La jerarquía militar toma el mando

Autoridades civiles de Coahuila y Nuevo León han decidido poner importantes puestos de mando policiaco en manos de oficiales militares de alto rango, ya retirados Todos llegan con equipos de colaboradores también provenientes de las Fuerzas Armadas Ello ha contribuido a tensar aún más el ambiente de violencia que priva en muchas comunidades de ambas entidades
SALTILLO, COAH / MONTERREY, NL- Desde junio de 2008 los principales cargos de seguridad en el gobierno de Coahuila, así como las jefaturas policiacas de los municipios más importantes tanto de ese estado como de Nuevo León, son ocupados por generales retirados que llegan con numerosos colaboradores, también provenientes de las Fuerzas Armadas
El 31 de octubre, los alcaldes de los municipios nuevoleoneses de San Pedro Garza García, Escobedo y García también pusieron a militares retirados al frente de la seguridad En este último, próximo a la zona metropolitana, fue designado el general brigadier Juan Arturo Esparza García
Alrededor de las 18:30 del miércoles 4, un convoy de al menos ocho vehículos, con unos 30 presuntos zetas a bordo, llegó al domicilio del presidente municipal Jaime Rodríguez Calderón Éste pidió apoyo y el general Esparza se dirigió a la casa, pero unas 10 cuadras antes fue acribillado junto con su escolta de dos militares y dos policías
En agosto de 2008 el gobernador de Coahuila, Humberto Moreira, designó como director de la Policía Ministerial al general divisionario Jesús Ernesto Estrada Bustamante, exdirector del Servicio Militar Nacional
El 30 de enero pasado el general Marco Antonio Delgado Talavera fue designado director de Seguridad Pública en Saltillo; el 6 de abril designó al teniente coronel Manuel de Jesús Cícero Salazar en Ramos Arizpe; y el 8 de abril al general Juan Carlos Pacheco Rodríguez en Monclova, así como al teniente coronel Arturo Navarro López en Piedras Negras La madrugada del 25 de abril, Navarro fue acribillado
En lo que va del año, los municipios de Ciudad Acuña, Piedras Negras, Sabinas, Nueva Rosita, Monclova, Ramos Arizpe, Múzquiz y Parras de la Fuente, entre otros, contrataron a 17 altos oficiales militares en retiro para encabezar sus fuerzas de seguridad Sus escoltas y colaboradores más cercanos también provienen del Ejército
El teniente coronel Cícero Salazar ya fue objeto de un atentado Se salvó refugiándose en el estacionamiento subterráneo del Palacio de Gobierno de Saltillo Posteriormente, él y sus escoltas se tirotearon con un grupo que viajaba en convoy, en el que presuntamente estaba un alto mando de Los Zetas y que regresaba de ejecutar al tahúr Javier Urióstegui en una carrera de caballos
El 14 de agosto murieron a balazos tres escoltas, también militares, del general Pacheco Rodríguez Iban en una Suburban blindada y diarios locales publicaron que cayeron por salvar la vida del general durante un ataque Días después la Fiscalía General del Estado (FGE) explicó que no hubo atentado alguno, sino que al parecer los escoltas estaban ebrios y riñeron con pistoleros El 22 de octubre otros dos escoltas de Pacheco Rodríguez fallecieron en un accidente automovilístico al salir de la zona de tolerancia
Desencuentros
Noviembre se inició con el nombramiento de tres generales de brigada como titulares de seguridad pública en García (Juan Arturo Esparza García), San Pedro (Gonzalo Miguel Adalid Mier) y Escobedo (Hermelindo Lara Cruz)
Además, en Escobedo la alcaldesa Clara Luz Flores designó al mayor José Guadalupe Almaguer como director de Tránsito y al teniente coronel José Luis Rodríguez como jefe de la policía En lo que va del año, los efectivos de la corporación municipal se han enfrentado al menos tres veces con soldados
El 4 de mayo pasado Juan José El Coloso Carranco Salazar, jefe de plaza de Los Zetas, celebraba su cumpleaños en una casa de la colonia El Mezquital, de San Nicolás de los Garza La llegada de un destacamento militar arruinó la fiesta, pero policías municipales de Escobedo, San Nicolás y Apodaca fueron en auxilio del capo, enfrentaron a tiros a los militares y atravesaron un tráiler en la calle para impedirles el paso El Coloso logró escapar en una patrulla de San Nicolás, pero en septiembre fue detenido en Cancún
El origen castrense de los mandos no ha evitado problemas entre policías y soldados El pasado 7 de mayo Carlos Salinas Valdez, director general de El Diario de Coahuila, fue detenido por una patrulla municipal Hijo del empresario Luis Horacio Salinas Aguilera, quien fue secuestrado en 2002, Carlos Salinas pidió apoyo a la Policía Ministerial, que lo escoltó hasta un sitio seguro
