Foro de Música Nueva: 30 años

Bajo la dirección artística del compositor Javier Álvarez, el Foro Internacional de Música Nueva Manuel Enríquez abrió sus puertas para dar espacio principalmente a trabajos de compositores coterráneos de las más recientes generaciones
Así mismo, se estableció como cierto eje de programación la participación de Stephen Montague (Estados Unidos, 1943) y de José Manuel López López (España, 1954) como invitados especiales al incluir no una sino varias de sus obras
Tal vez no sea mala idea tal mecánica, sobre todo si en dicha modalidad son también invitados compositores mexicanos en la próximas ediciones del evento, o quizá, por ejemplo, uno mexicano y uno extranjero cada año
De igual forma, se vuelve importante reflexionar respecto del público al que va dirigido el foro, ya que en contraste con las primeras versiones y con varios de los conciertos posteriores, la asistencia en esta ocasión ha sido más bien escasa, al menos en los conciertos a los que asistió este redactor

Sin duda se hace necesario abatir tal fenómeno con estrategias avanzadas de difusión, pues con frecuencia la poca concurrencia está integrada sólo por algunos estudiantes de música, poco porcentaje de público en general y aún menor presencia de los actores de nuestro arte del sonido y el silencio
Stephen Montague es uno de los compositores contemporáneos que sabe que la música de concierto no tiene que estar revestida necesariamente de solemnidad, misma que puede ser incluso contraproducente en la intención expresiva y en el posible impacto –tanto dramático como estético– en el escucha
La sesión inaugural del Foro XXX comprendió un pequeño concierto con una sola obra, Horn Concerto, en la que Montague, justamente, desacraliza, evita y volatiliza la noción acartonada y formal que suele hacer de la música de concierto un acto solemne
Comisionada por la International Society of Contemporary Music para los World Music Days de 1998 en Manchester, Horn Concerto se presentó originalmente para una dotación de taxis y dos camiones (uno de pasajeros, otro de basura)
En esta ocasión, el “ensamble” estuvo integrado por varios automóviles con dos “intérpretes” integrantes de la Orquesta Filarmónica de la Secretaría de Marina-Armada de México: el solista Mario Iván Martínez en las cornetas de bicicleta, y el director (el propio Montague)
Aprovechando varios de los recursos sonoros y visuales de los coches, el compositor logra un lúdico contraste entre la seriedad –formal y musical– acostumbrada y las posibilidades de juego delatando, en el fondo, profundos cuestionamientos al arte musical de nuestros días, tal como en México lo ha venido haciendo, en danza, el coreógrafo Gregorio Fritz
Otros compositores como Hebert Vázquez (Uruguay, 1963) aportan obras atractivas, de muy buena factura (Pedacería fantástica, 2004); Gonzalo Macías (México, 1958) encuentra su camino en la condensación y compactación de materiales (Hoquetus, 2004); y el español José Manuel López López ratifica su postura teórica arrojando resultados portentosos (Trío no 2, 2004) En tanto las voces jóvenes coterráneas patentizan inquietud y conciencia de una necesidad por expandir el actual universo sonoro desde soportes teóricos y/o experimentales, como Manuel Rocha (1963), Rodrigo Sigal (1971), Alejandro Romero (1970) y Felipe Noriega (1982)
Los intérpretes, por su parte, ratifican también su postura y calidad: Pablo Gómez y Juan Carlos Laguna, guitarras; Omar Hernández-Hidalgo, viola; Krisztina Deli, piano, etcétera
Con una interesante cantidad de obras derivadas de comisiones y becas, al foro sólo le hicieron falta notas de las obras en el programa de mano, necesaria referencia para un buen sector del público asistente l

Comentarios