La metrópoli, bajo amenaza permanente

De diversas maneras, devastadoras todas, la capital del país está pagando el precio de su desordenado crecimiento y el incumplimiento de las leyes en materia de construcción y protección ambiental, así como de manejo y transportación de combustibles y residuos tóxicos, entre otras normas El Atlas de Riesgos de la Ciudad de México, al que este semanario tuvo acceso, identifica esas amenazas latentes, que ponen en peligro a los casi 20 millones de habitantes del Distrito Federal y la zona metropolitana
Pese a los programas de prevención y a las medidas que, luego de los sismos de 1985, se establecieron en el Distrito Federal para mitigar daños por contingencias debidas a fenómenos naturales potencialmente destructivos y calamidades generadas por la alta concentración demográfica e industrial, en el Valle de México ocurren en promedio de 90 emergencias diarias
Fugas de gas, desgajamientos, agrietamientos de tierra, explosiones subterráneas, derrames de productos tóxicos, taponamiento del drenaje por acumulación de desechos sólidos, inundaciones, deslaves, incendios, desprendimientos rocosos y fugas en instalaciones subterráneas de Pemex y gas natural, entre muchos otros incidentes, ponen en peligro a los casi 20 millones de habitantes del Distrito Federal y la zona metropolitana
En la versión digitalizada del Atlas de Riesgos del Distrito Federal, a la que Proceso tuvo acceso, la Secretaría de Protección Civil identifica únicamente cinco agentes que por sí solos –o combinados– pueden ocasionar una catástrofe en el DF y la zona metropolitana: geológicos, hidrometeorológicos, físicoquímicos, socioorganizativos y sanitarios
Los riesgos geológicos están asociados predominantemente con sismos o terremotos, erupciones volcánicas e inestabilidad del suelo; los hidrometeorológicos, con inundaciones, granizadas, polvaredas, electricidad y ondas cálidas y gélidas; los fisicoquímicos, con incendios, fugas tóxicas y radiaciones; los socio-organizativos, con grandes concentraciones o movimientos masivos de población, y los sanitarios, con epidemias y plagas
No existe riesgo cero
Víctor Carlos Valerio, responsable de la coordinación de Riesgos Geológicos e Hidrometeorológicos de la Secretaría de Protección Civil del GDF, reconoce que todos esos agentes representan en mayor o menor grado un peligro para la población, aunque aclara que, al tener perfectamente identificadas las zonas críticas, se ha podido adoptar una serie de medidas normativas, preventivas y de mitigación de riesgos
“En ninguna ciudad del mundo se puede tener riesgo cero –acota– Lo más que se puede hacer, desde el ámbito gubernamental, es la gestión del riesgo, es decir, establecer políticas de planeación, organización y difusión que permitan a la ciudadanía reaccionar en caso de emergencia Hay que aprender a convivir con todos esos riesgos”
En el caso particular del DF, apunta el funcionario, Protección Civil cuenta con 16 estaciones sísmicas que se encargan de monitorear las 24 horas del día y los 365 días del año el subsuelo de la Ciudad de México y su zona conurbada en tiempo real, independientemente de las estaciones que operan los centros de Geofísica de la UNAM y del Centro de Investigaciones Sísmicas Javier Barros Sierra, con las que, dice, están coordinados
“En la ciudad siempre está temblando, lo que sucede es que no todos los sismos son de una magnitud importante Con esta información, tenemos un rango de 40 a 50 segundos para alertar a la población Por ahora, esto es lo más que la ciencia y la tecnología permiten hacer”, explica el maestro en ingeniería por la UNAM
Según el Mapa de Riesgos Sísmicos, siete de las 16 delegaciones en que se divide el DF se encuentran en zonas consideradas de alto riesgo: Cuauhtémoc, Venustiano Carranza, Iztacalco, Iztapalapa, Xochimilco y partes de Benito Juárez y Coyoacán
En la Cuauhtémoc, las colonias más vulnerables son: Centro Histórico, Centro Alameda, Nonoalco Tlatelolco, Guerrero, Peralvillo, Boturini, Atlampa, Santa María la Ribera, San Rafael, Cuauhtémoc, Juárez, Condesa, Hipódromo, Buenos Aires, Doctores, Roma, Roma Sur, Obrera, Revolución y Tabacalera En la Venustiano Carranza: Morelos y Asturias En la Benito Juárez: Nápoles, Del Valle, Narvarte, Postal, Álamos, Viaducto Piedad, Vértiz Narvarte y Nativitas En Coyoacán: Campestre Churubusco, Educación y Centinela
El especialista explica que dichas delegaciones se encuentran justo donde está “el material lacustre más blando”
–¿El GDF está preparado para un sismo de igual o mayor grado que el de 1985?