Horas después, alrededor del mediodía, agentes ministeriales a las órdenes del general Jesús Estrada Estrada Bustamante se apersonaron con pasamontañas y armas largas en las instalaciones de la Policía Municipal Cinco policías que participaron en el incidente con Salinas Valdez estaban concentrados en la oficina de su director, el brigadier Marco Antonio Delgado Talavera, quien intentó apaciguar los ánimos Los ministeriales ignoraban al veterano militar y encañonaron a todos los presentes, mientras otros policías municipales intentaban auxiliar a sus compañeros
Durante largos minutos ambos bandos discutían, alzaban sus armas y cortaban cartucho Sólo cuando un grupo de soldados rodeó la comandancia, los ministeriales salieron con los cinco detenidos, sin orden de aprehensión ni de presentación
Municipales y ministeriales se habían confrontado semanas antes El fiscal general del estado, Jesús Torres Charles, informó que los detenidos estaban bajo investigación por otros hechos, que no especificó Sin embargo, no se acreditó su participación en ningún delito Los policías quedaron en libertad y presentaron una queja por tortura ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH)
En otro caso que estuvo a punto de convertirse en tragedia, el 30 de octubre, la Policía Municipal capturó a Arturo Estrada Martínez, que acababa de asaltar un banco con una granada en mano y era buscado por su participación en la muerte del comandante ministerial Abraham Hernández, durante un tiroteo Cuando lo llevaban para presentarlo al juez calificador, los interceptaron integrantes de un grupo especial de la ministerial que operan encapuchados y están bajo el mando del general Estrada Bustamante
Los ánimos se caldearon y relucieron armas, pero nadie disparó; en vez de esto, encañonaron al reportero gráfico Víctor Ventura, que tomaba imágenes del pleito Y cuando las reporteras Magda Guardiola y Karina López protestaron, los ministeriales cortaron cartucho frente a ellas
El 7 de julio, el teniente coronel Antonio Campos Cortez, director de Seguridad en Parras de la Fuente, Coahuila, fue removido de su cargo debido a que cinco de sus elementos participaron en un secuestro Al relevo llegó el general brigadier Carlos Viviano Villa Castillo, con seis colaboradores exmilitares cuya identidad mantienen bajo reserva
Para el 25 de agosto, Villa Castillo ya había agredido a puñetazos al regidor José Luis Herrera en una sesión de cabildo, mientras sus escoltas clavaban el R-15 en el abdomen de los otros regidores, hombres y mujeres
Herrera presentó la denuncia acompañado de seis regidores, que le pidieron la destitución del general Villa al presidente municipal, Francisco Martínez Pero éste se negó
“Es que hasta el alcalde le tiene miedo porque el general se porta aquí como la máxima autoridad”, dijo uno de los denunciantes Desde entonces se han sucedido las denuncias, marchas y protestas contra el general Villa por la desaparición de personas a las que sus agentes detienen
Xenofobia
El sacerdote Pedro Pantoja, quien coordina Belén Posada del Migrante, presentó un video grabado por un transeúnte el 14 de junio y en el que se ve a un hombre de origen hondureño que camina en la colonia La Joya de Saltillo De pronto se topa con policías municipales que lo persiguen, lo detienen y lo golpean Al parecer, lo confundieron con uno de los pandilleros que apedrearon sus patrullas, explicó Pantoja el 17 de septiembre
Luego de que el migrante, asesorado por Pantoja, interpuso su queja ante la CEDH, el general Delgado Talavera negó el abuso en documentos oficiales y acusó al hondureño de dañar una propiedad privada Con el video fue evidente que mentía y, el 4 de noviembre, el ombudsman emitió una recomendación para que se sancionara a los responsables
El 30 de septiembre una mujer fue asesinada por un albañil de origen hondureño, quien además hirió a una empleada en el centro de Saltillo El balazo del comunicado de prensa decía: “Efectiva acción de elementos de la Policía Preventiva Municipal impidió que un migrante que asesinó a una saltillense y dejó grave a su empleada, escapara de la escena del crimen”
Apenas llegó esta versión a los medios, desconocidos apedrearon Belén Posada del Migrante y los diarios locales publicaron erróneamente que es ilegal darle empleo a indocumentados Un mes antes, Pantoja dijo a la agencia Apro que los empleadores de indocumentados eran extorsionados por policías municipales
El 9 de octubre, el obispo Raúl Vera denunció que a partir del asesinato la policía y algunos medios “responsabilizaron a Belén Posada del Migrante por el hecho delictivo, argumentando que el apoyo humanitario favorecía la presencia de migrantes en situación irregular, colocándoles el adjetivo de delincuentes, posibles delincuentes o delincuentes en potencia”
Los colaboradores María Guadalupe Argüello, Alberto Xicoténcatl Carrasco y Sandra Luz Albicker Aguilera, además del sacerdote Pedro Pantoja, recibieron llamadas en las que una voz les advertía: “Mejor dedícate a otra cosa” El refugio sufrió ataques similares el 12 y el 25 de octubre Pese a las denuncias formales, la FGE no ha abierto una indagatoria sobre los ataques

Comentarios

Load More