Historiadores piden que archivos sustraídos sean reincorporados a la Catedral

Instalaciones de la catedral en la ciudad de mexico La Catedral Metropolitana. Foto: Octavio Gómez

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En su sesión plenaria del pasado martes 4, la Academia Mexicana de la Historia (AMH) solicitó que el lote de documentos del siglo XVIII que la empresa Morton Subastas ofrecería en una puja, el 21 de julio pasado, sea reincorporado al Archivo de la Parroquia del Sagrario de la Catedral Metropolitana al que pertenece.

En un documento suscrito por el cuerpo académico se recuerda que el historiador Javier Eduardo Ramírez López fue quien dio aviso de la venta pública del lote 34 que contenía importantes padrones. Y destaca que finalmente se logró la cancelación de la oferta.

Nota relacionada: Perdón histórico, el atrevimiento del presidente

El breve texto, basado en un recuento sucinto del historiador y miembro de la AMH, Rodrigo Martínez Baracs, menciona que la sustracción de antiguos documentos no es nueva y se remite a mediados de los años ochenta del siglo pasado, “pues los documentos ofrecidos fueron microfilmados en 1961”.

Sin embargo, añade, “no fueron registrados por Óscar Mazín y Esteban Sánchez de Tagle en una publicación colectiva que da cuenta de más de un ciento de padrones de la parroquia del Sagrario, aparecida en el año 2009”.

Editado por El Colegio de México, el volumen referido lleva por título “Los Padrones de confesión y comunión de la parroquia del sagrario metropolitano de la ciudad de México (Estudios Históricos)”. Y en la página web de la empresa Amazon –que no lo vende porque aparece como “no disponible”– se describe:

“He aquí un cuerpo documental de primerísima importancia. Se trata de más de un ciento de padrones, es decir, de libros donde se asienta la población correspondiente a la ‘traza’ de la ciudad de México entre los años 1670 y 1816. Fueron elaborados por los curas de la parroquia del sagrario de la catedral de México y por sus ayudantes. Contienen más de siglo y medio de noticias sobre individuos con nombre y apellido, familias, condición étnica, uso del suelo y demás información”.

“Los Padrones de confesión y comunión de la parroquia del sagrario metropolitano de la ciudad de México (Estudios Históricos)”

Nota relacionada: Rodrigo Martínez Baracs, nuevo miembro de la Academia Mexicana de la Lengua

Según la AMH, Ramírez López también denunció la subasta de documentos cortesianos del ramo Hospital de Jesús, que pertenecieron al Archivo General de la Nación, por las casas Swann Auction Galleries (27 de abril de 2017, 16 de abril de 2019 y 10 de marzo de 2020) y por Christie’s Auctions & Private Sales (5 de diciembre de 2017), y “se vendieron a precios altísimos”.

Añade: “Nuestra colega académica corresponsal María del Carmen Martínez Martínez, quien está realizando un índice razonado de los documentos cortesianos, pudo precisar la ubicación en el ramo Hospital de Jesús del AGN de los documentos subastados por Swann y Christie’s. La sustracción debió ser reciente, y no se conoce su extensión”.

Menciona también que el documento que el segundo arzobispo de México, Alonso de Montúfar, mandó elaborar con Información Guadalupana de 1556, fue sustraído y pasó a manos privadas, como lo señaló el historiador sueco Magnus Lundberg en su libro sobre el arzobispado de 2002.

“La Academia Mexicana de la Historia se pronuncia a favor de que estos y otros documentos sustraídos sean reintegrados a los archivos de los que provienen, pues forman parte de la memoria de la humanidad. Al mismo tiempo, es necesario que estos y otros archivos mexicanos, civiles y religiosos, reciban el apoyo necesario, de fondos públicos y privados, para que, junto con los historiadores, realicen el trabajo necesario de conservación, restauración, digitalización, estudio y difusión de los documentos a su resguardo”, concluye.

Load More