–Es difícil responder a esa pregunta Un político probablemente respondería que sí, que sí estamos preparados, que tenemos no sé cuántos perros de rastreo y más bomberos, pero la realidad es que no hay ciudad que esté preparada para un sismo mayor de ocho grados en la escala de Richter Insisto, es un riesgo con el que hay que aprender a convivir
Como especialista en geología, a Víctor Carlos Valerio le preocupa más el agrietamiento del suelo por sus efectos demoledores en la Ciudad de México Ese riesgo geológico, dice, está directamente relacionado con la sobreexplotación de los mantos acuíferos
Al día de hoy, el Mapa de Riesgos Geológicos tiene identificadas 113 familias de grietas de distintas dimensiones, la mayoría de ellas en las delegaciones Iztapalapa, Venustiano Carranza, Tláhuac, Gustavo A Madero, Xochimilco, Azcapotzalco e Iztacalco
Sólo en la delegación Iztapalapa, la más grande y poblada del DF, investigadores del Instituto de Geología de la UNAM identificaron 200 grietas en las colonias Ermita Zaragoza, Ejército de Oriente, Concordia, Zaragoza, Santa Marta Acatitla, Lomas de San Lorenzo, Santa María Aztahuacán, Vicente Guerrero, Jacarandas, Cananea, Francisco Villa y Los Ángeles, donde habitan poco más de 60 mil personas
El riesgo por esas grietas se ilustra en las cuatro torres de la unidad habitacional Nueva Tenochtitlán, con 45 departamentos cada una, que presentan severos daños estructurales y ponen en peligro a sus moradores, por lo que se recomendó la evacuación completa del conjunto habitacional construido en septiembre de 1996 por medio de la Unión Popular Nueva Tenochtitlan (UPNT) que en aquel entonces abanderaban René Bejarano y Dolores Padierna
La semana pasada, funcionarios de la delegación Tláhuac, apoyados por elementos del Cuerpo de Granaderos de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina, desalojaron por la fuerza a las últimas 30 familias que se resistían a abandonar sus viviendas, en cumplimiento del dictamen técnico emitido por expertos de la Secretaría de Protección Civil el pasado 26 de junio
Y a juzgar por los datos, el problema tiende a empeorar: en 2007, Protección Civil detectó 13 mil 344 viviendas de alto riesgo; actualmente, la cifra creció a 15 mil 285 inmuebles y 435 planteles escolares
“Los agrietamientos, junto con los deslizamientos y hundimientos de suelo, son provocados por el agresivo y desordenado crecimiento de la ciudad y la sobreexplotación de los mantos acuíferos”, explica Valerio
Esa combinación de factores, advierte el especialista, ya está incidiendo incluso en el equilibrio geohidrológico y mecánico del suelo del DF
Otro agente de riesgo geológico permanentemente activo en el DF es el de las zonas minadas, cuyo problema, dice, se concentra preponderantemente en la delegación Álvaro Obregón Según el exdelegado en esa demarcación y actual diputado local por el PRD, Leonel Luna, existen 36 colonias sobre suelo minado
A pesos de hoy, el relleno de una mina tiene un costo de 5 a 15 millones de pesos, dependiendo de su profundidad
A esto se suma la presencia de asentamientos irregulares en barrancas, cauces y laderas, cuya función en el ecosistema de la ciudad es insustituible, dice el coordinador de Riesgos Geológicos de la Secretaría de Protección Civil,
En 2007 se habían censado 325 asentamientos irregulares de ese tipo, la mayoría en la delegación Xochimilco Actualmente se tiene identificados 600 asentamientos repartidos en las delegaciones Álvaro Obregón, Cuajimalpa, Magdalena Contreras, Xochimilco, Tlalpan y Milpa Alta
