Los porros

Los porros
Violencia mercenaria en la enseñanza superior
Miguel Angel Rivera
Todavía en los primeros años de la década de los sesenta, para la mayor parte de los estudiantes de nuevo ingreso al Politécnico y la UNAM —particularmente en preparatorias y vocacionales— una de sus ambiciones era la de ingresar a la “porra” y portar así una chamarra o un suéter con los colores guindiblanco o auriazul
Diez años después, uno de los peores insultos para cualquier politécnico o universitario es: porro
A través de la última década la militancia en los grupos que en principio fueron para animar a los equipos deportivos, se prostituyó paulatinamente, gracias a “regalos” de políticos, indiferencia de la sociedad y complacencia de las autoridades universitarias y extrauniversitarias que, supuestamente, debían de contener la “ocurrencias” de los estudiantes, que iban en aumento
Primero fueron pleitos entre estudiantes por una muchacha o por las derrotas o triunfos de los equipos, pero al poco tiempo esa fuerza creciente —en la universidad llegaron a militar en la “porra” 10,000 de los 65,000 estudiantes que tenía en la época— fue aprovechada, mediante halagos, prebendas e impunidad, para romper huelgas, o para atacar y defender a las autoridades universitarias El grado máximo de corrupción llegó con la huelga que derrocó al rector Ignacio Chávez, declinó un poco con el movimiento de 1968, y resurgió para la caída de otro rector, Pablo González Casanova
“1964— Por azares del destino, ingresé a la recién creada Preparatoria número 6 (antes estuvo en Mascarones, pero con el plan de estudio de dos años) y me tocó estudiar el plan de tres años Allí me hice amigo de “El Ostión” y “El Rojillo”, con quienes inicié la organización de “La Porra” Teníamos la ventaja de que la mayoría era de alumnos de nuevo ingreso Los fósiles intentaron apoderarse de la dirección del grupo, pero ganamos”, dice un relato de “El Galán”, porrista en aquella época
“Para todos nosotros era muy importante tener un grupo de amigos que nos apoyara en cualquier problema, si nos pegaba alguien o si necesitábamos pasar una materia difícil, recomendándonos maestros ‘barcos’ o entregándonos los cuestionarios antes de los exámenes Así nuestro grupo creció rápidamente: 600 inscritos y 400 realmente activos Para los más activos había además chamarras o suéteres que los distinguían Esas chamarras, supuestamente, venían de la propia Universidad, pero la realidad las regalaban oscuros personajes a los que sólo unos cuantos conocíamos, pero no sus nombres completos y no a todos Por ejemplo, me acuerdo de un licenciado Rojas que tenía un despacho en Insurgentes No se nos pedía nada a cambio”
“1965— Los otros que disputaban la dirección de la porra, habían desaparecido, o controlaban sólo a pequeños grupos ‘El Ulises’ estaba en el turno vespertino, ‘El Satanás’ fue enviado a la prepa 8, donde integra otra porra, con ‘El Mame’, ‘El Tijuano’ y ‘El Fish’ (éste se volvió después guerrillero, participó en asaltos bancarios); sólo se quedaron ‘Luna’ y ‘Sorrento’, apoyados por “los hermanos Harris’ y ‘Graco’ —se decía hijo de un general y hasta su propia ametralladora portaba en su coche—”
“Para decidir quién quedaba al mando de la porra se pactó una lucha entre aspirantes, pero nunca se llevó a cabo, porque hubo un pacto y finalmente se quedó ‘El Ostión’, con el apoyo del ‘Dopy’, que sucedió como capitán general de la porra de la Universidad a ‘Palillo’
“Por entonces la porra más brava era la de la prepa 5, que una vez por un pleito entre dos pretendientes de una muchacha atacaron a nuestra preparatoria Fue entonces cuando supimos de la ametralladora de ‘Graco’, que pretendió usarla Finalmente, hubo una pedrea y los sitiados tuvieron que abandonar la escuela por una salida secreta Cuando regresamos, la escuela estaba totalmente destrozada”
“1966— Los heroicos defensores de la prepa 6 fueron convencidos de que había que secundar la huelga contra el rector Chávez Nosotros no queríamos, pero fuimos rebasados y así inclusive fueron usados para atacar a la prepa 8, que no había entrado al paro y obligarlos Estábamos ya en tercer año (sexto, según el lenguaje oficial) y teníamos que escoger el área de estudios profesionales La mayoría escogió el área de Ciencias Sociales y luego de éstos la mayor parte se fue a Derecho, pues era la que ofrecía la posibilidad de entrar a la política nacional y ‘salir del error'”
“Al principio, recién creada la porra, exigíamos el pago de protección a los ‘perros’, les vendíamos boletos de sorteos que nunca se efectuaban y el periódico Gooya, que luego les recogíamos para vendérselos otra vez al día siguiente; después fueron ataques a personas ajenas a la escuela; los secuestros de camiones y robos de refrescos, alimentos y licores”
