“Festival de la Canción Eurovisión…”: Una comedia entretenida

Festival de la Canción Eurovisión: La historia de Fire Saga es una absurda comedia estelarizada por Will Ferrell y Rachel McAdams. Foto: Netflix

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Festival de la Canción Eurovisión: La historia de Fire Saga es una absurda comedia estelarizada por Will Ferrell y Rachel McAdams, que mantiene la calidad de los trabajos de Ferrell al estilo de Talladega Nigths: The Ballad of Ricky Bobby.

La historia dirigida por David Dobkin gira en torno a Lars (Ferrell) y Sigrit (McAdams), dos islandeses que forman el grupo Fire Saga, cuyo máximo sueño es ganar el Festival de la Canción Eurovisión.

Lars es un hombre de mediana edad que se comporta como un adolescente, es por eso que su padre Erick (Pierce Brosnan) lo ningunea todo el tiempo. Sigrit es una chica linda, soñadora y con mucho talento que cree en los elfos y en Lars.

Ambos viven en un pequeño pueblo en Islandia y son grandes amigos desde la infancia, aunque es evidente que sienten algo más que amistad, pero digamos que la música se ha interpuesto en su camino.

Sigrit desea que Lars sea feliz, por lo que ha pedido a los “elfos” que los ayuden a llegar a Eurovisión. Sigrit cree que una vez que Lars haya cumplido sus sueños, por fin podrán consumar su amor.

La realidad es que son un pésimo grupo, pero por azares del destino —o quizá por culpa de los “elfos”–, los aspirantes islandeses a la preselección de Eurovisión mueren en un accidente misterioso. Así que Islandia no tiene más remedio que mandar al único grupo que audicionó en la preselección y sobrevivió. Así pues, Fire Saga irá a Edimburgo a concursar.

El dueto deberá enfrentar a uno que otro enemigo, pero el obstáculo principal serán las inseguridades de Lars y su narcisismo.

Festival de la Canción Eurovisión: La historia de Fire Saga tiene muchos guiños a diversas ediciones del festival; de entrada, el sueño de Lars se forjó al ver la actuación de Abba en la de 1974 con la canción “Waterloo”; sueño que llenó el vacío que dejó la muerte de su madre.

Así pues, los conocedores del festival podrán divertirse con las referencias.

La química entre McAdams y Ferrell es genial y añade verosimilitud a ese amor platónico que yace entre ellos; también resulta sumamente cómico el contraste entre el pueblerino Lars y el mundo cosmopolita que ofrece Eurovisión.

Por otro lado, no hay que buscarle profundidad a la historia ni tampoco congruencia a la resolución de ciertas situaciones, sólo dejarse llevar por la simpleza de las situaciones de comedia, y por supuesto, ante la expectativa de romance entre Sigrit y Lars.

Comedia para pasar el rato, amena no obstante su duración de dos, que se pasan rápido.

Te puede interesar: “Dads”: El nuevo rol del hombre

Load More