Cual polen que se esparce…

En el Victoria and Albert Museum de Londres se resguarda uno de los instrumentos de tecla más antiguos de que se tiene noticia Sobre su panel frontal está escrito un lema latino que reza: Intentad arrastrarlo con una suave modulación de la voz sin que importe lo que contienen aire, cielo, tierra y mar1 Al calce de éste, se lee Roma, 1521
Fosilizado en su cadena evolutiva, el ejemplar en exhibición es una suerte de gravicembalo2 que, simplificada en extremo su genealogía, resulta heredero del salterio medieval y ancestro directo del fortepiano3 Una vez que se aprecie en detalle su manufactura, valdrá la pena escuchar las destempladas armonías que emite, pues derivan de la incierta afinación que prevalecía en su época Percibir su destemplanza facilitará la incursión hacia otros espacios temporales…
Ingresamos así por la puerta del Medio Día a la residencia imperial en la que el supremo Wanli acepta, después de cinco años de súplicas, la visita del misionero Matteo Ricci, quien trae consigo un gravicembalo casi idéntico al que acaba de citarse Acorde con la experiencia del jesuita, el instrumento ha de fungir como una herramienta indispensable para la evangelización de los idólatras amarillos El hombre de fe sabe que a través de la música se doblega la razón y se reconduce a los espíritus extraviados hacía el verdadero redil de Dios
El encuentro al que asistimos tiene lugar en enero de 1601 y queda registrado por la historia como la entrada oficial de un artefacto sonoro europeo en el corazón del imperio chino, amén de ser la fecha en que se franquea el ingreso a un extranjero, por vez primera, a la Ciudad Prohibida La rauca sonoridad del gravi-cembalo no suscita emoción alguna en el mandatario como tampoco en su corte de eunucos, ya que les recuerda el timbre de su milenario Guqin4, el cual sí cumple con el cometido de enaltecer espíritus y educar el alma de los hombres El mueble que tienen enfrente es un remedo de dudosa legitimidad que encajona los sonidos Acaso los mapas dibujados por el jesuita despiertan cierto interés en el monarca, puesto que en ellos se configura a China como parte de un mundo que es más extenso de lo que hasta ahora se había supuesto Dada su inutilidad, el subrepticio regalo del misionero termina por arrumbarse
Cabe decir que otro miembro de la dinastía, llamado Zhu Zhaiyu, acaba de publicar su teoría sobre la conformación de la octava musical en 12 semitonos equidistantes, teoría en la que los europeos llevan lustros trabajando pero no acaban aún de ponerse de acuerdo5 Por una afortunada coincidencia, el gravicembalo es el sujeto idóneo para poner en práctica las especulaciones del príncipe Zhaiyu…
Muertos Ricci y Wanli, la evangelización continúa con paso firme por senderos alejados del control imperial y, más adelante, del veto comunista (La República Popular cuenta hoy con 8 millones de católicos) En el monumento fúnebre erigido para el jesuita en Beijing, se hace patente el agradecimiento que la sociedad china le reserva por haber interpuesto sus dotes de matemático y cartógrafo al servicio del entendimiento entre Oriente y Occidente
Han de transcurrir cuatro décadas para que la semilla arrastrada desde Italia por la Compañía de Jesús abandone su letargo y logre dar un brote El nuevo emperador ha de poseer arrojo para admitir que los raquíticos sonidos del desdeñado gravicembalo resuenen bajo los techos de Palacio sin que esto contamine a las sonoridades de sus fabulosos instrumentos musicales6 Gracias a la música que producen, el soberano en turno puede dictaminar el grado de atraso o evolución de los pueblos que están bajo su dominio y el de aquellos que intentan trasponer la muralla; de hecho, una de las principales obligaciones de cada emperador, al iniciarse una nueva dinastía, consiste en establecer las reglas que habrán de guiar la tradición musical a lo largo de su mandato El libro de los destinos o Li chi advierte:
“La música de una nación bien gobernada aporta sosiego y regocijo, aquella de un Estado en confusión transmite resentimiento, y la de un país que agoniza es atroz y funesta”
La soberbia o un sino trágico no detectado a tiempo incita al novel emperador Chongzhen a desempolvar el gravicembalo Tal audacia, entre más necedades y caprichos, habrá de costarle la vida No sólo privilegia la ejecución del innoble instrumento al lado de otros que hace traer por mar, sino que emperifolla a sus eunucos con pelucas estilo Luis XIII para que asemejen a una orquesta en el sentido más occidental del término Con esos conciertos desoye los aires de revuelta y acalla los peligros de invasión que rondan al “inexpugnable” palacio Antes de ahorcarse en la Colina del Carbón, Chongzhen exige a sus herederos que se suiciden junto con él A la hija que se niega le cercena un brazo La Ciudad Prohibida es tomada por manchúes, y con ella, al son de melodías atroces, fenece la dinastía Ming…
A zarpazos, la memoria auditiva muda su piel: al son de cantos funestos desaparece la dinastía Quing; en medio de armonías confusas se desploma el comunismo; a través de himnos que buscan el regocijo es parida la nueva república, mientras la inmanencia del gravicembalo hace hendiduras en la corteza del tiempo y vuelve materia al fermento de sus mutaciones…
El prodigio que vaticinan los XXIX Juegos Olímpicos de la era moderna ahonda la expectación planetaria Cual polen que fecunda, dos músicos, heraldos de la conquista china sobre el arte sonoro de Occidente, se sientan en un robusto taburete al centro del estadio Nido de Pájaro Cuales brotes germinales, los pianistas Lang Lang7 y una infanta que hace lo propio ejecutan la partitura La música reverbera en los confines de la otrora Ciudad Prohibida derrumbando prejuicios y desvelando misterios Con la suave modulación de sus voces, el suntuoso piano de cola, descendiente de aquel gravicembalo destemplado, arrastra a sus oyentes hacia un remolino que, sin importar si contiene aire, cielo, tierra y mar, ha de incrustarse en los goznes de la historia Beijing, 2008 l
1 Aspicite ut trahitur suavi modulamine vocis quicquid habent aer sidere terra fretum, en la cita original
2 Instrumento de tecla emparentado con el clavecín
3 Precursor del piano que fue concebido en 1700 por Cristofori
4 Especie de cítara de siete cuerdas con más de 3 mil años de edad
5 A este respecto se suman las aportaciones del español Ramos de Pareja en el siglo XV, de los italianos Zarlino y Galilei en el XVI y del francés Mersenne en el XVII, que desembocan en la realización práctica conseguida hasta el 1722 por Johann Sebastian Bach con su monumental Das Wohltemperierte Clavier
6 Se recomienda la visita de la exposición de Instrumentos musicales chinos que se presenta hasta el 30 de septiembre en el Conservatorio Nacional de Música
7 Se sugiere la escucha de las interpretaciones del joven virtuoso chino, tanto en el repertorio occidental, como en el de la tradición musical china

Comentarios

Load More