De crímenes y bellaquerías

Había una vez una luciérnaga que al punto de ser engullida por un sapo preguntó: ¿Por qué quieres matarme si no te hago nada? Contundente fue la respuesta:”Porque brillas demasiado”

En su libro Psicoanálisis del magnicidio, Alfonso Quiroz Cuarón escribe que los hombres excepcionales enfrentan su vida a fuerzas oscuras incapaces de soportar la luz que irradia su espíritu, y que de esas fuerzas oscuras, formadas por sombras de mediocridad, hipocresía social, fanatismo, envidia y rencores, sale la mano del sempiterno descendiente de Caín que los asesina
Asentado lo anterior, es oportuno indagar en los anales de la música, terreno donde la impunidad reina también con pertinacia y monotonía ¿No saben los músicos que la sustancia que manipulan excita las pasiones que el hombre encierra en los recovecos de su ambivalente humanidad? Hagamos un poco de historia:
25 de febrero de 1682 Una turbamulta corre hacia la plaza Banchi de Génova, donde yace sobre un charco de sangre un individuo que acaba de recibir tres puñaladas de manos de un sicario El occiso respondía al nombre de Alessandro Stradella, quien ya había sorteado varios intentos de asesinato Aplacemos el esclarecimiento de la identidad del muerto, basta con decir que, tanto el asesino como el autor intelectual del crimen, quedarán impunes…
23 de octubre de 1764 En un barrio de mala nota parisino un jardinero se encarga de dar parte del deceso de su patrón, un cierto Jean Marie Leclair, a quien encontró exánime en medio de la sala de su casa El perito enviado por la comisaría constata que el cuerpo presenta tres heridas hechas por un objeto “largo y punzante” Una de ellas, debajo de la tetilla izquierda, mortal por necesidad Así mismo, dejaremos pendiente la descripción de los méritos del difunto Suficiente con anotar que el ignoto victimario nunca será capturado…
15 de septiembre de 1945 Tres disparos en la oscuridad sobresaltan a la aldea austriaca de Mittersill Un soldado yankee en estado de ebriedad quiere impedir que una desobediente luciérnaga deje de moverse Los balazos hacen blanco en el rostro y el cuerpo de un adulto de 62 años que había salido al descampado para fumar Tambaleándose hasta el interior de su casa, el baleado alcanza a decir sus últimas palabras Son tan expresivas como su música: Se acabó, me dispararon El finado se llama Anton Webern, suegro del oficial de la SS que le obsequiara el cigarro postrero Para gloria del ejército americano, al borracho de buena puntería no se le aplicará sanción alguna…
16 de septiembre de 1973 Caravanas de camiones depositan a 5 mil comunistas subversivos en el estadio de Santiago de Chile Son reses para el matadero Como parte estelar de la tortura, los encargados de la restauración del orden cívico que se extravió por los malos oficios de Salvador Allende, le arrancan la lengua a un músico y hombre de teatro que menosprecia las bondades del régimen militar Después le destrozan las manos a culatazos y lo acribillan con 44 disparos para que su sangre maldita mane a plenitud Su nombre es Víctor Jara…
17 de marzo de 1983 En una carretera de México alejada de la mano de Dios, un automóvil es ocupado por dos músicos que cumplen cabalmente con los deberes de su profesión Aunque el violinista que conduce sabe hacerlo muy bien, al improviso el ojo letal del destino le bruñe los reflejos La pianista muere con el impacto pero al conductor le queda por delante una lenta agonía El Guarneri del Gesú que viaja en la parte trasera del vehículo es testigo de aquello que debe calificarse como mero “accidente” No es problema desa-parecer las identificaciones de los “accidentados”; sin embargo, no es fácil hacer lo mismo con un violín que vale una fortuna…
