El millonario proyecto panista

Desde hace tres años, vecinos de la colonia Lafayette que se oponen a la construcción del complejo urbano Horizontes Chapultepec han denunciado las irregularidades de ese proyecto que beneficia principalmente a empresarios españoles del grupo Lar. Y aun cuando el año pasado interpusieron un juicio de lesividad para invalidar los permisos otorgados en 2006 por el gobierno del entonces alcalde tapatío Emilio González Márquez, las autoridades nunca les respondieron.

 

 

Durante las dos últimas administraciones panistas las autoridades del ayuntamiento tapatío violaron sus propios reglamentos para autorizar la edificación de conjuntos residenciales y otros millonarios negocios en la zona de Chapultepec, lo que llevó a los habitantes a conformar la organización Vecinos Unidos para denunciar esos ilícitos.

Ahora, dicen, algunos de los funcionarios estatales, exfuncionarios locales panistas y empresarios implicados en estos negocios los han amenazado, sobre todo cuando, en octubre pasado, presentaron un juicio de amparo para que se detuvieran las obras del complejo inmobiliario Horizontes Chapultepec en las inmediaciones de la colonia Lafayette.

El presidente de Vecinos Unidos, Froilán Mejía, académico del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), asegura que su esposa ha recibido varias llamadas anónimas en las que le advierten que si los vecinos continúan con eso, “los vamos a matar”. Las llamadas cesaron cuando la familia del dirigente colocó un identificador.

Asimismo, dice, otra vecina, cuyo nombre omite por razones de seguridad, fue víctima de unos presuntos ladrones que entraron a su casa y, además de amarrar a sus familiares, los golpearon y los dejaron encerrados. Y aunque el dinero estaba a la vista, los agresores no se llevaron ni un quinto.

Al igual que Mejía, sus vecinos Héctor Sánchez Aceves y el arquitecto Javier Pegazaurtundúa sostienen que, aun cuando quisieron intimidarnos, ellos no bajarán la guardia porque, dicen, tienen la razón de su parte. “Nosotros no estamos pensando en hacer negocio, pensamos y actuamos por la comunidad”, explica el dirigente de Vecinos Unidos, e insiste en que él y sus compañeros tienen motivos para sospechar que las intimidaciones y asaltos son cometidos por delincuentes comunes.

 

El gran negocio

 

Javier Pegazaurtundúa señala que, según el proyecto original, Horizontes Chapultepec constará de cuatro torres con 19 niveles cada una. La obra se inició en 2006 a finales de la gestión de Emilio González Márquez como presidente municipal de Guadalajara.

Cuando los vecinos revisaron los planes de desarrollo urbano de 2001 a 2003 constataron que el municipio y los desarrolladores urbanos estaban violando los reglamentos.

Según Pegazaurtundúa, la norma no autorizaba edificar torres de esa altura, mucho menos construir 296 viviendas para alojar en ellas a mil 100 habitantes. A lo sumo, dice, se autorizaba una torre con una altura máxima de 11 pisos con 30 metros de fondo y 57 departamentos para albergar a 157 personas.

Además, según el arquitecto, las redes de agua datan de hace más de 30 años y las calles rebasan por mucho la geometría para la cantidad de flujo peatonal que la zona necesita hoy. E insiste, la autorización para ese desarrollo urbano se otorgó durante la administración municipal de González Márquez. “Desde entonces se solapa un mal convenio, un mal permiso”.

–¿Cuál es la magnitud del negocio? – se le pregunta al arquitecto Pegazaurtundúa.

–Si hablamos de 76 mil metros cuadrados de construcción, dígame: ¿usted qué representa? La razón es económica… Hablamos de millones de dólares.

–Detrás de este gran negocio inmobiliario ustedes mencionan a Emilio González Márquez y Alfonso Petersen Farah, quien lo sucedió como alcalde, ¿hay más funcionarios o exfuncionarios involucrados?

–Sí, Francisco Javier Ulloa, quien era secretario del síndico (en la administración que recién concluyó).

–¿Y por parte de los desarrolladores inmobiliarios?

–El grupo Lar.

–Grupo Lar es un consorcio de españoles, ¿hay también constructores tapatíos?