En julio pasado, la secretaria del Medio Ambiente, Martha Delgado Peralta, puso en marcha un programa de rescate de cauces, laderas y barrancas en el poniente de la ciudad, con la declaratoria de la Barranca de Tarango como Área de Valor Ambiental
La idea es hacer lo mismo con las 33 barrancas que existen en el poniente de la ciudad, en la Sierra de las Cruces, por tratarse de un área estratégica para el DF: es uno de los principales vasos recolectores de agua
“Tomó 600 mil años formar nuestro acuífero y en 50 años lo hemos ido abatiendo”, lamentó la funcionaria
En cuanto a los hundimientos –algunos de hasta 10 metros–, las delegaciones más afectadas por ese problema son Cuauhtémoc, Iztapalapa, Iztacalco, Venustiano Carranza, Gustavo A Madero, Azcapotzalco, Miguel Hidalgo y Álvaro Obregón
Vulnerabilidad
Protección Civil también ha concentrado la información sobre otros agentes potencialmente destructores, como procesos de almacenamiento, conducción, procesamiento y manejo de sustancias explosivas o tóxicas
Entre éstos, se encuentran la paraestatal Petróleos Mexicanos, estaciones de servicio, empresas de gas carburante y gas natural, industrias altamente contaminantes, zonas industriales y registros de alta tensión
El Mapa de Riesgos Fisicoquímicos tiene identificado el sitio exacto donde se encuentran cada uno de esos agentes, así como las escuelas, hospitales, mercados y otros centros de concentración humana ubicados a su alrededor De esta manera, dice Valerio, “podemos diseñar rutas de evacuación y alertar a las autoridades respectivas en caso de alguna contingencia”
En el caso particular de Pemex, por ejemplo, las redes subterráneas de ductos y poliductos forman una especie de anillo que abarca prácticamente las 16 delegaciones políticas del DF Además, tiene varios centros de almacenamiento de productos derivados del petróleo en zonas densamente pobladas en las delegaciones Azcapotzalco y Álvaro Obregón
También están ubicadas las cerca de 400 estaciones de servicio aglutinadas en la zonas centro y norte de la capital, así como más de 340 gaseras que operan en las delegaciones Gustavo A Madero, Azcapotzalco, Iztapalapa, Cuauhtémoc, Tlalpan y Xochimilco
De enero a septiembre último, Protección Civil atendió 5 mil 728 reportes de fuga de gas LP; un par de ellas causó la muerte de varias personas
Elaborado por expertos del Instituto Politécnico Nacional (IPN), el Atlas de Riesgos de la Ciudad de México –a cargo de José Luis Hernández Dehesa, uno de sus creadores– identifica también los fenómenos hidrometeorológicos que pueden causar desastres: altas y bajas temperaturas, precipitaciones pluviales, tormentas eléctricas, neblinas, granizadas y desbordes
Raúl Rojas, encargado del área de Informática y partícipe del diseño de la plataforma del Atlas de Riesgos, explica que los más destructivos son las inundaciones, deslaves y derrumbes, que afectan a un mayor número de personas
En el DF existen 102 puntos críticos en las delegaciones Álvaro Obregón, Magdalena Contreras, Cuajimalpa, Miguel Hidalgo, Gustavo A Madero, Tlalpan, Tláhuac, Iztapalapa, Coyoacán, Benito Juárez y Xochimilco
En 2008, Protección Civil atendió mil 895 inundaciones mayores: 530 en Iztapalapa, 494 en Gustavo A Madero, 384 en Venustiano Carranza, 300 en Cuauhtémoc, y 187 en Tlalpan
En cuanto a las emergencias de orden sanitario, explica Rojas, éstas se asocian directamente a desechos hospitalarios y farmacéuticos, tiraderos de basura, concentraciones de agua y epidemiológicas
El pasado 23 de abril, el jefe de Gobierno del DF, Marcelo Ebrard, decretó la emergencia sanitaria ante el brote de influenza A/H1N1, y casi paralizó a la capital del país