“Más tarde, nos dimos cuenta que muchos agentes del Servicio Secreto ‘se daban una vueltecita’ con mucha frecuencia por la escuela y les daban dinero a algunos capitanes de porra; también iban los de Gobernación, pero con menos frecuencia Además del dinero pasaban ‘sugerencias’ A cambio, cuando de casualidad algún camión con porristas era llevado a la delegación, bastaba con una identificación o un telefonazo para que quedaran libres en unos cuantos momentos”
Hasta aquí el relato del joven porrista, que según el mismo, al llegar a la Universidad se desligó del grupo Ahora es profesional y trabaja en una empresa privada
DE PORRISTAS A PORROS
Otro de los principales dirigentes de la porra, “El Ostión”, ahora licenciado Juan José Tejeda, aseguró a Proceso que, a partir de 1966, cuando la caída de Chávez, fue cuando se empezó a usar a la porra como rompehuelgas Allí nacieron los porros “Nosotros no lo fuimos, aunque sí reconozco que a veces nos propasábamos”
“Pero ahora, los porros ni estudiantes son; son puros delincuentes, pandilleros a los que se llama así para desprestigiar a lo que fue la verdadera porra y que tenía como única misión animar a sus equipos”, afirma Tejada
“La transición entre porrista y porro se produjo a partir del ‘grupo Sinaloa’ — del que se decía patrocinaba el gobernador Leopoldo Sánchez Celis, a través de su hijo Leopoldo Sánchez Duarte, ahora delegado del DDF en Coyoacán—, que usó a los porristas para derrocar a Chávez”
Del “grupo Sinaloa”, según se sabe, era también Enrique Rojas Bernal, actualmente secretario de Comercialización de la CNC; Rodolfo Flores Urquiza, que colaboró posteriormente con Hank González; Espiridión Payán, oficial mayor del Congreso Permanente Agrario, un organismo que controlaba el exsecretario de la Reforma Agraria, Augusto Gómez Villanueva; y Everardo Castro Rojas, que estuvo en la SRA
Después del movimiento contra Chávez, en 1967, este grupo patrocinó la creación de dos federaciones estudiantiles de la UNAM, de las que fueron presidentes Carlos Cruz —que había sido expulsado de Filosofía en el periodo de Chávez y ahora es profesor en Derecho—; Pablo Monzalvo, ahora oficial mayor de la Cámara de Diputados; Carlos Castillo y Sergio Romero, “El Fish”
Carlos Cruz y Monzalvo estuvieron presos en 1965, porque a punta de pistola sacaron a un líder estudiantil de Derecho y los llevaron a la Catedral
Espiridión Payán y Sánchez Duarte también habían sido previamente procesados, por diversos delitos durante un conflicto en Morelia
Por lo que respecta a los directores de la auténtica porra, Luis Rodríguez Pérez !Palillo” es actualmente sicólogo y secretario de Fanny Cano, a quien hizo reina de la porra universitaria; Edmundo Castillo “El Mosco”, del que no se sabe su ocupación actual, Gonzalo Dávila Guittings “Dopy”, delegado sindical del SUTERM; Alberto Galindo, funcionario de la Secretaría de Turismo; y Juan José Tejada “El Ostión”, abogado litigante
A lo largo de las actividades de porristas y porros se han mencionado como patrocinadores a Vicente Méndez Rostro, exdirector general de preparatoria; Francisco Galindo Ochoa, exjefe de prensa de Díaz Ordaz; Humberto Romero, secretario particular de López Mateos; Julio González Tejeda, director de Servicios Sociales de la UNAM, con Barros Sierra; Gustavo Carbajal, ahora subsecretario del Trabajo y entonces director de información de la UNAM, con Pablo González Casanova; y Luis Gómez Z, gerente de Ferrocarriles
Des este último se dice que es el protector del grupo “Francisco Villa” (“Los Panchos”) de la Facultad de Derecho, dos de cuyos principales miembros —”El Toro” y “La Tota”— murieron durante una balacera en la facultad de Ingeniería, cuando el grupo de Mario Falcón y Miguel Castro Bustos —principales autores de la caída de González Casanova— juzgaban a dos “panchos”
A funcionarios de la actual administración universitaria se le acusa también de proteger a porros —incrustados en los equipos de fútbol americano de la UNAM—, a través de Rafael Chainé, que trabaja en Actividades Deportivas
LA SITUACIÓN EN EL POLI
Aunque de más reciente origen, los porros del IPN han alcanzado ya tanta fama como sus camaradas de la UNAM
Los principales grupos de porros son la Federación Estudiantil Politécnica, Animación Politécnica (ex porra), Los Insurgentes, Los Dorados, Frente de Estudiantes Zapatistas, Belisario Domínguez, Lázaro Cárdenas y Grupo Rosa, que funciona en varias escuelas como planilla electoral
Entre los personajes señalados por los propios estudiantes como patrocinadores de los porros están Jesús Robles Martínez, exlíder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación y exdirector del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos; César Santomé exdirector de la Escuela Superior de Economía; Raúl Enríquez Palomec, exdirector de la vocacional 5, en 1968, de quien recientemente en un acto público el presidente del PRI, Carlos Sansores Pérez, dijo que su estrella “brillará pronto, muy alto, en el firmamento de la política nacional”
