Actividad industrial detuvo desplome en junio pero sigue en terreno negativo

La actividad industrial detuvo en junio, repuntó 17.9% con respecto a mayo, según el Inegi La actividad industrial detuvo en junio su desplome provocado por el covid-19, pero siguió en terreno negativo con una caída anual del 17.5%. Foto: Mario Armas

CIUDAD DE MÉXICO (apro).—En junio pasado, la actividad industrial detuvo su desplome por el confinamiento provocado por el covid-19, pero continúo en terreno negativo con una caída anual del 17.5%, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

A su interior, la industria de la construcción registró una caída de 26.1%; la industria manufacturera retrocedió 18.3%; la generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final cayó 13.3%; mientras que la minería disminuyó 5.3% en el sexto mes del año, respecto a junio del 2019.

Sin embargo, en su comparación mensual, el sector secundario de la economía dio un “rebote”, es decir, creció 17.9%, respecto a mayo pasado.

Te recomendamos: La producción industrial se desplomó 29.63% en mayo

De acuerdo con el Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC) la recesión industrial no ha tocado fondo. “En realidad, lo relevante es la respuesta a la interrogante sobre qué hará el gobierno de México para enfrentar las consecuencias de una crisis, que además tiene raíces estructurales”.

Según el instituto encabezado por José Luis de la Cruz Gallegos, la variación anual de -17.5% mostró que la reapertura parcial de la economía aminoró la caída del sector industrial pero no la detuvo.

Causas del estancamiento industrial

Por ello, explicó, el ciclo económico del sector sigue exhibiendo una tendencia a la baja. La actividad industrial de México llegó al mes 21 de forma consecutiva con tasas negativas de crecimiento.

“Hay dos razones fundamentales: Si bien la reducción de junio fue sensiblemente menor a las de abril y mayo, también se ubica en una de las mayores contracciones de los últimos 40 años. Durante junio todos los componentes principales de la actividad industrial tuvieron una variación anual negativa, aún los más básicos como la elaboración de alimentos y los estratégicos para el gobierno federal como la extracción de petróleo y gas”, señaló el IDIC.

Por su parte, el análisis del Grupo Financiero Monex aseguró que ante las magnitudes inusuales de las variaciones que se presentan es importante insistir en que los resultados mensuales de junio constituyen un efecto rebote y son apenas el inicio de una recuperación prolongada.

Y en el mismo tono del IDIC, Monex insistió:

“Asimismo, considerando que el comportamiento de varias de las actividades que no han ‘rebotado’ como la minería petrolera y la industria alimentaria está asociado a una debilidad más estructural, será complicado que el indicador siga presentando variaciones muy abultas hacia adelante”.

Load More