Urgen al gobierno federal plan especial anti covid-19 en el Istmo de Tehuantepec

El presidente Andrés Manuel López Obrador y el secretario de Salud, Jorge Alcocer. Foto: Germán Canseco El presidente Andrés Manuel López Obrador y el secretario de Salud, Jorge Alcocer. Foto: Germán Canseco

OAXACA, Oax. (apro).- Ante el cierre temporal del Hospital General “Macedonio Benítez Fuentes” al confirmarse que 170 trabajadores están contagiados de covid-19 aunado a los 71 muertos registrados en los últimos 15 días con síntomas de coronavirus, urgieron al gobierno federal implementar un plan especial para atender la situación que enfrenta la región del Istmo de Tehuantepec por la pandemia.

A través de un documento, el diputado federal Carol Antonio Altamirano solicitó la intervención del secretario de Salud, Jorge Carlos Alcocer Varela, para que el gobierno federal implemente de manera urgente un plan especial para atender la grave situación que enfrenta la región del Istmo de Tehuantepec, particularmente Juchitán.

“Hoy los habitantes del Istmo de Tehuantepec estamos sufriendo un aumento exponencial de contagios y defunciones por covid-19. La crisis sanitaria puede salirse de control porque las capacidades de los municipios y los servicios de salud están siendo rebasadas”, señaló.

En el caso de Juchitán, añadió que “en términos de salud esto podría convertirse en una tragedia que podría ir más allá, porque de concretarse, generaría un ambiente de zozobra, incertidumbre e intranquilidad en la población”.

Razón por la que consideró que “es urgente su intervención para reforzar el personal médico y técnico que de manera heroica ha realizado esfuerzos extraordinarios, así como mejorar en lo inmediato la infraestructura y el equipamiento especializado disponible en la región”.

Para reforzar su dicho, destacó que “el día de ayer se detectaron 170 casos de covid-19 entre el personal que labora en el Hospital General “Macedonio Benítez Fuentes”, de la ciudad de Juchitán”.

Además, en el periodo del 26 de junio al 10 de julio, en la misma ciudad fallecieron 71 personas (no diagnosticadas), muchas de ellas con sospechas de estar infectados por este virus”, puntualizó el legislador.

El director del hospital, Juan Manuel Cruz Ruiz, precisó que el nosocomio se declaró en cuarentena y, por consiguiente, no prestará servicios generales durante los próximos10 días porque además se han quedado sin personal.

Y es que de una plantilla laboral de 385 trabajadores, al menos 120 se acogieron al decreto presidencial al considerarse poblaciones de alto riesgo por ser adultos mayores o tener problemas de diabetes e hipertensión; ahora 170 son aislados al dar positivo a la prueba de covid-19 y solo quedan 95 personas para atender los servicios y no se dan abasto, solo quedará abierto el área de urgencias.

La dirigente sindical, Yolanda Sánchez Ulloa, informó que de los 249 trabajadores que han recibido pruebas rápidas, 170 dieron positivo y aunque no todos los casos siguen activos, la mayoría están en aislamiento domiciliario.

Por esta razón, el hospital se declaró en cuarentena por segunda ocasión, en común acuerdo entre el personal del nosocomio y los Servicio de Salud de Oaxaca (SSO).

Por su parte, el regidor de Jardines y Panteones de Juchitán reconoció que en su municipio el contagio de covid-9 ya es masivo y las muertes son alarmantes, ya que los últimos 15 días han muerto 71 personas, es decir, casi 5 personas muertas por día.

Destacó que solo en la última semana, el ayuntamiento de Juchitán decidió cavar 30 sepulturas con maquinaria, de las cuales, 26 ya se ocuparon, por tal razón, se determinó realizar la excavación de otras 25 fosas más.

Y es que tanto los panteones tradicionales “Domingo de Ramos” y “Miércoles Santo” ya están llenos. Ahora, ante la emergencia sanitaria y las constantes defunciones, decidieron que un anexo del panteón “Domingo de Ramos” se amplíe y se empiece a utilizar el nuevo cementerio “Lunes Santo”.

Valdivieso Luis precisó que la autoridad municipal autorizó la excavación de cepas para más sepulturas por muerte atípicas que se viven en este municipio, donde van más de 20 muertos en una semana.

Explicó que antes de esta pandemia había una, dos y hasta tres muertes a la semana, pero ahora fallecen tres, cuatro o hasta nueve personas al día.

Consideró que “la situación es terrible, así como es grave la desesperación de la gente porque ya se llegó al caso de que una familia de escasos recursos abandonó el ataúd de un familiar mientras conseguía cómo enterrarlo porque los panteoneros ya cobran muy caro y, al convertirse en un posible foco de contagio, la autoridad envió la maquinaria y tapó la fosa”.

Comentarios

Load More