Para discriminar nuestro optimismo

Nota de la Redacción (Si tienen prisa díganle la R.): El cardenal mexicano Javier Lozano Barragán, exministro de Salud del Vaticano, lanzó su propuesta de aduana espiritual (nota de AFP, 2 de diciembre de 2009): “Los homosexuales y transexuales no entrarán jamás en el reino de los cielos y no lo digo yo, sino San Pablo. Uno no nace homosexual, sino que se convierte. Por razones diferentes, de educación o porque la propia identidad no se desarrolló durante la adolescencia. Puede que no sean culpables, pero actuar contra la naturaleza y la dignidad del cuerpo seguramente no les garantiza entrar al reino de los cielos.”

 

LOS ÁNGELES NO TIENEN ESPALDA Y POR ESO RESGUARDAN LAS ALTURAS

La R.: Filtraciones confiables nos permiten situar una escena en el venturoso Más Allá:

–Soy San Pedro: ¿Cómo se llama usted?

–Oscar Wilde, a sus órdenes.

–¿Y qué se propone hacer en estos lares?

–Quería tomar notas para mi próxima obra de teatro, La importancia de vestir santos.

–Pues entérese de que al cielo no entran los gays, porque dan mal ejemplo y nos obligan a resguardar la virtud de nuestros inquilinos. Aquí, por razones obvias, no podemos transigir con el pecado y…

–¡Esta es una política de exclusión, antidemocrática, homofóbica y neoliberal!

–Póngale como quiera, pero aquí sólo nos gusta la coca cola fría.

La R.: Es de sabios y de aureolas cambiar de opinión. Después de protestas enérgicas, el obispo Javier Lozano Barragán aclara sus declaraciones (entrevista con W Radio, 2 de diciembre de 2009):

“Mis afirmaciones no son discriminatorias. Por el contrario, los gay son personas respetables, a los que no hay que discriminar. Puede que no sean culpables, pero actuar contra la naturaleza y la dignidad del cuerpo seguramente no les garantiza entrar al reino de los cielos. Cité la Epístola a los Romanos, de San Pablo, donde se habla de personas impuras, abandonadas a pasiones infames, y los homosexuales serían ese tipo de personas… Esto es lo que dice la palabra de Dios, no es lo que yo dije. Ahora, que un homosexual no se puede salvar, nunca lo he dicho, porque se puede salvar, pues muchas veces no se es homosexual por culpa propia; todo depende de la educación y del medio ambiente.”

La R.: Don Lozano no nació para rectificar. Si acepta que se llama Javier agrega que le hubiera gustado que le dijeran Santiago, aunque no hay un nombre tan extraordinario como Javier. Alega que puede que los gays no sean culpables y de inmediato los acusa de actuar contra la naturaleza y la dignidad del cuerpo. ¿En qué quedamos? Luego, no obstante que dijo que los respetaba, los califica de personas oscuras, abandonadas a pasiones infames. Claro, no los discrimina, los incrimina. Y remata con un galimatías que debía irse a salvar almas al Japón: el gay se puede salvar si no es gay, si es tal vez noruego o filipino. Y la educación y el medio ambiente son los responsables, porque cuando están distraídos les da por inventar pasiones malsanas.

LO MEJOR DE MIS AFIRMACIONES ROTUNDAS ES QUE SÓLO ME ENTERO DE ELLAS CUANDO ALGUIEN ME LO REPROCHA

La R.: Fidel Herrera, gobernador de Veracruz, justifica la aprobación de las reformas legales que penalizaron en un inicio el aborto en su entidad (fragmentos del artículo “Estoy por la despenalización del aborto”, Reforma, 20 de noviembre de 2009): “Yo estoy por la despenalización del aborto. Lo que el Congreso de Veracruz ha votado es despenalizar el aborto para evitar las crecientes muertes documentadas de jovencitas que tienen que recurrir al clandestinaje para terminar un embarazo no buscado, no deseado; es decir, despenalizar para la reproducción elegida… No. No ha habido una postura de carácter sectario, sino una actitud responsable, de avanzada, con una profunda carga de sentido humano, que busca que no mueran más jóvenes veracruzanas a causa del desamparo oficial, que es lo que queremos en corresponsabilidad con sus familias… No es más, no es menos”.

La R.: Una vez que don Fidel se mostró humanista, ve en la condena, sin penas judiciales adjuntas, “actitud de avanzada, con una profunda carga de sentido humano”. De acuerdo, el Congreso de Veracruz despenalizó el aborto y consideró que algo que lleva ese mismo nombre es un crimen; es decir, despenalizó para penalizar psicológica y moralmente, lo que debe tener satisfecho al gobernador Herrera, mago que saca del sombrero cargos “de profundo sentido humano”.

