El Papa emérito Benedicto XVI está “extremadamente frágil”, reporta su biógrafo

benedicto-xvi-enfermo El Papa emérito Benedicto XVI, de 93 años de edad, está gravemente enfermo, según Peter Seewald, uno de los biógrafos del pontífice Foto: AP/Gregorio Borgia/Archivo

CIUDAD DE MÉXICO (apro). – El Papa emérito Benedicto XVI, de 93 años de edad, está gravemente enfermo, según publicó este lunes el medio alemán Neue Presse, basado en las declaraciones de Peter Seewald, uno de los biógrafos del pontífice.

Estas afirmaciones, que hasta el momento no han merecido ningún comentario de El Vaticano, son hechas luego de que Benedicto XVI realizara en junio un viaje de cinco días a su natal Alemania, para despedirse de su hermano Georg, quien estaba enfermo y murió poco después.

Según la versión de Neue Presse, al parecer en ese viaje Benedicto XVI contrajo una enfermedad infecciosa en el rostro, muy posiblemente erisipela, enfermedad que se caracteriza por hinchazón y placas rojizas, y que provoca picazón y fuertes dolores.

Seewald refirió que, debido a este mal, actualmente la voz de Ratzinger “es apenas audible” y su salud es “extremadamente frágil”.

El biógrafo obtuvo de primera mano estas informaciones, ya que sostuvo un encuentro con el propio Benedicto XVI el sábado pasado, en el que también estuvo el secretario particular del Papa emérito, Georg Gaenswein.

Pese a su mal estado de salud, Ratzinger estuvo “optimista” y hasta manifestó su deseo –dijo su biógrafo– de retomar “la pluma” para ponerse a escribir quizá un nuevo libro.

Seewald también reveló que el pontífice ya tiene escrito su testamento, en el que manifiesta su deseo de que lo entierren en la misma tumba de su antecesor Juan Pablo II.

No es la primera vez que se habla de que Benedicto XVI está muy grave de salud. Por ejemplo, en 2018, se dijo que tenía una grave “enfermedad paralizante”. En 2019, corrió la versión que había sufrido un ictus. Y apenas en marzo pasado se dijo que ya había muerto.

Benedicto XVI causó mucha polémica al renunciar al papado en 2013. Desde hace siete años vive en el monasterio Mater Ecclesiae, situado en una aparada zona del Vaticano, donde es atendido por cuatro laicas pertenecientes a la organización católica Comunión y Liberación.

A raíz de la pandemia del covid-19, se le hizo una prueba para saber si contrajo el virus, y salió negativa. Actualmente vive bien protegido en su retiro, para no exponerlo al contagio.

Load More