La prohibición de terapias de conversión pone al Estado “al servicio del imperio gay”: Hugo Valdemar

Arquidiócesis Hugo Valdemar. Foto: Benjamín Flores La prohibición de terapias de conversión pone al Estado “al servicio del imperio gay”: Hugo Valdemar Hugo Valdemar. Foto: Benjamín Flores

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El sacerdote Hugo Valdemar, exvocero de la arquidiócesis de México, afirmó que la prohibición de las terapias de conversión atenta “contra la libertad personal y de conciencia” y convierten al Estado en “una dictadura puesta al servicio del imperio gay”.

A través de un video, Valdemar desaprobó la reciente reforma al Código Penal de la Ciudad de México, mediante la cual se prohíben las terapias de conversión, que consisten en anular o modificar la orientación sexual de las personas.

Los legisladores de Morena que promovieron esta reforma, aprobada el pasado 24 de julio, actuaron de manera “irresponsable”, con “frivolidad” y “cinismo”, subrayó el religioso.

No tomaron en cuenta –dijo– que hay personas que, desde lo “más profundo de su conciencia”, recurren a estas terapias en “busca de ayuda sicológica” para poder “entenderse y aceptarse a sí mismas, o para poder iniciar un proceso de clarificación ante aspectos de su personalidad que les son confusos y dolorosos”.

Según Valdemar, muchas de estas personas que recurren a las terapias de conversión quieren iniciar “un proceso de crecimiento y maduración en una terapia de reconversión sexual”.

Sin embargo, ahora con la modificación del Código Penal de la Ciudad de México, el Estado de manera “irracional y abusiva” les prohíbe este derecho, apuntó.

Esta prohibición “convierte al Estado en una dictadura puesta al servicio del imperio gay, que busca adoctrinar a las nuevas generaciones, pervertirlas y corromperlas”, recalcó.

Valdemar, quien fue vocero del anterior arzobispo primado de México, Norberto Rivera Carrera, añadió en el video: “Una persona homosexual en la ciudad de México no puede pedir ayuda para cambiar, porque la ley se lo prohíbe. Pero a un hombre que se dice sentir mujer, la ley le permite entrar a cirugía para amputarse sus genitales y que le pongan senos”.

Por último, se mostró extrañado de que las actuales autoridades de la arquidiócesis, encabezada por el cardenal Carlos Aguiar Retes, no hayan protestado por esta “prohibición” en la capital del país.

“Sorprende el silencio de la arquidiócesis de México ante este tema”, concluyó Hugo Valdemar.

En su edición de esta semana, la revista Proceso (número 2284) aborda el tema de la prohibición de estas terapias, mediante la reforma al Código Penal de la Ciudad de México, que sanciona –con penas de dos a cinco años de prisión– a quienes realicen este tipo de terapias que intentan convertir a los homosexuales en heterosexuales.

Terapias de “conversión sexual” serán delito en la CDMX

Load More