Maestros de Oaxaca exigen la detención de los exgobernadores Ulises Ruiz y Gabino Cué

Los exgobernadores de Oaxaca: Ulises Ruiz y Gabino Cué Los exgobernadores de Oaxaca: Ulises Ruiz y Gabino Cué. Foto: Miguel Dimayuga y Ezequiel Gómez

OAXACA, Oax. (apro).- La Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) exigió la detención de los exgobernadores Ulises Ruiz Ortiz y Gabino Cué Monteagudo, por la represión de 2006 y la masacre de lesa humanidad en Nochixtlán, respectivamente.

Lo anterior, luego de darse a conocer la detención y órdenes de aprehensión libradas contra exfuncionarios por la desaparición de Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez, guerrilleros del Ejército Popular Revolucionario (EPR).

“La verdadera justicia llegará cuando todos los asesinos, responsables materiales e intelectuales de estos hechos, de la agresión de 2006 y muchos atropellos más, estén tras las rejas; sobre todo cuando vivamos en un país libre de la persecución y desaparición forzada donde no se criminalice la protesta social”, apuntó la Sección 22.

Este viernes se informó que un juez federal libró ordenes de aprehensión en contra de Evencio Nicolás Martínez Ramírez, exprocurador de Justicia de Oaxaca; Daniel Camarena Flores, exdirector de la Policía Ministerial; dos comandantes y cinco elementos en activo de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI), por su presunta participación en la desaparición de Cruz Sánchez y Reyes Amaya.

Nota relacionada: Nochixtlán: la Policía Federal violó sus propios protocolos

De acuerdo con la Sección 22, no olvida que Camarena Flores, director de la policía en 2006, agredió a Emeterio Marino Cruz y torturó a los detenidos el 16 de julio de 2007.

Entonces, “exigimos que todos los involucrados en la represión de 2006, bajo la orden de Ulises Ruiz Ortiz, y de la masacre de lesa humanidad en Nochixtlán, durante la administración de Gabino Cué, sean castigados de manera inmediata”.

Abundó: “La justicia que se ha impartido en nuestro país ha sido ciega, sorda o muda, siempre conveniente a intereses de políticos, empresarios, presidentes, gobernantes, compadres y amigos que usan al sistema de justicia mexicano para su beneplácito”.

Por ello, agregó, “la impunidad ha extendido sus tentáculos de corrupción a jueces, ministerios, procuradores, policías y militares que, coludidos con grupos delincuenciales, han matado torturado y desaparecido a los luchadores sociales, estudiantes, maestros e integrantes de organizaciones que han hecho uso de la protesta social y la denuncia pública para exigir justicia y oportunidades de movilidad social”.

Y más: “Hoy, ante el anuncio de una orden de aprehensión y la presunta detención del exprocurador de justicia de Oaxaca en el periodo del asesino Ulises Ruiz Ortiz, Evencio Nicolás Martínez, por la desaparición forzada de Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Sánchez, ratificamos nuestras denuncias en contra de los personeros que sirven a la política represiva del Estado”.

Los maestros mencionaron que a 13 años de la desaparición de los luchadores sociales, el 25 de mayo de 2007, la orden de aprehensión de Evencio Nicolás, Daniel Camarena, de comandantes y de elementos de la AEI (Pedro Hernández Hernández, Albino Sánchez Osorio o Albino Sánchez Osorno ‘El Babalucas’, Juan José Ramírez López, Dámaso Santiago Peralta, Ernesto Herrera Hernández, Samuel Alonso Lechuga Graniel, Francisco Pascual Cervantes ‘El Garapiñado’ y Abel Adán Morales López) “involucrados en esta historia del autoritarismo y crimen de Estado, deja en evidencia la colusión de autoridades y el golpe funesto hacia la libre manifestación”.

Asimismo, recordaron que la cárcel, desapariciones y asesinatos han sido los hechos que escriben la historia de la lucha social en México, por lo que ese anuncio representa sólo un paliativo para simular que existe acceso a la justicia y castigo a los responsables, “porque después de 13 años la justicia mexicana apenas libra una orden de aprehensión en contra de los responsables de la desaparición de dos luchadores, sin considerar también las graves faltas que como funcionarios cometieron bajo la orden de URO en el 2006”.

Load More