“Pan y circo”, con Diego Luna

Diego Luna en "Pan y circo", disponible en la plataforma Amazon Prime Video. Foto: Especial Diego Luna en "Pan y circo", disponible en la plataforma Amazon Prime Video. Foto: Especial

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).– La migración, el racismo, la identidad, el cambio climático, la legalización de las drogas, la violencia contra las mujeres y, por supuesto, el covid-19, son temas que se abordan en conversaciones con políticos, activistas, especialistas, artistas e investigadores, moderados por el actor y director de cine Diego Luna, en el marco de una comida creada por chefs, en la serie Pan y circo.

Con ellos se ha hecho una serie de siete episodios, y el estreno fue en la plataforma Amazon Prime Video, que llega a más de 200 países, ayer 7 de agosto, y es una coproducción de esa empresa estadunidense con La Corriente del Golfo, compañía productora de los actores Gael García Bernal y Luna.

En entrevista, el realizador de Abel, César Chávez y Mr. Pig argumenta vía Zoom por qué el título de la frase peyorativa Pan y circo:

“Digamos que hay cierto sarcasmo en el título. Pero el pan no necesariamente tendría que ser un distractor en Pan y circo. Es en la comida donde todos nos parecemos, lo hacemos diario, todos poseemos esa capacidad de que un sabor nos sorprenda. Y el circo porque me recuerda a mi infancia. Me gusta jugar con esa frase que, además, se usa muchísimo para decir: bueno, sí, vamos a hablar de política o tópicos en un contexto donde cambiemos un poco la narrativa y sobre todo el tono”.

Manifiesta el también productor, nacido el 29 de diciembre de 1979 en la Ciudad de México:

“Como sociedad hemos creado una coraza para protegernos de las noticias diarias, las trifulcas y las confrontaciones. Hay un poco de hartazgo. La gente ya no escucha. Hay muchos hablando, pero pocos escuchando. Dijimos: ‘Intentemos crear un programa donde le platiquemos distinto al público’, donde estas voces hablen más bajito y por ende llegue más profundo, que no parezca una entrevista, sino en la sobremesa. Escuchándoles hablar como le hablan a sus seres queridos, cambiar el formato.

“Yo soy amante de las mesas de discusión. Pensé, ¿cómo hacemos que nos acerquemos a estas voces? No sólo a las de los periodistas, sino a gente de la política, las artes, la ciencia, en fin, que de repente nos platique distinto una vez. ¿Qué podría pasar?”.

Entre los invitados a Pan y circo se encuentran Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación; el doctor Hugo López-Gatell Ramírez, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud del Gobierno de México; Juan Manuel Santos, expresidente de Colombia; la actriz Ana de la Reguera; el músico y activista Rubén Albarrán; la cantante Li Saumet; la soprano mixe María Reyna; la activista del Frente Indígena de Organizaciones Binacionales, Odilia Romero; la ambientalista Julia Carabias, y hasta el actor Gael García Bernal, entre otros.

–¿Qué sabor de boca le dejaron estas conversaciones?

–En varios casos me confronto con mi ignorancia. Me di cuenta que me había sentado mesa a mesa creyendo que sabía algo, pero en realidad no sabía. Fue muy interesante.

–Hace un año nació Pan y circo y la emergencia sanitaria cambió el formato de la serie, a vía Zoom, ¿fue difícil trabajar de esa manera?

–¡Muy complejo! Había como una nostalgia implícita de ¡uf!, ahora nos debemos sentar cada quién en casa. Se extraña compartir el espacio, no es lo mismo hablarnos a través de una pantalla, porque no estoy tan consciente de tus emociones. Me preocupa lo que pasa en redes sociales. Puedo ser más selectivo en qué leo, pero lo que la gente se atreve a decir en Twitter o Facebook no pasaría nunca si estuvieran viéndose a los ojos y compartiendo el mismo espacio, porque hay una parte de la compasión que la comunicación de esta forma permite, porque a mí tu estado de ánimo me va a afectar de alguna otra forma si estamos en el mismo lugar.

“No debemos olvidar de que somos capaces de coincidir, eso es indispensable, y si no la polarización y la fragmentación social, que cada vez son más evidentes, se van a profundizar a un punto ya irreparable, y me da mucho miedo. Pan y circo es eso, un esfuerzo por decir: ‘Si opinas distinto, igual te puedo escuchar, y puedo tratar de entenderte tu punto de vista’”.

–Ya que con esta serie se plantea no olvidar las charlas, ¿cree que pueda aumentar el individualismo por este confinamiento?

–Debemos luchar por ese derecho a las conversaciones, compartimos mucho más de lo que nos separa. Es más fácil encontrar coincidencias entre nosotros. Quizá tengo un espíritu muy esperanzador, pero me parece que la pandemia nos recuerda que no hay forma de estar bien si el otro no se encuentra bien.

“Espero que esto que vivimos traiga un cambio de conciencia. Ojalá y nos deje algo positivo esta brutal emergencia, esta historia de tanta pérdida. Ojalá regresemos con ganas de no ser iguales”.

Hugo López-Gatell con Diego Luna en "Pan y circo". Foto: Especial
Hugo López-Gatell con Diego Luna en “Pan y circo”. Foto: Especial

–¿Fue complicado platicar del covid con el doctor Hugo López-Gatell?

–Fue una charla muy amena, pero sí hubo unos momentos de confrontación. Sobre todo en este tema de cómo fue el accionar, cómo fue el arranque de todo esto. Había o no una diferencia entre el discurso del Presidente y del subsecretario. Fue la única vez que efectuamos una entrevista fuera de la mesa, por la pandemia, y además él nunca hubiera podido sentarse a la mesa a come

r tres horas. Nos regaló una media hora de charla y fue importante. Sus respuestas ahí están.

“Pero creo que el diagnóstico debemos hacerlo al final. Ahora todavía se trata de encontrar todo lo que sí podemos realizar  juntas y juntos. Me parece que es el peor momento para señalar, porque para salir de ésta, debemos trabajar juntos, estés o no de acuerdo con cómo lo han llevado, no sólo él, sino el gobierno mexicano. Existen muchos tópicos que habrá que analizar profundamente, pero creo que por el momento debemos estar pensando en cómo cuidarnos unos a otros, cómo ayudar a las comunidades más vulnerables”.

Finaliza:

“El reto como sociedad es combatir esta polarización para poder hacerle frente a lo que nos está pasando, porque si partimos de la descalificación o de estás conmigo si no eres un idiota, entonces poco vamos a poder hacer juntos y juntas, y se abonará a ese individualismo”.

Load More