EU respondería a un ataque de Irán con otro “mil veces mayor”, advierte Trump

El asesinato del general iraní Qassem Soleimani provocó ataques de Irán contra instalaciones iraquíes que albergan a fuerzas estadunidenses. Foto: Tasnim News Agency vía AP El asesinato del general iraní Qassem Soleimani provocó ataques de Irán contra instalaciones iraquíes que albergan a fuerzas estadunidenses. Foto: Tasnim News Agency vía AP

CIUDAD DE MÉXICO (Europa Press).- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, advirtió que su gobierno respondería a un ataque de Irán con otro cuya magnitud sea “mil veces mayor”.

Lo anterior, en respuesta a las informaciones que apuntan a que Teherán supuestamente planea un ataque en represalia por la muerte del general iraní Qasem Soleimani.

Nota relacionada:

Suleimani, el asesinato que hace temblar al mundo

“Según informa la prensa, Irán podría estar planeando un asesinato u otro ataque contra Estados Unidos en represalia por el asesinato del líder terrorista Soleimani”, destacó Trump en su cuenta de Twitter.

“Cualquier ataque de Irán, de cualquier forma, contra Estados Unidos, tendrá como respuesta un ataque contra Irán que será mil veces mayor en magnitud”, agregó, y justificó que la muerte de Soleimani se produjo porque “planificaba un ataque para matar a militares estadunidenses” y “por haber infligido muerte y sufrimiento durante tantos años”.

De acuerdo con funcionarios de Estados Unidos citados por el diario ‘Politico’, Irán podría estar planificando el asesinato de la embajadora de ese país en Sudáfrica, Lana Marks, para vengar la muerte de Soleimani, fallecido en un bombardeo en el aeropuerto de la capital de Irak, Bagdad, en enero pasado.

El citado medio precisó que los oficiales estadunidenses tienen conocimiento de una amenaza “general” contra Marks desde primavera, si bien se ha vuelto mucho más específica en las últimas semanas.

Nota relacionada:

Trump ordenó asesinar a general iraní líder de grupo de élite

Soleimani fue una de las víctimas de un ataque con drones perpetrado por Estados Unidos, entre las que también figuró el entonces ‘número dos’ de las Fuerzas de Movilización Popular (FMP) –una coalición de milicias progubernamentales apoyadas por Irán–, Abú Mahdi al Muhandis.

Washington justificó el ataque “para proteger al personal estadunidense en el extranjero”, a raíz de las protestas contra su Embajada en Bagdad, en protesta por otro bombardeo en el que murieron 25 miembros de las FMP.

Los bombardeos contra las FMP fueron ejecutados en respuesta a la muerte de un contratista estadunidense en un ataque con proyectiles contra una base militar situada cerca de Kirkuk.

Load More