Por mi madre, BOHEMIOS

Para apuntalar nuestro optimismo

Nota de la Redacción (a la que, cuando el tiempo atropella, se le puede llamar la R.): Momentos críticos de esta sección dedicada a una lectura de hallazgos en los periódicos cuyo eje fundamental es el humor involuntario. En las últimas semanas, sin que dejen de intervenir próceres del chiste impensado, lo común ha sido el debate con las expresiones del poder y de la intolerancia. Esto en temas como la penalización del aborto, promovida por el clero católico que siempre alega el carácter arreligioso de la campaña típicamente de sacristía. Faltan, desde luego, oficios candorosos como el que celebra Miguel Ángel Alba Díaz, obispo de La Paz, Baja California Sur, al oponerse a la iniciativa de un grupo de legisladores del PRD que propone la despenalización del aborto (nota de Gladis Rodríguez, El Universal, 9 de diciembre de 2009): “Han causado la polarización social y han enturbiado el clima de armonía y de paz que vive habitualmente nuestro pueblo”. Como ironista o autor de sarcasmos el obispo no está mal, de modo que los que proponen la despenalización del aborto son los dinamiteros del ensueño conocido vulgarmente como México. Pero por una salida de realismo mágico como ésta lo que priva son las repeticiones dogmáticas.

 

PASTORELA PARA FESTEJAR LA INDEPENDENCIA 
DE LAS INSTITUCIONES

La R: ¿Cómo tratar un hecho del infortunio burocrático como los acomodos del mismo grupo del poder en el mismo espacio de la incompetencia? Agustín Carstens, exsecretario de Hacienda es el nuevo gobernador del Banco de México, propuesto para el puesto, por supuesto, por Felipe Calderón. Carstens se refiere orgulloso a su próximo desempeño en la entidad que constitucionalmente se proclama autónoma (nota de Roberto González Amador, La Jornada, 10 de diciembre de 2009): “Yo estoy para ayudar al señor presidente. Y si el presidente quiere que me vaya al Banco de México, lo haré”. ¿Qué hacer ante quienes eligen la incondicionalidad como ideología?

          Carstens: Si tú me dices ven, lo dejo todo,

no volveré siquiera la mirada

para mirar a la oficina amada

pero súbeme el sueldo, no seas codo.

 

DE CÓMO SE VISLUMBRA LA ABUNDANCIA MIENTRAS 
LA OSCURIDAD ES LUZ SUFICIENTE

La R: La declaración siguiente en sí misma no es muy graciosa, aunque por su prosa conceptista podría serlo. Ernesto Cordero Arroyo, designado por Calderón como secretario de Hacienda, en sustitución de Agustín Carstens, define sus prioridades (versión estenográfica, 9 de diciembre de 2009): “El presidente Calderón me ha instruido a utilizar todas las herramientas al alcance de mi nueva encomienda para detonar el crecimiento económico, que ya es posible percibir… Siguiendo la instrucción del presidente, mi objetivo en esta materia será alinear las acciones de los entes financieros, tanto públicos como privados, para retomar el ritmo de crecimiento que deseamos… Quiero agradecer, señor presidente, la confianza que me ha dispensado al invitarme a participar en esta segunda mitad de su administración como secretario de Hacienda y Crédito Público, en donde trabajaré para crear las condiciones que les permitan a los mexicanos generar los ingresos necesarios para vivir mejor y los empleos que tanto se necesitan”.

La R: Es un logro estético lo de “detonar el crecimiento económico, que ya es posible percibir”. Con un decrecimiento de 7% en 2009 se necesita un oído muy fino para percibir el rumor de la prosperidad, que no se pudo escuchar en los tres primeros años de Calderón, seguramente por la sordera tan propia de pueblos díscolos. Es muy bonito también, y podría decirse profundamente lírico, lo de “alinear las acciones de los entes financieros”, expresión lírico-econométrica que no se había usado antes tal vez por timidez metafórica. (Repítala en voz baja tres veces y se le aparecerá el Teletón.) De inmediato, el hacendario Ernesto Cordero hace la crítica feroz de su antecesor Carstens, que dilapidó un trienio en atrasar al país que no pudo “tomar el ritmo de crecimiento que deseamos”.

