UNAM desarrolla método para detectar el SARS-CoV-2 en aguas residuales

Aunque el jabón y los químicos suelen destruir al virus, trazas de su material genético se conservan en las aguas residuales. Foto: UNAM Aunque el jabón y los químicos suelen destruir al virus, trazas de su material genético se conservan en las aguas residuales. Foto: UNAM

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Ingenieros de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) desarrollaron un método para detectar el SARS-CoV-2 en aguas residuales y alertar sobre zonas de riesgo antes de que las personas presenten los primeros síntomas de covid-19.

En un boletín, la universidad explicó que los investigadores Germán Buitrón Méndez y Julián Carrillo Reyes, del Laboratorio de Investigación en Procesos Avanzados de Tratamiento de Aguas (LIPATA), perteneciente a la Unidad Académica Juriquilla del Instituto de Ingeniería, montaron un procedimiento para determinar los fragmentos genéticos del coronavirus.

Buitrón Méndez explicó que, aunque el jabón y los químicos suelen destruir al virus, trazas de su material genético se conservan en las aguas residuales, con lo que es posible detectar con varios de días de anticipación si en una comunidad hay una gran cantidad de personas con covid-19.

De acuerdo con el investigador, los virus se excretan a través de las heces humanas, y aunque se desconoce su grado de infectividad y si están viables o activos en las aguas residuales, cuando la pared o cápside del microorganismo se abre suelta material genético que prevalece en las aguas.

Explicó que a las trazas del virus se les realiza una prueba PCR (reacción en cadena de la polimerasa) similar a la que se usa en humanos, pero en las aguas residuales los fragmentos genéticos están diluidos y con muchas interferencias, por lo que deben concentrar y separar las trazas de otros residuos para así detectar y cuantificar el virus, y posteriormente asociarlo con el número de personas infectadas.

“Es un método de alerta temprana que podría contribuir a la toma de decisiones, pues es posible saber en qué zonas (colonias, fraccionamientos, hospitales) aumentan los fragmentos del virus, lo que significa que son los lugares más afectados. Lo interesante es que conocemos el incremento de la infección días antes de que las personas tengan síntomas”, destacó.

El investigador comentó que el método está listo desde principios de abril y se puso a prueba muestreando aguas residuales en algunos puntos de la capital de Querétaro. “Logramos correlacionar cómo de mediados de mayo a mediados de junio aumentaron los casos en sitios específicos de la ciudad de Querétaro, de la misma manera que lo mostraban los datos epidemiológicos”.

La universidad detalló que la propuesta pertenece a un consorcio de instituciones en el que participan el Instituto de Ingeniería de la UNAM, el Tecnológico de Monterrey (ITESM) y la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas del Instituto Politécnico Nacional (IPN), y que en colaboración con la Facultad de Medicina y el Instituto de Geología de la Universidad se aplica un método similar para analizar el virus en el suelo.

También destacó que los expertos participaron en una convocatoria del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) con este método y están en espera de los resultados, además de que ya hicieron una propuesta al Sistema de Aguas de la Ciudad de México para aplicarlo.

“Hasta ahora somos el primer grupo en el país que ha pasado de propuestas a un método factible, y ya tenemos resultados tangibles”, destacó Buitrón Méndez, y mencionó que pretenden que este método se utilice como alerta temprana, porque el aumento del virus en agua residual se traduce una semana o 10 días después en el ingreso de pacientes a hospitales. “La ventaja es que con anticipación se podría establecer que habrá un aumento de casos en ciertas zonas y tomar las medidas pertinentes”, concluyó.

A la pregunta de si renunciaría, López-Gatell responde: “No hay polémica”

Load More