También reiteradamente, se ha acusado al exdirector general José Gerstl Valenzuela y a su sucesor, Sergio Viñals Padilla, quien inclusive, se dice, en los últimos días ha convocado a todos los dirigentes de los grupos anteriormente mencionados para integrar una nueva federación de estudiantes técnicos que reemplace a la FENET que desapareció en 1968, acusados sus líderes de “charros”
Igualmente, se menciona a Jacinto Licea, entrenador de fútbol americano, pues muchos miembros de sus equipos son conocidos porros
Otro presunto patrocinador de porros es el jefe del Departamento Jurídico del IPN, Arturo Ibarra, que tiene ya 20 años en el cargo Inclusive, Ibarra ha contratado, como profesores, a varios abogados que han sido “comisionados” para defender a los porros capturados por la policía
Al igual que en la UNAM, con frecuencia en las escuelas del Poli se han suscitado balaceras y riñas con saldo de heridos y muertos cuyo recuento llevaría demasiado espacio
En ambas instituciones de enseñanza, los grupos rivales se acusan mutuamente de porros
Estas rencillas inclusive han llegado a las casas de estudiantes de provincia, donde los actos delictuosos han proliferado últimamente y desembocado en quejas y protestas en la Secretaría de Educación Pública
Uno de los más mencionados como porro en el Politécnico es Alfonso Torres Saavedra “Johnny”, que estuvo preso en 1964 y luego de su liberación encabezó las recepciones a Víctor Bravo Ahuja, entonces secretario de Educación Pública, que fue a inaugurar un monumento a Lázaro Cárdenas, y al entonces presidente Luis Echeverría, cuando visitó la Escuela Superior de Comercio y Administración
Cuando la inauguración del monumento, un grupo de estudiantes se acercó a la explanada para protestar contra las autoridades y los porros, pero fueron rechazados a golpes por éstos, encabezados por el propio “Johnny”
Además recientemente, “Johnny” fue recibido por el procurador de Justicia, Agustín Alanís Fuentes, a quien le proporcionó una “lista de porros”
LA CAMPAÑA ANTIPORROS
Este es el cuadro, somero, al que se tienen que enfrentar las autoridades encabezadas por el procurador Alanís Fuentes en su propósito de sanear las escuelas y aun la ciudad de porros, a quienes dicho funcionario no quiera ya que se denomine así, sino “delincuentes estudiantiles”
Al incrementarse la campaña contra los porros, que oficialmente se emprendió desde el régimen anterior, el director de Averiguaciones Previas de la Procuraduría de Justicia del D F, Luis Fernández Doblado, acusó a los directores “de todas las escuelas del país” de propiciar o encubrir el porrismo “que ha dado por resultado la ola de violencia en los centros educativos”
Dijo que durante el anterior régimen el poder público “no se atrevió a entrar en los centros educativos, porque estaban muy recientes los sucesos de 1968”
Agregó que en la pasada administración el problema de la delincuencia estudiantil fue atacado “en forma muy tibia”
Los resultados de esta batida contra el porrismo fueron resumidos para Proceso por el Jefe de la Policía Judicial del D F, Jesús Miyazawa Alvarez:
En los últimos tres meses se ha aprehendido a 307 porros todos los cuales fueron consignados ante jueces penales
De ellos, más del 90 por ciento están ya libres, aunque muchos bajo fianza y continúan sus procesos Es poco probable que regresen a la cárcel porque los delitos de que se les acusa tienen una pena reducida
Ante estos resultados, el procurador Alanís Fuentes acusó a los jueces de actuar con benevolencia a pesar de que los consignados “representan un alto grado de peligrosidad para la comunidad”
En respuesta, los jueces Guillermo Pliego Montes, Marcos Castillejos Escobar y José Nava Huicochea, afirmaron que ellos nunca actúan “ni con venalidad ni con ligereza” en los procesos penales de porros o cualquier otro tipo de delincuentes, sino que se basan en los preceptos constitucionales y en los expedientes con los que son consignados, en la mayoría de los cuales no se imputan delitos en los que no se justifique la libertad bajo fianza
Como resultado de la intensificación de la campaña contra los delincuentes estudiantiles, el jefe de la Policía Judicial capitalina sostiene que los porros se han agazapado, lo que ha propiciado que disminuya considerablemente la cantidad de delitos en las escuelas
Aseguró que ahora resulta más difícil capturarlos porque “se han escondido”
Por otra parte, veteranos agentes de la División de Investigación para la Prevención de la Delincuencia (Exservicio Secreto) afirman que ellos podrían “acabar con el porrismo”, siempre que así lo solicite la Policía Judicial

Comentarios

Load More