ONU-DH: el hallazgo en Cocula refuerza el descarte de la “verdad histórica”

Padres de los normalistas desaparecidos de Ayotzinapa en la Cámara de Diputados, en 2019 Foto: Miguel Dimayuga Padres de los normalistas desaparecidos de Ayotzinapa en la Cámara de Diputados, en 2019 Foto: Miguel Dimayuga

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El hallazgo realizado en la Barranca de la Carnicería, en Cocula, Guerrero, que hizo posible la identificación de Christian Alfonso Rodríguez Telumbre, estudiante de la Escuela Normal Rural Isidro Burgos de Ayotzinapa, “es un primer paso para conocer la verdad sobre la desaparición de los 43 estudiantes y refuerza el descarte de la llamada ‘verdad histórica’”, afirmó Jesús Peña Palacios, representante adjunto de la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH).

En un comunicado, Peña Palacios comentó que este avance, dado a conocer el día de ayer por las autoridades federales “evidencia la necesidad de profundizar sobre este hallazgo y la investigación del caso, así como sobre los actos y omisiones que impidieron a la familia de Christian conocer su paradero durante más de cinco años y que, al día de hoy, no permiten a las familias de los demás estudiantes saber dónde están. Será fundamental que el Estado mexicano continúe brindando respuestas confiables a las familias”.

En el texto, la ONU-DH expresó su solidaridad con Clemente Rodríguez y Luz María Telumbre, padre y madre de Christian Alfonso, quien desapareció la noche del 26 al 27 de septiembre de 2014, junto con otros 42 estudiantes. Asimismo, reiteró su compromiso con las familias de acompañarlas en su camino hacia la verdad y la justicia, así como su disposición para continuar brindando asistencia técnica al Estado mexicano en el caso Ayotzinapa.

En el texto, la ONU-DH reconoció las acciones y resultados del Estado mexicano en este hallazgo, así como el trabajo que realizaron la Unidad Especial de Investigación y Litigación para el Caso Ayotzinapa de la Fiscalía General de la República y la Comisión Presidencial para la Verdad y Acceso a la Justicia en el caso Ayotzinapa, bajo el liderazgo de la Subsecretaría de Derechos Humanos, Población y Migración de la Secretaría de Gobernación, para lograr la identificación.

La oficina de la ONU en México también expresó un reconocimiento especial a todas las autoridades que han hecho posible comunicar a la familia de Christian la información sobre el hallazgo de forma digna, “demostrando que colocar a las víctimas en el centro de su actuación no es un obstáculo para avanzar hacia la verdad y la justicia, sino un requisito imprescindible para lograrlo”.

Por otra parte, la ONU-DH subrayó que la concreción de nuevas líneas de investigación y órdenes de aprehensión puede contribuir al esclarecimiento del caso y a la lucha de las familias por la verdad y la justicia, así como a la identificación y sanción de los responsables. Por lo que, insistió, es importante continuar las búsquedas que se deduzcan de las líneas de investigación, proseguir con las pruebas periciales y mantener la apertura para solicitar el apoyo de instituciones especializadas, como la Universidad de Innsbruck, cuando sea necesario.

Finalmente, la ONU-DH resaltó la importancia de la asistencia técnica y forense independiente brindada por el Equipo Argentino de Antropología Forense y alentó a que las lecciones aprendidas en la investigación del caso Ayotzinapa y en la búsqueda de los estudiantes desaparecidos sirvan para atender todas las demás desapariciones en el país, por ejemplo a la eficaz implementación del Mecanismo Extraordinario de Identificación Forense y al fortalecimiento de los servicios forenses y periciales del país (Melisa Carrillo).

El caso Christian, en un documental de Proceso y el Once

Comentarios

Load More