Retiene su imperio

Atrás quedó la aspiración de Carlos Briseño Torres de terminar con el poder de Raúl Padilla López en la Universidad de Guadalajara Defenestrado como rector, prácticamente ha desaparecido de la escena pública con sus seguidores, mientras que el exrector Raúl Padilla se consolida como el mandamás de la universidad Por la forma en que actúa y por las redes que ha tejido en el seno de esta institución, el suyo es todo un imperio
Raúl Padilla López, máximo dirigente de la Universidad de Guadalajara (UdeG) desde hace dos décadas, creció y se consolidó políticamente bajo el amparo de los hermanos Carlos y Álvaro Ramírez Ladewig
El primero, líder nato de la Federación de Estudiantes de Guadalajara (FEG)-Universidad, incluso fue amigo de su padre, Raúl Padilla Gutiérrez Ambos murieron de manera trágica en la plenitud de sus vidas
En los setenta Carlos pidió a los dirigentes fegistas que cuidaran al cachorro Raúl y así lo hicieron Cuando el legendario padrino fue asesinado en 1975 en una de las céntricas calles de Guadalajara, se le abrieron las puertas a Padilla López En 1977, por ejemplo, fue impuesto como presidente de la FEG, organización que durante más de un cuarto de siglo se vistió de una leyenda negra ganada a pulso: la represión a los estudiantes que simpatizaban con el movimiento de 1968
La brutal respuesta de los fegistas a la disidencia del Frente Estudiantil Revolucionario (FER) –que provocó innumerables muertes en ambos bandos y llevó a la clandestinidad a cientos de estudiantes del frente que engrosaron luego las filas de la Liga Comunista 23 de Septiembre– son dos ejemplos que lo confirman
Desde sus tiempos estudiantiles, Padilla López mostró su proclividad al poder Cuando el gobernador Flavio Romero de Velasco (1977-1983) intentó realizar una campaña de despistolización en el estado y en la UdeG, Raúl se rebeló e impuso sus reglas entre los estudiantes
Un hecho pinta de cuerpo entero a Raúl Padilla: el rompimiento de una huelga de alumnos de la Escuela de Música que exigían la destitución del director Hermilio Hernández en 1977 Los inconformes argüían que no contaban con materiales para estudiar, pero como no habían informado de su movimiento al líder de la FEG, éste les dijo que no aceptaría presiones y mandó quitar las mantas rojinegras
Más tarde Padilla López saltó a la dirección del Departamento de Intercambio y Superación Académica Ahí empezó a controlar un espacio fundamental de las universidades: la investigación científica que apenas iniciaba en la UdeG, así como el presupuesto de esa institución En 1984 se dio el lujo de llamar a su oficina al propio Enrique Alfaro Anguiano, al que sucedería el 1 de abril de 1989
En las votaciones de aquel año el grupo FEG-Universidad estaba dividido Pero Raúl mostró sus dotes políticas al participar en el grupo directo de Álvaro Ramírez, hermano del líder asesinado Ganó el apoyo interesado de más jóvenes y anuló a los viejos fegistas, quienes reclamaban mayor poder
Padilla López fue el tercer rector que brincó de la presidencia de la FEG a rectoría El día de su toma de posesión como dirigente de la universidad, mandó decir a la comunidad estudiantil y académica que de ahí en adelante sólo mandaría él Los fegistas se reacomodaron y empezó la disputa por el poder más espectacular que ha vivido la UdeG en las últimas dos décadas
Ya como rector, Padilla López enfrentó demandas penales de sus detractores, encabezados por la gente cercana a Álvaro Ramírez Ladewig Siempre recibió el apoyo del gobernador Guillermo Cosío Vidaurri y del propio presidente Carlos Salinas de Gortari Luego realizó rápidas jugadas en el tablero para controlar por mayoría el Consejo General Universitario (CGU) desde donde borró a sus adversarios
Así logró que durante su gestión la UdeG creciera de manera inusitada: estableció la red universitaria, impulsó una reforma académica, reformó la Ley Orgánica, rehizo las coordenadas ideológicas de la institución; incluso se acercó al cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo y limó asperezas con Los Tecos de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG) Desde entonces hace y deshace a su antojo en la UdeG e impone a los rectores Lo hizo, por ejemplo, con su sucesor inmediato, Víctor González Romero, luego con su hermano José Trinidad Padilla López quien, como Raúl, también fue presidente de la FEG; siguió con Carlos Briseño Torres, y con el sustituto de éste: Marco Antonio Cortés Guardado
Promotor cultural
Montado en la Feria Internacional del Libro (FIL) que fundó y dirige desde 1986, antes incluso de ser rector, Raúl Padilla se acercó a intelectuales, escritores y periodistas destacados; a algunos les ofreció espacios para la investigación, cátedras y premios Todo a costa de la UdeG Mientras, la institución comenzó a enfrentar la falta de espacios para alumnos de nuevo ingreso
Los seguidores de Padilla López lo consideran el modernizador de la UdeG; él contribuyó, dicen, a la creación de los centros universitarios temáticos y regionales en las principales ciudades del estado Pero lo admiran sobre todo por ser “un gran promotor cultural”
Incluso enumeran sus logros: la FIL, que este año llega a su vigésima segunda edición; la muestra Internacional de Cine, la Cátedra Julio Cortázar que fundaron Gabriel García Márquez y Carlos Fuentes; la creación del Teatro Diana y del Centro Cultural Universitario (CCU), actualmente en construcción