Según estimaciones de Protección Civil, de no haberse tomado esa medida, 54 mil personas hubieran perdido la vida y 250 mil más habrían requerido hospitalización en la fase más crítica
Y ante el rebrote del virus, el GDF acaba de decretar la alerta amarilla que implica extremar cuidados para evitar posibles contagios de la enfermedad que, del 11 de abril al 4 de mayo pasado, mató a 42 personas y contagió a 473 más sólo en la Ciudad de México
Otro factor de riesgo detectado por Protección Civil son los denominados eventos socio-organizativos, es decir, aquellos actos o centros de reunión que concentran un número elevado de personas, como peregrinaciones, tianguis, centros escolares, mercados, estadios y foros de espectáculos, detalla Rojas
El pasado 18 de septiembre, la Presidencia de la República organizó en la Plaza de la Constitución un espectáculo de rayo láser alusivo al Bicentenario que, por nada, estuvo a punto de terminar en tragedia por un “grave” error logístico del Estado Mayor Presidencial (EMP), según narró el Secretario de Protección Civil, Elías Miguel Moreno Brizuela, en su comparencia del pasado 16 de octubre ante las comisiones de Protección Civil y Población y Desarrollo de la Asamblea Legislativa del DF
Y es que los organizadores nunca informaron a las autoridades capitalinas del número de personas que tomarían parte en el espectáculo Además, al término de la primera función, el maestro de ceremonias anunció la presencia del presidente Felipe Calderón, lo que provocó que personal del EMP tapara con vallas metálicas las bocacalles aledañas al Palacio Nacional
Decenas de miles de personas trataron de salir por el único punto que dejó abierto el EMP, el mismo por el cual otra multitud quería presenciar la segunda función
“Se empezaron a armar nudos en diferentes calles de acceso al Zócalo; fue algo grave, muy grave”, subrayó
En esa misma comparecencia, Moreno Brizuela aportó otros datos que dejan ver la extrema vulnerabilidad en que se encuentra la Ciudad de México:
De enero a septiembre de este año, en el DF se atendieron 33 mil 400 reportes de emergencia, 4 mil 850 de los cuales fueron desahogados por personal de Emergencias Mayores de la Secretaría de Protección Civil; 5 mil 589 fueron canalizados a “las instancias responsables”, y 19 mil 630 fueron atendidos por distintas dependencias del GDF
En ese mismo periodo, el Centro de Operaciones de Protección Civil atendió directamente 2 mil 796 “situaciones de emergencia e incidentes”, 41% de las cuales estuvieron relacionadas con “encharcamientos”; 15% con árboles caídos; 10% con accidentes vehiculares; 8% con incendios urbanos; 6% con amenazas de bomba, y 20% con incendios forestales, flamazos, cortos circuitos, fugas de gas natural y LP, socavones, anuncios espectaculares en mal estado, cables caídos, explosiones subterránea, derrames y fugas de sustancias peligrosas y deslizamientos de suelo
Tan sólo el Cuerpo de Bomberos atendió 41 mil 286 servicios, entre los que destacan 4 mil 710 incendios estructurales, mil 171 incendios forestales y 5 mil 728 fugas de gas
Víctor Carlos Valerio y Raúl Rojas coinciden:
“Lo que tenemos ahora es un nivel de respuesta mejor, pero no necesariamente contamos con equipos especializados para atacar todos los flancos Lo más que podemos hacer es que los riesgos disminuyan Por eso, es importante que empresarios y ciudadanía tengan una cultura de la prevención No queda más que acostumbrarse a convivir con todos esos riesgos”

Comentarios

Load More