’ que se llame ‘tres veces más’”, se jactó.

“Lo he dicho aquí, con el privilegio de tener a la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, quien dijo lo mismo, trabajamos juntos, en la misma perspectiva. La nota de The Washington Post es sobre la Ciudad de México, pero esto está en todo el país”, apuntó.

Respecto a la deserción del personal de salud contratado por seis meses para atender la emergencia sanitaria, López-Gatell se refirió a los 50 mil contratados y admitió que “el reto es detener a la mayor proporción de ellas” y para eso se pondrá en marcha una oficina general para regularizar la situación laboral del personal de salud pública.

“México enfrenta la pandemia con su realidad. Un sistema de salud que no creció junto con el crecimiento de la población. Se abandonó a la población urbana y a la rural. Hoy vemos un covid-19 en una población con enormes desigualdades y estas carencias en el sistema de salud”, a lo cual sumó la mala alimentación y el desarrollo de enfermedades que se complican cuando la persona se contagia de SARS-CoV-2: la obesidad, la diabetes y la hipertensión.

En ese tenor, consideró un error comparar los números de muertos y contagiados entre países, debido a que la condición de vida de cada población es distinta entre sí”, aclaró.

Comentarios

Load More