A lo mejor es chistoso este gobierno donde se autocritican los unos a los otros, y que acepta el fracaso como refundación de un éxito que dentro de tres meses será calificado de catástrofe, para iniciar de inmediato la refundación de la abundancia. Como si tal cosa, Cordero entierra la gestión de Carstens y se precipita a “crear las condiciones que les permitan a los mexicanos generar los ingresos necesarios para vivir mejor y los empleos que tanto se necesitan”. ¿Y antes qué hubo: juegos declarativos de “ya se acabó la crisis/ ya recomenzó la crisis/ ya podemos asegurar que lo peor ha pasado/ prepárense para lo peor porque inmediatamente después viene lo mejor”? Tres años sin crear empleos no son tantos si se toma en cuenta lo que los aztecas tardaron en llegar a Tenochtitlán, o promoción turística semejante.

 

DONDE EL HUMOR INVOLUNTARIO VUELVE POR SUS FUEROS

La R: Hemos sido injustos. Todavía hay autores de frases tan frescas como la alborada de las sonrisas malévolas. Mario Alberto Becerra Pocoroba, diputado panista y presidente de la Comisión de Hacienda en San Lázaro, opina sobre la designación de Cordero como titular de Hacienda (nota de La Jornada, 10 de diciembre de 2009): “Es un hombre con la experiencia que el país requiere para continuar con la inercia de la recuperación económica”. Si no fuera por la inercia andaríamos ideales patas pa’rriba. E insiste en devolvernos la confianza en la parte del género humano que no se avergüenza de cómo dice lo que a lo mejor quiso decir, el senador del PAN Juan Bueno Torio, al calificar la designación de Cordero (nota de La Jornada, 10 de diciembre de 2009): “El Ejecutivo federal refuerza su equipo de trabajo con una persona cercana a sus propias decisiones, con su propia manera de pensar y su propio criterio”. ¡Qué formidable! Alguien cercano a sus propias decisiones, algo así como un secretario privado de sí mismo. Y es justo que cobre sueldo como asesor de sí mismo.

 

EL CAMBIO CLIMÁTICO CALIENTA LA POBREZA, PERO LA GENERA LA MANÍA DE LOS POBRES DE HEREDAR SU FALTA DE RECURSOS A SU DESCENDENCIA

La R: De que uno es arbitrario, ni quién lo dude. Mira que no agradecer a uno de los colaboradores más infatigables y generosos de esta sección, el coordinador de los senadores del PAN, Gustavo Madero, al defender la gestión de Cordero en la Sedesol (versión estenográfica, 9 de diciembre de 2009):

“–Senador, ¿es un mérito que tengamos 6 millones de pobres más, por lo tanto hay que impulsarlo y hay que desarrollarlo?

–No es él el que genera a los pobres, ¿verdad?, es la situación internacional, los aumentos de los precios los que generan precisamente la incapacidad de muchas familias de obtener los satisfactores, la canasta básica, pero el éxito de la política social ha sido que, siendo una situación mucho más grave que la de 1995, el impacto social en la generación de familias en pobreza fue sustancialmente menor, ése es un logro… se pudo amortiguar de la mejor manera el impacto brutal del crecimiento de los precios de los alimentos y la disminución de los empleos para amortiguar en este caso, en el 2009, de una manera sustantivamente menor lo que ocurrió en 1995, cuando con una menor crisis se generó una mayor pobreza, eso es algo que hay que reconocer porque permite identificar lo que se está haciendo bueno y lo que nos falta por hacer”.

La R: Si somos justos debemos reconocer que al senador Madero hay que leerlo por pausas porque si no ninguna respiración aguanta. Nos entusiasma saber que, en ese orden, la situación internacional y el aumento de los precios le quitan a las familias los satisfactores de la boca. Lo que sigue ya no entendimos bien, pero está por llegar un equipo francés de expertos en estelas mayas que juró resolver en unos cuantos años unos cuantos párrafos de don Madero.

