El Cida, conformado por “delincuentes sin cabeza”, colapsó Acapulco en cinco años

Acapulco violencia Guerrero Violencia en el puerto de Acapulco, Guerrero. Foto: Bernandino Hernández

CHILPANCINGO, Gro. (apro).- En el gobierno de Héctor Astudillo Flores, las pandillas escindidas del extinto cártel de los Beltrán Leyva han ensangrentado y asfixiado al sector económico en el puerto de Acapulco, donde se confrontan los grupos de José Ángel Palacios Galeana, El Capuchino, e Irving Magno Acevedo, El 14.

Tanto El Capuchino como El 14 formaban parte de lo que fue el Cártel Independiente de Acapulco (Cida), surgido en agosto de 2010, tras la detención de Edgar Valdez Villareal, La Barbie. Después esta banda se fraccionó en varias células que actualmente operan en el principal destino turístico de Guerrero.

En agosto de 2011, Apro publicó el reportaje titulado: “Los Beltrán compraron todo Acapulco, revelan expedientes de la Siedo”, donde se informó que las declaraciones ministeriales de José Jorge Balderas Garza, El JJ, definieron a los integrantes del Cida como “delincuentes sin cabeza”.

Incluso destacó que los miembros del Cida sólo se dedicaban “a robar, extorsionar y secuestrar porque no tienen los mismos contactos de La Barbie para el tráfico de drogas”, y desde ese entonces señaló que durante la época de esplendor del cártel de los hermanos Beltrán Leyva ellos “simplemente eran sicarios”.

Nota relacionada: Caen el líder y el jefe de sicarios del Cártel Independiente de Acapulco

Ello explicaría los altos niveles de extorsión y secuestros que se registran en el puerto de Acapulco y que desde hace cinco años han provocado el cierre de negocios locales, así como la ejecución de comerciantes y taxistas por negarse a pagar cuota, de acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) y datos de cámaras empresariales porteñas.

Protección policial

En septiembre de 2018, la Secretaría de Marina asumió el control de la seguridad del puerto tras desarmar a la policía municipal y detener a 18 agentes, entre ellos dos mandos identificados como Luis Alarcón Martínez El Fénix y Brian Antonio El Brayan, quienes enfrentaban una orden de aprehensión por el delito de homicidio.

Desde 2015, ambos mandos de la policía porteña habían sido denunciados públicamente por sus presuntos nexos con una facción del Cida.

El año pasado, El Capuchino –detenido ayer– y El 14 protagonizaron una ola de violencia en Acapulco que provocó que ambos líderes delincuenciales salieran del puerto y se refugiaran en otras entidades desde donde seguían operando, es decir, ordenando secuestros, extorsiones y asesinatos, según informes oficiales.

En diciembre de 2019, Irving Magno Acevedo fue detenido en los límites de los estados de Guerrero y Oaxaca, en la región de la Costa Chica, y trasladado al penal del puerto de Acapulco, donde enfrenta un proceso por secuestro.

El 14 es hermano de Alejandro Magno Acevedo, El Correcaminos, detenido en enero de 2016 en el municipio de Ecatepec, Estado de México. De acuerdo con las autoridades federales, salió de Acapulco para refugiarse en el estado de Puebla ante la rivalidad con sus adversarios.

En ese mismo estado, agentes de la Comisión Nacional antisecuestro (Conase) ubicaron a El Capuchino, quien también decidió cambiar su centro de operaciones a esa entidad del centro del país.

Autoridades federales informaron ayer que el jefe de sicarios de El Capuchino, identificado como Saúl El Negro Pipa, fue detenido en Puebla, tras seguir la pista del secuestro de una mujer.

José Ángel Palacios Galeana logró escapar de ese operativo y huyó al estado de Michoacán por la ruta del Estado de México, donde finalmente fue capturado.

Fuentes oficiales informaron que El Capuchino y El Negro Pipa serán trasladados a la cárcel del puerto de Acapulco, donde se espera una confrontación violenta, debido a que el penal es controlado por el adversario de ambos, Irving Magno.

Load More