Los organismos que maneja el exrector le han permitido viajar alrededor del mundo –tan sólo en los últimos tres años, por ejemplo, realizó 300 viajes internacionales– y nunca han sido auditados Sus críticos insisten en que la Auditoría Superior de la Federación y la de Jalisco auditen las cuentas de la UdeG, así como las entidades que maneja Padilla López, en particular el Auditorio Telmex
La UdeG no ha sido auditada en los últimos años En el 2000 hubo una revisión y a pesar de que se detectaron varias irregularidades nunca se hizo nada contra la institución El mismo Carlos Briseño, entonces aliado de Raúl, salió en defensa de la universidad y puso como escudo la autonomía universitaria Sólo cuando su enfrentamiento con el dueño del imperio universitario, Briseño solicitó formalmente se auditara a la UdeG
El punto de quiebre de Briseño con Padilla no fue tanto su cercanía con el gobernador Emilio González Márquez, quien lo abandonó a su suerte, sino la reasignación de las partidas presupuestales (8 mil millones de pesos para este año)
Mientras que Briseño se inclinaba por que se destinaran más recursos a la educación media y superior para disminuir el número de rechazados –que en este ciclo fueron 46 mil 206 aspirantes, el 535% del total de éstos–, el CGU se pronunció por darle más recursos a los centros universitarios como el de Ciencias Sociales y Humanidades, el de Económico Administrativas y el de Arquitectura, Arte y Diseño, todos controlados por padillistas
El grupo y sus aliados
El grupo que dirige el exrector Padilla lo conforman, entre otros, aparte de su hermano Trino, los doctores Leobardo Alcalá Padilla, su primo hermano de Raúl y regidor por el PRI en el ayuntamiento tapatío; Samuel Romero Valle, diputado local perredista por segunda ocasión; Raúl Vargas, presidente estatal del PRD; Tonatiuh Bravo Padilla, también diputado federal perredista por segunda ocasión, y el nuevo rector, Marco Antonio Cortés Guardado
Pero el poder de Raúl Padilla no se circunscribe sólo a la UdeG, sino también a los partidos políticos Desde hace más de 15 años, por ejemplo, tiene copado al PRD Ligado a la corriente de Los Chuchos es él quien decide a los candidatos a los puestos de elección que van desde regidores hasta diputados locales y federales Él mismo fue legislador en el Congreso del estado en la segunda parte del sexenio de Alberto Cárdenas Jiménez (1995-2001) Durante su gestión como legislador se opuso a la firma de un préstamo blando de empresarios japoneses al gobierno estatal para la construcción de plantas de tratamiento Las obras no se han realizado hasta la fecha
Así mismo, Padilla López tiene sus alfiles en otros partidos En el PRI tiene injerencia en el nombramiento de dirigentes y candidatos a los puestos de elección popular y a él le responden regidores y diputados, locales y federales También ha penetrado al PAN
Distante en su momento de Francisco Ramírez Acuña, exgobernador y exsecretario de Gobernación, ahora ambos van de la mano El antiguo secretario particular de Ramírez Acuña, Jorge Salinas Osornio, líder de la bancada panista en el Congreso local, entró rápido al quite en la presente pugna udegeísta: denostó a Briseño para favorecer a Raúl y fue el primero en el Congreso en votar a favor del nuevo rector padillista
El 26 de agosto pasado, Briseño Torres declaró que estuvo equivocado los 20 años que estuvo al lado de Padilla: “Me he dado cuenta del daño enorme que Raúl Padilla López le ha hecho a la UdeG al desviar a la institución de sus nobles propósitos () He tomado la determinación de no reconocer liderazgo político en particular el de Raúl Padilla Estos 20 años están llegando a su fin; la universidad vuelve a todos los jaliscienses (…) Antes, Raúl disponía y todos acatábamos, incluyendo al de la voz” Y añadió que los años de su rectorado “no serán para consolidar un nuevo cacicazgo, sino para recuperar la institución”
Y momentos antes de su defenestración como rector, Briseño aseguró que denunciaría por la vía penal al doctor Luis Carlos Rodríguez Sancho y a quienes hicieron negocio con los trasplantes de órganos en el Hospital Civil, así como contra quienes propiciaron la pérdida de una multimillonaria herencia en dólares que debieron parar en los fondos de esta institución de beneficencia pública En ambos casos se involucra al doctor Leobardo Alcalá Padilla, primo del exrector y hombre fuerte de la UdeG
Briseño desdeñó el poder de Raúl y le falló el cálculo cuando, ese 26 de agosto, sin medir las consecuencias, dijo: “No hay, ni habrá ningún poder político ni liderazgo fáctico por encima de la institución (la UdeG)”
Defenestrado su rival, Padilla López declaró que el de Briseño fue un “montaje escenográfico” al que él es ajeno “El CGU estuvo en su derecho, creo que existieron muchos motivos para que procediera (la destitución de Briseño) de esa manera”, dijo el mandamás de la UdeG
El jefe del Grupo Universidad destacó también que se mantiene al frente del Corporativo de Empresas Universitarias y del Fideicomiso del Centro Cultural Universitario, pues nunca se le notificó la presunta remoción hecha por Carlos Briseño en sus últimos días de su rectorado

Comentarios

Load More