 

Y A LOS QUE LLEGUEN AL PAN A HACER BRUJERÍAS A LA MEDIA NOCHE, LES DECIMOS, DE UNA BUENA VEZ, QUE POR AHORRAR LUZ NO TENEMOS CORRIENTE ELÉCTRICA A ESAS HORAS, ASÍ QUE DEBEN LLEVAR SUS VELAS

La R.: El maravilloso César Nava, presidente del PAN, anuncia una campaña de afiliación masiva en su partido (nota de Erika Hernández, Reforma, 19 de noviembre de 2009): “Sólo la gente de buena fe vendrá al PAN, estoy seguro de eso. Este no es un vehículo para la entrada de quienes tengan agendas de perversidad o de mala fe”.

 

HAY MOMENTOS EN LA VIDA QUE SON VERDADERAMENTE MOMENTÁNEOS, ASÍ COMO HAY ÉPOCAS QUE CONTINÚAN A LAS SIGUIENTES

La R.: Un texto puede convencernos de la inutilidad eterna de la lógica. El que ahora reproducimos es un vigoroso ejemplo de cómo alguien se salva de ser criticada por el simple método de evitar que se entienda lo que afirma, no por ocultamiento sino por simple desvanecimiento de cualquier premisa. La dirigente del PRI, Beatriz Paredes, en su artículo “Precisiones” (El Universal, 30 de noviembre de 2009) establece su postura sobre la penalización al aborto, aprobada en 17 entidades con nutridos votos de legisladoras y legisladores priistas: “El debate que ha desencadenado un conjunto de legislaciones estatales en torno al derecho a la vida soslaya que es una discusión que no atañe, de manera prioritaria, a la posibilidad de procreación, sino que corresponde, de manera esencial, al ejercicio de autodeterminación de las mujeres sobre su cuerpo. Es una discusión profunda y compleja, que lamentablemente para el país y para las mujeres del país se está mezclando con valores, concepciones religiosas, posiciones político-electorales y, recientemente, con un protagonismo político que abona una polarización que puede redundar en manipular información para exaltar a grupos conservadores de nuestra sociedad”.

La R.: Sigamos con santo detenimiento el texto: Según la lideresa el debate más que centrarse en la procreación suspendida tiene que ver con los derechos reproductivos de las mujeres. Así que de lo que se trata no es del aborto, sino de las reflexiones internas de las mujeres a propósito de un conjunto de temas entre los que se incluye el auge de los grupos conservadores, que se imponen en el debate con la aguerrida cooperación de los priistas, que tienen mayoría, pero que eso es secundario porque lo básico está en otro lado. Sigue la dirigente: “No es una discusión sobre el aborto. Es una discusión sobre los derechos de las mujeres. Abortar no es una decisión que una mujer tome por gusto. Hay muchos otros métodos anticonceptivos menos traumáticos y lesivos, sociológica y físicamente. La discusión sobre la despenalización del aborto en determinadas circunstancias no significa ni que se pretenda generalizar esa práctica, ni que las mujeres que llegan a tomar esa medida sean asesinas o personas deleznables. Es lo grave de colocar temas polémicos, en los que la sociedad está dividida, sin marcos referenciales de racionalidad y contexto…”.

La R.: Con valentía, la articulista Paredes combate a la lideresa Paredes: así que no es una discusión sobre el aborto, ni tampoco sobre la castidad. El debate no es sobre la posibilidad de que aborten las vírgenes, algo difícil pero no imposible en esta teorización, ni tampoco afirman las 17 legislaturas que han aprobado la penalización que las mujeres que abortan sean asesinas o malvadas, aunque ya el cargo es por crímenes. Y luego, en triple salto mortal, doña Beatriz se queja de que la polémica careció de “marcos referenciales de racionalidad y contexto”. Pero señora, en 17 oportunidades el PRI que usted dirige pudo imponer esos marcos referenciales y no lo hizo. ¿Esto se debió a que estaban en cursillos de religión o a que eran puros mochos los 17 grupos priistas? Y Paredes termina: “Es claro que el tema divide a la sociedad mexicana y la representación del PRI, que es reflejo de esta sociedad, también tiene una posición dividida. El debate sigue abierto. La democracia interior es el camino legítimo para encauzar las diferencias y buscar lo que más conviene a la sociedad mexicana, sin detrimento de los derechos de las mujeres”.

La R.: ¿Estará convencida doña Beatriz de: a) que está diciendo algo, lo que sea; b) que está hipnotizando a sus lectores, y c) que luego de 17 estados altamente penalizadores el debate sigue abierto sin detrimento de los derechos de las mujeres? Quién quita y sí.

 

Aplauso que a sí misma se brinda esta sección luego de su esfuerzo interpretativo: CM y JV.

Comentarios

Load More