Los “huerquetes” empinaron al PAN

SAN PEDRO GARZA GARCÍA, NL.- La dirigencia nacional del PAN ha caído en manos de “unos huerquetes (despectivo de huerco) que no tienen ni idea de la historia del PAN” y que “están empinando al partido”, denuncia el alcalde de esta localidad, Mauricio Fernández, vástago del clan Garza Sada.

En entrevista con Proceso, señala que en sus 44 años de militancia en Acción Nacional observó no sólo que el PRI era un “partido autoritario y del gobierno sin contrapesos”, sino que “operaba en los tres Poderes por órdenes del presidente de la República”. Esa dependencia del jefe del Ejecutivo, y los dedazos que implicaba, “ocasionaron uno de los más grandes fracasos históricos del PRI: la pérdida de la Presidencia”.

En cambio el PAN, reflexiona, “ganó la Presidencia sin gobernabilidad”, y por eso los dos presidentes que ha tenido, Vicente Fox y Felipe Calderón, “no han podido con las cámaras de Diputados y Senadores ni con los Congresos y gobiernos estatales. Pero en lugar de avanzar en la democracia y fortalecerla, vamos para atrás. Con una pena espantosa, veo que el PRI se recompone hacia las bases, mientras en el PAN hacemos lo contrario. Todo lo que criticamos por seis décadas al PRI, ahora lo hace el PAN”.

El autoritarismo presidencial se manifiesta en “la imposición de los últimos tres presidentes del partido” –quienes “fueron dedeados”–, así como en el endurecimiento de las tendencias centralistas, ya que “el presidente de la República influye hasta en modificaciones estatutarias”.

Tras recordar que en 2003 él mismo perdió la gubernatura de Nuevo León porque el PRI hizo una consulta abierta para seleccionar a su candidato –“son las ventajas de la democracia”–, refiere que en 2009 el aún dirigente Germán Martínez Cázares, en una comida con varios panistas que querían ser candidatos, se negó a incluirlo a él como aspirante.

Califica la actitud de Martínez Cázares como absolutista, enfermiza, ostentadora de poder y centralista. “Yo tengo más años en el partido que los que tiene Germán de vida. Son huerquetes (Germán Martínez y César Nava) que no tienen ni idea de la lucha histórica del PAN y cometen errores nefastos. Perdimos Nuevo León, en gran parte por errores del CEN. Empezando por el proceso interno en que fue dedeado Fernando Elizondo. Me consta.

“Yo no estoy de acuerdo con esas direcciones. Están empinando al PAN. Están tomando el rumbo del PRI, que ya se recompuso, y la prueba está en las elecciones del año pasado: nos partieron la madre.”

Para Fernández Garza, la intromisión presidencial en el PAN “es una tristeza”, porque definitivamente se ha perdido el rumbo. “Yo respeto mucho a Felipe Calderón como presidente de México, pero haré lo que sea necesario para que saque las manos del partido. El señor fue candidato y es presidente, pero no tiene por qué meter las manos en el partido. Que deje el partido en paz. No tiene nada que hacer en el partido, ¡ni siquiera poquito!”, exclama.

Aunque el propio Manuel Espino tiene un discurso aparentemente democrático, dice, él forma parte también de ese centralismo autoritario. “Que Espino no se haga. Él fue dirigente por dedazo de Vicente Fox, y aquí, en Nuevo León, fue el primero que vino a decir que las candidaturas a diputados federales se iban a decidir en el CEN.

“Yo no veo buenos resultados para los procesos electorales del próximo mes de junio, y me preocupa el hecho de que algunas gentes se quieran refugiar en el partido, personas que a final de cuentas nos han empinado.”

–¿Como quiénes? –se le pregunta.

–No es nada personal, es una visión. La imposición de Nava fue burda. El PAN es cada vez más autoritario, de dedazos, imposiciones, intromisiones presidenciales, precisamente todo lo que hizo perder al PRI.

“Es increíble que ahora lo estemos haciendo nosotros. Yo voy a repelar por todo lo que pueda, y me vale madre a quién le guste o no.”

Envuelto con frecuencia en polémicas, la mayoría desatadas por su estilo crudo y directo, Mauricio Fernández comenta que hace unos días el partido inició un proceso de selección abierta del candidato en Chihuahua, mientras que en Veracruz y Nuevo León ha habido imposiciones. Y también Tamaulipas se negó a abrir un proceso de selección.

En su análisis, sostiene que el PRI “se ha recompuesto. El PRI cada vez ha agarrado más fuerza, y nosotros, tristemente, más debilidad. Así que tenemos un problema de enfoque, y estamos en la contraparte: lo que hicimos para llegar lo está haciendo el PRI, y lo que el PRI hizo para perder, lo está haciendo el PAN”.

Respecto a las alianzas electorales del PAN con el PRD, el PT y Convergencia, Fernández Garza las reprueba porque estima que es muy grande la distancia entre Acción Nacional y esas organizaciones partidistas.

“Me parece mal que se hagan alianzas con quienes ni siquiera creen en el presidente. El tema es analizar un poco nuestra historia. Lo único que yo diría es que si hay alianzas, el PRI y el PAN son partidos más cercanos, más parecidos. Pero tienen un pleito irreconciliable.

“Estamos tan preocupados por los partidos políticos que nadie se preocupa por la patria. Lo congruente, en su caso, sería que el PRI y el PAN buscaran alianzas. Pero en la competencia de poder parece imposible madurar y superar esas diferencias históricas.”

Comentarios

Load More