 

A NUESTROS CURAS, A NUESTROS CURAS, YA LOS VA 
A EXCOMULGAR, PORQUE NO TIENEN, PORQUE LES FALTA, AUREOLAS PARA BRILLAR

La R: ¡Qué mal estamos quedando con nosotros mismos! Sí que todavía se mantiene el salero y el sabor de los declarantes. Examínese el dictamen de la Comisión de Gobernación de la Cámara de Diputados que justifica que Miguel Hidalgo y José María Morelos murieron “reconciliados” con la Iglesia católica (nota de Enrique Méndez y Roberto Garduño, La Jornada, 9 de diciembre de 2009): “La excomunión de la Inquisición no pesó sobre Miguel Hidalgo, en virtud de que no hubo sentencia de ésta contra el cura de Dolores…. (Hidalgo) no incurrió en excomunión por haber iniciado la independencia”, y que habiendo muerto confesado y absuelto, con la muerte cristiana cesaron todos los efectos de la excomunión.”

La R: Nada más esto faltaba. La Cámara de Diputados convertida en la auditoría moral de la Santa Inquisición. ¡Pero qué alivio! A Hidalgo no lo excomulgaron por insurgente, sino seguramente por pizpireto, pecado de leso ligue. ¡Fantástico! Los padrinos de la Patria, asegurando desde el Estado laico que no hubo excomunión porque hubo muerte cristiana, en lugar de iniciar una investigación sobre el agravio a los derechos humanos y civiles de Hidalgo y Morelos durante los juicios, muy probablemente electorales. La muerte cristiana es una cosa pero la burla del Código Penal es otra. Viva la Comisión de Gobernación.

 

“Y DIJERON CHINGADA COMO SI ALGUNA VEZ HUBIÉSEMOS OÍDO ESA PALABRA A LO LARGO DE NUESTRA VIDA”

La R: De nuevo disculpas. Hay golpes informativos en la vida, no sé. Leemos con fervor este oficio enviado por Álvaro Lozano González, director general de Radio, Televisión y Cinematografía (RTC) de la Secretaría de Gobernación, a Radio Universidad de Guadalajara, acusando de “corrupción del lenguaje” un programa de Jis y Trino (nota de Ricardo Salazar e Iván González Vega, Milenio Diario, 6 de diciembre de 2009): “Se detectaron los siguientes comentarios: Hora, 21:43. El conductor Trino dice: “Ahí va John Lennon, pues me le voy a acercar; Quíhubole, John (…) échate una ‘inche rola, John, estamos en el cielo; Imagine all the people; no sea mamón, échese la de Mother, ándele, no sea payaso”. “Hora, 21:44. El conductor Trino dice: Usted amigo, usted amiga que entra al baño con su cremita, con su kleenex, pues entre también con su radio; lo acompañamos durante su puñeta”. Como consecuencia, RTC pide a la UdG: “En lo sucesivo, evitar la transmisión de programas que contengan corrupción del lenguaje, mediante palabras procaces. En caso de hacer caso omiso, esta autoridad contará con las facultades para iniciar las acciones legales que en derecho correspondan”.

La R: Ya hacía falta que pusiera en su sitio a esos sujetos perniciosos que todavía le hacen publicidad a lo obsceno, suponiendo que existe, aunque ya todos saben que murió aproximadamente en el siglo I de nuestra era, por razones ajenas a su escandalosa voluntad. Pero les daremos gusto e imprimiremos los siguientes términos procaces: deontología, fenomenología, análisis de contenido, epistemología y vickvaporrub. Y que vengan las acciones legales. Por lo pronto, daremos paso al rector Enrique Agüera Ibáñez, de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, que responde a acusaciones por su evidente enriquecimiento (nota publicada en Intolerancia, 8 de diciembre de 2009): “¿Qué quieren? ¿Que yo sea un fracasado? Antes de ser rector yo ya tenía mis propiedades, mi casa, desde antes yo tenía mi rancho”.

 

Selección de vocablos convenientes: CM y JV.

Comentarios

Load More