Peligra el Centro de Documentación del Son Jarocho

En carta publicada el 13 de octubre, Ricardo Perry, director de Centro de Documentación del Son Jarocho de Jáltipan, con una larga lista de músicos, escritores, actores, artistas plásticos e intelectuales, como el actor Héctor Bonilla, las cantantes Eugenia León y Chavela Vargas, la escritora Ángeles Mastretta, y los grupos Café Tacuba y Los Soneros del Tesechoacan, entre muchos otros, solicitaron la intervención del gobernador de Veracruz, Fidel Herrera Beltrán, para evitar el desalojo del edificio donde opera desde hace 10 años
Tras el fallecimiento de su dueño, quien había cedido las instalaciones en convenio original (“y la llegada de otro nuevo que nos exige la compra o el desalojo del inmueble”), piden que el inmueble sea adquirido
Benito Cortés Padua, integrante también como Ricardo Perry del grupo Los Cojolites, dijo que el centro, “donde hemos habitado de forma comunitaria por 10 años, ha servido para la formación de cientos de niños y jóvenes en el conocimiento de nuestra música y nuestra cultura”
“Son del Sur”

El Centro de Documentación del Son Jarocho está ubicado en Jáltipan, Veracruz, y abrió sus puertas el 14 de septiembre de 1999 En él se imparten a la continuidad los talleres más importantes de tradiciones en la región: el Taller de Son, impartido por Benito Cortés Padua, y el Taller de Telar de Cintura
En esos talleres y algunos otros, los niños y jóvenes aprenden a apreciar la música del son jarocho (zapateado, ejecución de instrumentos, canto y versada); la elaboración del vestido antiguo en telar de cintura, y de objetos en barro, siguiendo el estudio de las formas, métodos y técnicas de los antiguos olmecas Todos gratuitos
La columna vertebral del Centro, único en su tipo en el país, es su biblioteca, donde existe un acervo bastante extenso e interesante de discos, libros, videos, mapas, fotografías y documentos que cuentan la historia del género Recibe visitas diariamente por un público en su mayoría infantil y juvenil, interesado en aprender y comprender las raíces de su cultura
Parte fundamental del proyecto lo conforman los 10 números hasta ahora publicados de la revista Son del Sur, que en palabras de sus creadores recoge “testimonios, crónicas, poesías, estudios académicos sobre el son jarocho y la cultura de nuestros pueblos”
En su misiva al gobernador y ante la necesidad de conservar el espacio, los firmantes solicitan “evitar el desalojo de sus moradores y garantizar este espacio de vida y de trabajo de uno de los grupos más importantes no sólo del son jarocho, sino de la música de nuestra nación que ha llevado la representación de nuestra cultura a espacios importantes en el país y en el extranjero, y en el cual se han formado varias decenas de niños”
Ricardo Perry expresó a Proceso la intención de realizar un concierto a beneficio del Centro en fecha próxima, en el que “todos aquellos que quieran apoyar a la causa serán invitados y bienvenidos, pues el son jarocho es sinónimo de fiesta y convivencia”
Abundó sobre este género musical:
“Siempre llena de sentimientos y de pensamientos a quienes lo escuchan El son jarocho es un sentimiento por lo más elemental de nosotros mismos, nuestros orígenes por la tierra; en la alegría, en la reflexión: es un encuentro con nosotros mismos”
En su lucha participa la familia Barradas, de Playa Vicente, con su Festival del Tesechoacan, “y todos aquellos que ven en el son la puerta al regocijo, el fandango y al ritual de armonía”

Comentarios