Hagamos pausa en el recuento para plantear algunas interrogantes: ¿Cuáles son las motivaciones que pueblan la mente del asesino? ¿Es el dinero la única razón del sicario? ¿Qué impulsa al magnicida para adueñarse, si bien por un instante, del resplandor que emana un hombre prominente? ¿Es admiración enferma? Al cabo de una existencia dedicada al estudio de la psiquis del delincuente, el doctor Quiroz Cuarón tampoco arriba a conclusiones definitivas Las patologías de la mente humana son insondables como la finitud del cosmos Empero, la acuciosidad de sus investigaciones lo conducen a identificar al asesino de León Trotsky, a reconocer los restos de Cuauhtémoc y a aprender a varios feminicidas renombrados Uno de ellos, mentado en Lecumberri como “Goyo Cárdenas”, logra evadir sentencia y es puesto en libertad gracias a la tortuosidad del sistema judiciario mexicano No olvidemos que vivimos en un país con uno de los índices más altos de crímenes irresueltos en el mundo…
Volvamos a las escenas del delito sin que nos importe la infructuosidad de la empresa Digamos, al menos, por qué la muerte de esos personajes clava una astilla en la memoria del viento Autor de un prolífico legado, el insigne Stradella bosqueja con sus concerti grossi la incipiente separación del solista frente a la masa anónima instrumental Su accidentada vida sirve de argumento para cinco óperas1 Con respecto a la identidad de Jean Marie Leclair, bástenos saber que es, nada menos, el fundador de la escuela violinística francesa, amén de ser padre de una refinada producción musical2 En cuanto a la relevancia de Anton Webern, se escribe mucho pero se sabe poco Para muchos su música resulta inhumana y aterradora3 Su utilización de las técnicas dodecafónicas puede parangonarse con el ideal cubista de la pintura Tocante la trayectoria de Víctor Jara, es justo señalar que empeña el corazón en el rescate de la música autóctona chilena y que sus propias composiciones abren brecha en la búsqueda de una fraternidad latinoamericana basada en el derecho y la justicia social4
Con referencia al Guarnerius que sale ileso del supuesto percance automovilístico, vale la pena recordar que es devuelto de manera anónima a la viuda del violinista Hermilo Novelo y que alrededor del asunto se cava una zanja de silencios e incredulidades Es la misma zanja que desgarra al país a lo largo y a lo ancho de su ensangrentado territorio En ella reposan lo restos de cientos de cadáveres cuyas muertes son arteramente atribuidas al destino y no a una voluntad humana que decreta su fin
Lamentablemente nuestro compatriota no fue un violinista del montón, al contrario, su dominio del violín deslumbra a esas fuerzas oscuras que el eminente criminólogo Quiroz Cuarón enfrenta desde su adolescencia con el asesinato de su propio padre Son las mismas que, en el ápice de su fama, pretenden cooptarlo para que identifique los restos de una supuesta sor Juana y que tratan de desacreditarlo por su comprensible renuencia… Son las mismas que allanan nuestra confianza en el ser humano Leamos al respecto la reflexión conclusiva de Julio Scherer García en su prólogo para la obra sobre los magnicidios de Quiroz Cuarón: ¿Hay solución? La hay, claro que sí, pero tiene el valor de un sueño

1 Viene a cuento el siguiente episodio: Contratado como maestro de la protegida de un noble veneciano, Stradella (1639-1682) y su alumna se enamoran debiendo escapar de la cólera del despechado Huyen a Roma perseguidos por sicarios Éstos planean ultimar a la pareja al término de un concierto con obras de la propia víctima Para fortuna de los amantes, los sicarios asisten al concierto y la emoción que la música les despierta los hace desistir de su cometido Stradella vuelve a huir con destino a Génova, en donde otro matón a sueldo logra abatirlo Se recomienda la escucha del oratorio San Juan Bautista; presumiblemente es la obra que motiva la clemencia de los sicarios
2 Se aconseja la audición de la Sonata en re mayor para violín op 9 No 3 de J M Leclair (1697-1764)
3 Buscando aquello que pudiera sonar como la música más escalofriante jamás compuesta, Hollywood emplea sus Fünf stücke für orchester para segmentos de la banda sonora de El exorcista
4 Se recomienda la escucha de su Manifiesto

Comentarios

Load More