De Mario Casasús

Señor director:
En el reportaje Indolencia legal, escrito por Santiago Igartúa –corresponsal de Proceso en Argentina–, hubo un pequeño lapsus que no sería justo atribuir al entrevistado Matías López
De acuerdo con el texto, Matías López “precisa: ‘En Argentina hay muchos militares prófugos (44, según el Archivo Nacional de la Memoria) y se siguen presentando casos como el de Julio Cobos, quien era testigo en una causa contra represores en La Plata y fue desaparecido en 2006’”
Me parece que el periodista Santiago Igartúa quiso escribir: “Jorge Julio López” (desaparecido desde el 18 de septiembre de 2006, día en que tenía que presentarse a declarar en el juicio contra el represor Miguel Etchecolatz)

El aludido “Julio Cobos” es el vicepresidente de Argentina, y Proceso informó puntualmente que Julio Cobos votó en contra del proyecto oficial de retenciones móviles enviado por la presidenta Cristina Fernández, el pasado 17 de julio
El error es comprensible si se toma en cuenta que el entrevistado se apellida “López” como el desaparecido “Julio”, y que en Argentina cuando se hablaba –en el mes de “julio”– de un cabo suelto, era en referencia al mediático “Julio Cobos”
Atentamente
Mario Casasús
Periodista de El Clarín de Chile
(Proceso 1605 publicó todos los antecedentes legales e históricos de El Clarín chileno en una extraordinaria entrevista de su corresponsal Francisco Marín a Víctor Pey)
Nota de la Redacción
En efecto, el nombre del testigo desaparecido en 2006 es Jorge Julio López y no Julio Cobos, como erróneamente se anotó en el texto Agradecemos al señor Casasús la corrección del dato

Comentarios