Por mi madre, BOHEMIOS

Para matrimoniar nuestro optimismo

 

Nota de la Redacción (cuando está sola se dice a sí misma la R): Bienvenidos al refrendo de la congruencia de los altos clérigos. Entre otros, el siguiente ejemplo: Niños juguete, publicado en El Semanario, de la Arquidiócesis de Guadalajara (nota de Mauricio Ferrer, La Jornada, 31 de enero de 2010): “Es verdad que algunos pequeños están creciendo bajo el techo de parejas homosexuales. Y, con base en que el hecho está teniendo lugar entre nosotros, algunos argumentan que la legislación debe ofrecer un marco legal a lo que está ocurriendo… En tal sentido, entonces deberíamos legalizar todos los asesinatos, el narcotráfico o cualquier otra actividad que ya se hizo común para muchos… ¿Para qué están las leyes? ¿Para tutelar el orden o para ponerse al servicio de lo que sucede en la calle? El caso es que este principio suele ser mantenido según conveniencia, ya que a nadie se le ocurre decir que la ley no deba penalizar el robo, por ejemplo, basándose en el hecho incuestionable de la existencia de carteristas y asaltantes… Los menores arrastran graves complejos al ser adoptados por parejas homosexuales… No es que los homosexuales, por naturaleza, sean malos o menos buenos que los heterosexuales, o más malos que otros. No. Sólo aplica el sentido común: se necesita lo femenino y lo masculino delante del niño”.

 

La R: El obispo Juan Sandoval Íñiguez, máximo dirigente de la Arquidiócesis de Guadalajara y alma inspiradora de sus publicaciones, deja atrás la posibilidad de comentario: de acuerdo con su eminencia legalizar las uniones homosexuales equivale a bendecir el asesinato, el narcotráfico, el robo “y demás aberraciones ante la ley de Dios”, cabe suponer. El que quiera reemplazarnos en los comentarios, puede mandar los suyos a Caridad Cristiana. Departamento de Ejecuciones al Mayoreo www.ccdem.com.

 

“LLEGASTE TARDE PARA EL PERDÓN, PERO YA QUE HICIMOS EL VIAJE Y TE FUISTE AL HOYO SIN LA DEBIDA CONSIGNACIÓN AL INFIERNO, NOS VAS A PERMITIR QUE EXCOMULGUEMOS A TUS DEUDOS”

 

La R: Por lo visto escasean los obispos sin su depósito de almas muertas al lado. Otro ejemplo viene de Pedro Pablo Elizondo, obispo de Cancún-Chetumal, que se expresa en contra de la unión de los semejantes (nota de Hugo Martoccia, La Jornada, 2 de febrero de 2010): “En el caso de los matrimonios gays estoy del lado de Dios, que ha enseñado que tal unión sólo se da entre varón y hembra. El matrimonio es entre el hombre y la mujer; las otras, las sociedades de convivencia, no son matrimonio… La palabra matri monium tiene que ver con la función de la madre, y en eso no hay madre, porque no tienen madre, eso no es un matrimonio. Estas uniones no tienen madre y la Iglesia católica no es homofóbica porque es la única institución que se ocupa de ellos cuando se están muriendo de sida”.

 

La R: Le faltó al primer obispo proveniente de los Legionarios de Cristo, discípulo fiel del padre Marcial Maciel, cobrar la despedida a los enfermos. Está bien que se vayan y que reciban la limosna de la extremaunción, pero las familias deben ser agradecidas.

 

DE CÓMO AL ANTIINTELECTUALISMO LE DAN VERGÜENZA SUS ENEMIGOS Y LE APENA LA CORRIENTE DE MODA

 

La R: Hugo Valdemar, vocero de la Arquidiócesis de México, subraya, desde el montículo de la autoridad moral, la “falta de serenidad” en torno al debate de los matrimonios del mismo sexo (nota de Gabriel León Zaragoza, La Jornada, 2 de febrero de 2010): “El repudio de los intelectuales ha sido histórico hacia la Iglesia. Han sido formados en un ambiente jacobino, anticlerical, y como está de moda golpear a la Iglesia, pero ellos siguen la corriente de moda. Creen que eso es un gran despliegue de brillantez (sic) cuando en realidad es vergonzoso que se dé esto”.

