Ordenan arresto domiciliario contra el expresidente colombiano Álvaro Uribe

Álvaro Uribe, expresidente de Colombia. Foto: AP arresto domiciliario Álvaro Uribe, expresidente de Colombia. Foto: AP

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Corte Suprema de Colombia ordenó el arresto domiciliario de Álvaro Uribe Vélez, expresidente de ese país, investigado en un caso de presunta manipulación de testigos que involucra a paramilitares.

Antes de que la Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia emitiera su resolución, el actual senador del Centro Democrático lamentó en redes sociales su inminente detención.

“La privación de mi libertad me causa profunda tristeza por mi señora, por mi familia y por los colombianos que todavía creen que algo bueno he hecho por la Patria”, tuiteó.

Aún cundo el Tribunal ni siquiera había emitido su fallo, el exmandatario dio por sentado su arresto, lo que lo convierte en el primer expresidente en enfrentar en la historia moderna del país una medida de aseguramiento.

De acuerdo con medios colombianos, la Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia ordenó la acción en contra de Uribe por los presuntos delitos de fraude procesal y soborno.

El informativo Noticias Caracol destaca que el caso por el que es investigado el ahora senador Uribe inició en 2012, cuando el expresidente denunció al congresista Iván Cepeda por supuestamente pedir a exparamilitares testificar en su contra a cambio de beneficios.

En 2018, sin embargo, la Corte Suprema de Justicia archivó la investigación contra Cepeda y abrió proceso al exmandatario por presunta manipulación de testigos, al presumir que se intentó sobornarlos para desprestigiar a Cepeda.

Apoyo de Duque

Horas antes del pronunciamiento, el presidente en funciones Iván Duque salió en defensa de Uribe y habló de libertad y garantías.

“¿Yo qué espero?, que un expresidente de la república, cualquiera sea el expresidente, pueda ejercer su derecho a la defensa en libertad, entre otras cosas porque es un principio del debido proceso, sobre todo para aquellas personas que han sido revestidas de honores merecidos y que han tenido las más altas dignidades.

“Ya nadie está pidiendo que no se avance, que no se haga justicia, pero que se haga con las garantías de hacerse en libertad”, planteó el mandatario.

El senador Gustavo Petro, férreo opositor político de Uribe, también opinó: “Cualquiera que sea el desarrollo de ese proceso, Colombia debe respetar su justicia”, indicó.

Por su parte, desde el Centro Democrático salieron a respaldar al expresidente contra el arresto domiciliario.

La senadora Paloma Valencia aseguró igualmente que “Álvaro Uribe es irreemplazable. Este partido va a seguir vivo. No descansaremos hasta que el nombre del presidente Uribe esté libre de todas estas infamias”.

La indagatoria

La investigación contra Uribe se inició en julio del 2018, luego de que el entonces magistrado José Luis Barceló decidió llamarlo a indagatoria al encontrar que, presuntamente, Uribe estaba tratando de cambiar la declaración de testigos para que se retractaran de afirmaciones en las que lo señalaban de promover el paramilitarismo en Antioquia, y para que supuestamente inculparan a Iván Cepeda de estar fabricando testimonios en su contra.

Con la ley de doble instancia, el caso pasó ese año a la Sala de Instrucción, que asumió todas las investigaciones que llevaba la Sala de Casación Penal contra los aforados. El caso primero estuvo en el despacho de la magistrada Cristina Lombana, pero luego de ser recusada por Iván Cepeda, quien fue aceptado como víctima en el proceso, el expediente quedó en manos de Reyes Medina.

Medina ratificó la decisión de llamar a Álvaro Uribe a indagatoria, diligencia que se cumplió en octubre del año pasado, marcando un hecho sin antecedentes, pues nunca un proceso contra un expresidente del país había avanzado hasta ese punto.

La defensa

Ante la Corte Suprema de Justicia de Colombia, y a través de su defensa encabezada por el abogado Jaime Granados, Álvaro Uribe había dicho que no se cumplen los requisitos para ordenar una medida de arresto domiciliario. También le habían pedido al alto tribunal que, si ordenaba una medida de este tipo, no fuera restrictiva de su libertad.

La defensa también pidió lo mismo en el caso no se encontraron indicios graves en ninguno de los seis eventos que se relacionan en el expediente.

Así, sobre las visitas de Diego Cadena a testigos, la defensa ha dicho que según las mismas intercepciones del caso queda claro que él no conocía de los aspectos puntuales de lo que hacía su abogado. Incluso, el mismo Uribe ha dicho que no conocía que Cadena les hubiera ofrecido pagos o ayuda a testigos.

Esa versión ha sido replicada por Cadena, quien ha dicho que Uribe no tenía conocimiento de lo que él llama ayudas humanitarias, y no sobornos, para los exparamilitares con los que habló.

También ha negado haber intentado cambiar el testimonio de Monsalve y, según la defensa, si se hicieron acercamientos con él o con su esposa, fue porque Monsalve supuestamente manifestó un interés de ratractarse de lo dicho contra Álvaro Uribe.

Load More