Dance on Camera 2008 (1)

NUEVA YORK – Olga Spessivtzeva (1895-1981) era una maravillosa bailarina rusa, pareja del legendario Vaslav Nijinsky y prospecto a ser una gran estrella, hasta que un día durante la representación de la escena de la locura de Giselle, en el ballet del mismo nombre, perdió la razón
Se trata del documental británico Sleeping ballerina (Bailarina durmiente) de Ludovic Kennedy, que se presentó dentro del festival Dance on Camera celebrado en el Lincoln Center de esta ciudad del 1 al 12 de enero
Considerado como uno de los más importantes festivales en su género, el evento incluyó 14 programas divididos en diversas categorías y que incluían desde versiones restauradas de la danza en la Unión Soviética, videos experimentales con bailarines volando, un ciclo completo del cineasta Jaques Tati (1908-1982), cortos dancísticos de ficción, danza urbana y videos experimentales como Car-Men, de Jiri Kylian, y Shake Off, de Hans Beenhakker –realizada en una sola toma– con el espléndido bailarín Prince Credell Una buena parte de las películas se encontraba concursando para obtener la presea de la Sociedad Fílmica de Nueva York
Los rusos
“Celebrando el Ballet Ruso” fue uno de los programas más sorpresivos e interesantes Sólo la misteriosa historia de Olga Spessitzeva, que perdió la razón como Giselle dentro de la compañía Diaghilev y permaneció 22 años en un hospital siquiátrica, es una joya
Según el documental en blanco y negro hecho en 1959 por insistencia de Antón Dolin, Olga tuvo una crisis nerviosa que le llevó a vivir los múltiples personajes de los ballets que había bailado Ignorantes de ello, muchos de los médicos que la trataron no entendían ni lo que hacía ni lo que decía Un día era Odette y otro Odile –personajes opuestos que representan una misma bailarina en El lago de los cisnes– Otro era la princesa Aurora para convertirse después en una lánguida sílfide
Y de repente, como sucede en los cuentos de hadas, un día despertó y era de nuevo ella misma, serena y tranquila Se le dio de alta y se fue a vivir a la fundación Tolstoi, donde permaneció hasta su muerte El brillante documental fue obtenido gracias a la División de Danza Jerome Robbins de la sección de Artes Escénicas de la Biblioteca Pública de Nueva York
En ese mismo programa se exhibió también el documental Happy to be so (Feliz de serlo), de la cineasta soviética Yelena Demikovsky Una sobresaliente producción que muestra la historia de la pareja de bailarines Oleg Briansky y su esposa Mireille Briane
Briansky fue considerado en 1952 por Ballet Magazine como “el más talentoso bailarín del mundo” Buen mozo, alto, tuvo que dar por terminada su corta carrera debido a la temprana aparición de una artritis que le atacó una rodilla de forma aguda Briane fue primera bailarina de múltiples compañías europeas y se perfilaba como gran estrella
En el documental de Demikovsky pueden apreciarse fragmentos del bailarín de figura espectacular girando y saltando prodigiosamente Se le ve rodeado de la crema y nata de la aristocracia inglesa, francesa y neoyorquina También se observa a la pareja en su etapa de enamoramiento padeciendo de los celos del padre de ella
Al enfermarse, Briansky lo perdió todo, contratos, oportunidades, y se mudó junto con su esposa a Nueva York y fundó el Briansky Saratoga Ballet, donde enseña hasta el día de hoy Sonriente y a veces sumamente triste, Briansky aparece a cuadro como un hombre decidido a salir adelante contra viento y marea
Parecería que su historia es una tragedia, pero no El filme es narrado por la propia pareja de una forma sencilla, simpática e incluso optimista La suya es una elección de sobrevivencia, donde la vocación vence cualquier obstáculo Lejos de los estereotipos que se han creado sobre los grandes artistas de la danza y de gran profundidad emotiva, Happy to be so era uno de los documentales favoritos para ganar, pero no l

Comentarios

Load More