 

La R: Qué curioso que la Arquidiócesis de México reconozca que no son algunos sino los intelectuales quienes repudian la ofensiva antilaica de los clérigos. Se les olvida, injustamente, intelectuales de la talla de Marianita Gómez del Campo, César Nava, Paz Fernández Cueto y los gobernadores de Guanajuato y de Jalisco. La Arquidiócesis no se muestra agradecida con sus pensadores ilustres.

 

SI NO ES EN LA CONSTITUCIÓN ACTUAL, YA SERÁ EN LA PRÓXIMA. NOMÁS DEJEN QUE LA REDACTE

 

La R: Felipe Calderón Hinojosa, presidente y el más ilustre de los abogados surgidos de la Escuela Libre de Derecho, defiende la controversia constitucional de la PGR en contra de los matrimonios del mismo sexo (nota de Claudia Herrera, La Jornada, 3 de febrero de 2010): “La Constitución de la República habla explícitamente del matrimonio entre el hombre y la mujer, y ahí hay simplemente un debate legal que tiene que ser resuelto por la Suprema Corte, pero no tiene ésta ninguna intencionalidad política ni parte de ningún prejuicio… Yo, desde luego, respeto plenamente las preferencias sexuales de las personas y a las parejas integradas por personas del mismo sexo, pero la procuraduría presenta año tras año decenas de controversias constitucionales donde hay una duda razonable sobre la constitucionalidad de una disposición de un ámbito legislativo”.

 

La R: Tiene razón don Felipe. En efecto, no hay ninguna intencionalidad política en la demanda de la PGR, por varias razones: a) es una controversia contra la Constitución que en ninguna parte, en ninguna, habla implícita o explícitamente del matrimonio entre el hombre y la mujer. Por eso, la PGR seguramente demanda a la Constitución por sus fallas; b) la controversia es una fantasía jurídica y, como tal, no dispone de otra intencionalidad ajena a la imaginación, y c) en efecto, don Felipe respeta las preferencias sexuales de la otredad, pero proclama la negación de sus derechos porque una cosa es que existan y otra que recurran perversamente a la ley.

 

PUESTOS A INVENTAR SON MUY SUPERIORES A AVATAR

 

La R: El cardenal Ennio Antonelli, presidente del Consejo para la Familia del Vaticano, urde un litigio en contra de las parejas del mismo sexo que quieren adoptar hijos (nota de Daniel Barquet, Milenio Diario, 30 de enero de 2010): “Los homosexuales no tienen derecho a adoptar niños, a poseerlos, a tenerlos a todo costo o porque les gustan, pues los niños pueden ser instrumentalizados a los gustos e intereses, a las necesidades afectivas de otros”.

 

La R: A esto se le llama una gran encuesta-ficción. El declarante se va con su equipo de precog al año 2050 (véanse relatos de Philip K. Dick) y descubre una red perniciosa de adoptados que se quejan de la instrumentalización de sus falsos padres. Sería conveniente que trajeran las pruebas del futuro para detenerlos desde ahora.

 

“SI SON SUS PARIENTES ALGÚN DELITO HAN COMETIDO O VAN A COMETER, PORQUE NINGÚN CONSANGUÍNEO ES INOCENTE”

 

La R: Fernando Gómez Mont, secretario de Gobernación, responde así a la pregunta, ¿qué mensaje le daría a los familiares de 16 jóvenes masacrados en Ciudad Juárez (nota de Susana Hernández, Milenio Diario, 3 de febrero de 2010): “Lo he dicho y lo reitero, sólo sometiéndose a la ley encontrarán respeto a sus vidas y a sus familias. La lógica de matar para no morir es una lógica que está trayendo destrucción y dolor a la gente”.

