Congreso de Yucatán aprueba modificar contrato del Gran Museo del Mundo Maya

El Gran Museo del Mundo Maya. Foto: Especial El Gran Museo del Mundo Maya. Foto: Especial

MÉRIDA, Yuc. (apro).- El Congreso local autorizó al gobernador Mauricio Vila Dosal modificar el contrato de servicios del Gran Museo del Mundo Maya (GMMM), firmado con Promotora de Cultura Yaxché, de Carlos Hank Rohn, para evitar el pago de mil 500 millones de pesos.

Se trata de modificar la cláusula de terminación anticipada, para permitir al estado terminar el contrato con un mecanismo de pago por compensación distinto al estipulado actualmente, puntualizó el diputado panista Víctor Sánchez.

En octubre de 2012, en las últimas horas de su mandato, la exgobernadora Ivonne Ortega Pacheco inauguró, inconcluso, el GMMM, obra de relumbrón con la que dejó comprometidas las finanzas estatales por dos décadas.

El proyecto fue adjudicado a Promotora de Cultura Yaxché, de Carlos Hank Rohn, mediante un cuestionado proceso de licitación impulsado por el Patronato de las Unidades de Servicios Culturales y Turísticos del estado de Yucatán (Cultur), que entonces presidía el polémico Jorge Esma Bazán, antiguo colaborador de la familia Hank.

El contrato para su construcción y operación a 20 años se realizó bajo el esquema de Proyectos para la Prestación de Servicios (PPS). Originalmente se presupuestó en 410 millones de pesos, cifra que luego creció a 500 millones y de ahí a 800 millones de pesos.

Carlos Hank González, hijo de Carlos Hank Rohn y nieto de Carlos Hank González, reveló en su discurso inaugural que el proyecto costó “770 millones de pesos de inversión inicial para construcción y equipamiento”.

Lo que Ortega Pacheco omitió es que las siguientes cuatro administraciones estatales quedaban obligadas a pagar a Yaxché una contraprestación de 2 mil 860 millones de pesos, a razón de 143 millones de pesos anuales, para la operación y mantenimiento de las instalaciones. Para ello, la exmandataria comprometió las participaciones federales por dos décadas.

El contrato abarcó la construcción del museo y los servicios de mantenimiento de las instalaciones, servicios de estacionamiento, servicio de fumigación y control de fauna nociva, servicios de intendencia y jardinería, telecomunicaciones e informática, y el servicio especial de seguridad y vigilancia, en un periodo de 20 años.

Hace unos días, en sus aprietos económicos, el gobernador Mauricio Vila Dosal dio a conocer, sin entrar en detalles, la negociación de esa deuda.

“Los yucatecos cargamos una deuda muy fuerte que nos genera altos pagos mensuales originados por el Museo del Mundo Maya, y se trata de una deuda que varía cada año, de acuerdo con las tasas de inflación, y en su totalidad amenaza con llegar a los 6 mil 415 millones de pesos”, dijo.

Añadió que después de “largas e intensas negociaciones” que inició desde que era gobernador electo, logró una reducción a la deuda estatal “en poco más de mil 500 millones de pesos”.

Y explicó: “logramos negociar una reducción con la cual los yucatecos dejaremos de pagar mil 500 millones de pesos durante los próximos 12 años sobre esta deuda por la construcción y operación del Museo del Mundo Maya”.

No obstante, para materializar los acuerdos con Yaxhé necesitaba la autorización del Congreso local, por lo que envió la iniciativa.

Hoy, en sesión extraordinaria, el Congreso despachó el tema y por mayoría de votos se autorizó al mandatario la modificación del contrato en cuestión.

El diputado panista Víctor Sánchez Roca explicó que la autorización solicitada “es para modificar la cláusula de terminación anticipada, para permitir al estado terminar el contrato con un mecanismo de pago por compensación distinto al estipulado actualmente”.

Añadió: “El contrato actual establece que, en caso de terminación anticipada del contrato, el estado pagará en una sola exhibición 2 mil 981 millones de pesos. En cambio, una vez modificado el contrato, el estado estará en posibilidades de dar por terminado el contrato y el pago será en parcialidades, logrando, además, un ahorro de mil 479 millones de pesos”.

El coordinador de la bancada de Morena, Miguel Candila Noh, se quejó de que el gobierno estatal no envió suficiente información para analizar los beneficios de la terminación del contrato y comentó que se pudiera estar ante un nuevo engaño a la ciudadanía.

En el mismo sentido se pronunció el perredista Alejandro Cuevas Mena, quien comentó que lo único que cambia la iniciativa es al responsable del Museo, pues todo lo demás se desconoce.

“Estoy seguro de que no se va a ahorrar los mil 500 millones de pesos, porque no es un problema de transparencia, sino de opacidad”, razón por la cual expresó su abstención de votar en este punto.

A su vez, la diputada Milagros Romero Bastarrechea, de Movimiento Ciudadano, señaló que era necesaria la aprobación de la iniciativa porque, entre otras cosas, el contrato actual no establece mecanismos de incentivos, por ejemplo, pagos puntuales, pagos anticipados, lo que lo hace un contrato a todas luces desventajoso para Yucatán.

El priista Marcos Rodríguez manifestó que su fracción dio el voto de confianza a la iniciativa del gobernador, pero advirtió que vigilarán que se concrete el ahorro de mil 500 millones de pesos, y que éste sea utilizado en beneficio social.

También aseguró que estarán atentos para que se respeten los derechos laborales de quienes trabajan en el Museo.

Load More