–¡Claro!, detrás del Grupo Lar, que hizo el proyecto de los edificios, está GVA, del arquitecto José Manuel Gómez Vázquez Aldana. Él tiene tres torres. Además, en primera instancia se hizo un concurso en el que  participaron varios arquitectos con calidad probada, convocados por Lar, pero entraron ellos (GVA) y eliminaron a los otros concursantes. Algo similar hizo GVA con el Santuario de los Mártires. ¿Quién protege a esos señores aparte del gobierno del estado?

Héctor Sánchez agrega que durante las administraciones emanadas del PAN se ha visto “un servilismo hacia los empresarios”. Según, él, a los panistas “no les importa la gente ni el desarrollo armónico, sólo les importa el dinero”.

Además, sostiene, ellos y los desarrolladores inmobiliarios engañan a la gente al decir que en Horizontes Chapultepec sus futuros moradores tendrán una mejor calidad de vida. “Eso es falso”, dice, y explica que los panistas fueron complacientes con las sexoservidoras que ejercen en las inmediaciones, sobre la calle de López Cotilla, entre Marsella y Chapultepec. “¿Eso es mejorar la calidad de vida como promueven?”, se pregunta.

Además, la reportera pudo constatar que en el cuadro comprendido entre Unión, Chapultepec, Niños Héroes y avenida México existen alrededor de 100 bares disfrazados de restaurantes y cafeterías, todos ellos aprobados por los panistas.

 

Juicio de lesividad

 

En tres años de lucha los vecinos han detectado un sinnúmero de anomalías. Consideran que la única forma de detener las obras es a través de un juicio de lesividad, por lo que en octubre pasado presentaron su querella ante la Sala Unitaria del Tribunal de lo Administrativo del estado.

Ellos piden no sólo anular los actos administrativos que dieron origen al otorgamiento de la licencia de construcción, sino fincar responsabilidades contra los funcionarios y exservidores públicos involucrados en ese asunto.

El académico Felipe de Jesús Garibay Valle, del Departamento de Estudios Jurídicos del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH) de la UdeG, asegura que este tipo de juicios ampara varios valores, entre ellos el interés público. Incluso, dice, puede esgrimirse “lesión” al patrimonio del estado.

“Dicho de otra manera, ese proyecto (Horizontes Chapultepec) daña los entornos habitacional y social, lo que perjudica a los vecinos actuales. Lo que debe llevar a las autoridades administrativas a detener el proyecto de inmediato o nulificar las aprobaciones. Lo deseable es poner un límite a los edificios habitacionales para que, en lugar de los 19 niveles, los edificios sólo tengan 11.”

Garibay insiste en que hay posibilidades de que el juicio de lesividad prospere; además, si los vecinos tienen pruebas de corrupción, pueden presentar una denuncia penal contra los exservidores públicos, e incluso contra los que están en funciones aunque hoy ocupen otros cargos.

Los representantes de Vecinos Unidos dicen haber encontrado 26 inconsistencias en los permisos, licencias y obras de ejecución del complejo habitacional Horizontes Chapultepec, entre ellas la omisión de datos, insuficiencia de cajones de estacionamiento, invasión de servidumbre y cobros incorrectos.

Tales faltas fueron detectadas por un despacho externo contratado por la Contraloría por instrucción del pleno del ayuntamiento para verificar si la obra se encontraba en regla.

Y en 2006, cuando se iniciaron las obras de Horizontes Chapultepec, la empresa contratada (Grupo Lar) sólo contaba con un dictamen de la Comisión de Planeación Urbana (Coplaur), pero carecía de la licencia de construcción correspondiente.

El octubre de 2008, el asesor de la UNESCO y representante del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos), Ignacio Gómez Arriola, declaró que no comprendía por qué se autorizó “la construcción del complejo de departamentos de lujo denominado Horizontes Chapultepec”.

Diez meses después, los vecinos se quejaron porque Grupo Lar demolió la finca ubicada en avenida Chapultepec 542, conocida como Casa Maisterra, catalogada como “inmueble de valor artístico relevante”. La Secretaría de Cultura de Jalisco (SCJ), así como Icomos y el Colegio de Arquitectos, pidieron que el inmueble fuera restituido y se sancionara a los funcionarios responsables de la demolición.

Hasta el miércoles 27 el proyecto Horizontes Chapultepec continuaba. El nuevo ayuntamiento, encabezado por el priista Aristóteles Sandoval, aún no se pronuncia sobre el asunto. 

Comentarios