 

La R: ¿De veras oyó bien la pregunta, don Fernando? ¿Está acusando a los familiares de matar para no morir? ¿Qué amigo suyo bien intencionado le ha aconsejado que se espere un año antes de contestar cualquier pregunta?

 

SI EL JUICIO ADVERSO DE LA INMENSA MAYORÍA DE LOS ENCUESTADOS EN CIUDAD JUÁREZ NO ES UN ARGUMENTO SERIO, SE PODRÁ ENJUICIAR A LOS OPOSITORES DE LOS OPERATIVOS POR DELITOS DE LESA REALIDAD

 

La R: En la misma conferencia de prensa, Fernando Gómez Mont defiende los operativos en Ciudad Juárez: “No hay ningún argumento serio que diga que esta vía (las operaciones ordenadas por el Ejecutivo federal) está equivocada. Se avisó a tiempo que esa contención podría generar una reacción, pero decidimos y estamos decididos a romper con una lógica que tenga a las instituciones secuestradas o cooptadas por las organizaciones criminales. Le estamos dando frente y le seguiremos dando frente por nosotros, nuestros compromisos y por respeto a nuestros hijos”.

La R: Es la primera vez que un gobierno notifica tan tajante punto de vista: entre las “organizaciones criminales” se encuentra destacadamente la sociedad.

 

UN GRUPO DE “LÁZAROS” SE SUICIDA PREVIA CORDIAL INCITACIÓN DE UN PANISTA

 

La R: En la Cámara de Diputados (2 de febrero de 2010) interviene el diputado del PAN José Francisco Javier Landero Gutiérrez: “Dieciocho jóvenes a los que les desgraciaron la vida… Y si nos pusiéramos a pensar un poco en qué pensarían estos jóvenes si todavía vivieran sobre este debate, creo que les gustaría volverse a morir y les daría muchas veces asco ver pura perorata, puro rollo sin fondo”.

 

La R: Así que al oír a los panistas defender lo indefendible, la estrategia del gobierno federal contra el crimen organizado, los jóvenes asesinados en Ciudad Juárez o Torreón insistirían en morirse. O los diputados son demasiado persuasivos o a los sicarios de Juárez les sobraron cargadores.

 

HASTA QUE NO SE PRUEBE LO CONTRARIO, LOS JÓVENES VERDADERAMENTE INOCENTES SON AQUELLOS DEBIDAMENTE RESGUARDADOS POR EJÉRCITOS DE GUARURAS

 

La R: Las autoridades judiciales lo resuelven todo volviendo a enterrar a los muertos (aquellos que no resucitan para suicidarse de inmediato). La procuradora general de justicia de Chihuahua, Patricia González Rodríguez, va derecho y no se quita (La Jornada, 4 de febrero de 2010): La matanza de los jóvenes fue realizada por la banda de Los Aztecas o La Línea, que trabajan para el cártel de Juárez, porque creyeron que los muchachos eran miembros de la pandilla rival de Los Artistas Aztecas al servicio del cártel de Sinaloa… A los sicarios lamentablemente no les importó que en el domicilio al que acudieron había jóvenes que nada tenían que ver con un grupo de pandilla y que quizá había algunos adultos que pudieron estar implicados en pandillas.

 

La R: Más claro ni el documento de inconstitucionalidad de la PGR. Resulta entonces que la matanza de jóvenes desconocidos para los asesinos fue por equivocación y, lamentablemente, no advirtieron que los asesinados no eran las víctimas correctas. A esa sagacidad se agrega la culpabilización de los muertos: algunos adultos pudieron estar implicados en pandillas. Toda esta destreza en el manejo de brumas para no admitir que, como investigadores, dependen en gran medida de los culpables fortuitos, de los muertos por la policía que se llevaron su culpa al más allá, de las informaciones de la DEA, de las confesiones forzaditas y del presunto olvido rápido de la opinión pública. Que casi nadie crea en sus “hallazgos”, no conmueve a estos poderosos de lo judicial. Si nada más se hallaron cadáveres, de seguro éstos algo tendrían que ver.

 

Ahórrense la tortura, confesamos de inmediato: CM y JV.

Comentarios

Load More