De bastones y batutas

“La música es un lenguaje que permite el orden político”: J J Rousseau
¡Que enmudezcan escépticos e inconformes! El concierto ha sido todo un éxito En siete años nadie había logrado subvertir las partituras con tantas artimañas como el director saliente ¿Por qué se quejan si los llenaron de desconciertos y lo único que hicieron fue aumentar su consumo de estupefacientes y alimentarse con más chatarra aún, amén de arrodillarse más horas frente a sus pantallas y de aturdirse mejor con los sonsonetes que llaman música? Ustedes lo eligieron ¡Apechuguen!
¡Que los vítores no se apaguen! El planeta está ávido de cacofonías y en plena coda1 ya no se admiten voces disidentes Concedámosle una ovación al bachiller que reprobó el curso básico de apreciación musical en su afamada Alma Mater Precisamente a él fue a quien subieron al pódium y a quien le entregaron la batuta para dirigir a la gran filarmónica de globalizados Recuérdese que el director de orquesta debe poseer las cualidades de un conductor de hombres2
Los postulantes para ocupar el cargo que quedará vacante harán lo propio sin alterar las políticas imperantes El ataque al terrorismo modulará a tonos más lejanos, las etnias inferiores enfrentarán más tropiezos para obtener audiciones y el acceso por la puerta trasera del teatro estará impedido por un muro, ahora sí, infranqueable ¡Enhorabuena! El presupuesto para la sobrevivencia de las orquestas regionales no se incrementará y el costo de la seguridad social habrá que pagarlo empeñando sangre ¡Es el sueño americano que todos velamos y por el que vale la pena arriesgar la vida!
Las cuerdas han acabado de afinarse y los timbales mitigan su percutir para que la duermevela precedente a la sucesión no perturbe el ánimo del jerarca supremo Regresará a su rancho con laureles en la sien Las críticas jamás lo indispusieron El protocolo de Kyoto fue una mala broma que quisieron jugarle los pesimistas Gracias a su recobrada sobriedad entendió el aumento geométrico en los índices de violencia ciudadana como un fenómeno inevitable de la lucha por la libertad y el progreso Ni siquiera tuvo que construir bibliotecas, bastó con que ordenara el saqueo de todas las que estuvieron a su alcance Los asesinatos escolares fueron patrañas urdidas por sus detractores quienes envidian su popularidad Wall Street mantendrá sus niveles de excelencia aunque se le vengan encima, con el estruendo de mil clusters3 sinfónicos, otro par de torres Las televisoras seguirán clamando por la transmisión de más estulticias La producción industrial alcanzó cifras inmejorables: no quedó ningún hogar sin automóviles y sin el centenar de electrodomésticos prescindibles La catequesis llevada a cabo por los medios de comunicación fue toda una proeza: el mayor bien al que se debe aspirar es el confort aunado al libre albedrío para comprar todo lo apetecible ¡Para eso están los créditos!
A propósito, las fábricas de armamento en alianza con la milicia quisieran cooperar para la erección de un mausoleo en reconocimiento por su decidida labor en pro de la democracia Los aplausos no quieren extinguirse Ni Houdini hubiera logrado evadir con tanta maestría los juicios de aquellos seres que todavía razonan Ni siquiera Mozart habría orquestado con tanta velocidad los coros que su gabinete le entonó al Dios que lo instó a liberar al mundo de los tiranos Los barriles de petróleo recibidos en forma de ofrenda son una compensación elemental por su amor a las causas justas Su congreso se convenció finalmente de la inoperancia de la educación musical en las escuelas públicas y aprobó los recortes para el fomento a las artes ¡Bravo! ¡Se impone un bis!
¿Por qué obstinarse en la implantación de algo accesorio que tiene la desventaja de propiciar que los que lo estudian aprendan a escuchar a los demás y a integrar su propia voz en un discurso comunitario? ¿Para qué invertir en el bienestar espiritual de los lacayos si para eso se encargan los casinos y la majestuosa industria del entretenimiento?
Preguntémosle al viento ¿Será fortuito que la sabiduría griega haya postulado que a través del arte sonoro la criatura humana podía imitar el orden del Universo dentro de su propio microcosmos? ¿Será una mera casualidad que se haya sepultado el ideal educativo del quadrivium en donde a la música se la consideraba como uno de los cuatro caminos merced al cual el individuo podía alcanzar la templanza y el dominio de sí mismo? ¿Será una necedad extraída de un comic que se haya hablado de la ciencia musical como un vehículo idóneo para moderar las pasiones, para fomentar la integración de los hemisferios cerebrales y para la regulación del tiempo interno?
Excelentísimo Don Jorge, no tenga pendiente, en la margen incómoda del río Bravo hemos hecho la tarea con diligencia y estamos dispuestos a conciliar con sus herencias Nuestro patrimonio sigue aún en venta y al precio que a su señoría le parezca adecuado By the way, si quisiera llevarse algún edificio del siglo XVIII, le sugerimos lo aparte con celeridad antes que las piquetas lo borren del mapa; aquí no es más que un cúmulo de piedras Nuestros agricultores arden de impaciencia por aquilatar las bondades de sus hortalizas
Su homólogo empuña también una batuta de dudosa legitimidad y ya tiene los garrotes frente al atril; nada más esperan una anacruza4 para entrar en funciones En los estrados de nuestras orquestas también contamos con simuladores profesionales cuya metodología de trabajo ha mejorado mucho Buenas nuevas: le informamos que, a últimas fechas, la Filarmónica de la Ciudad de México fue requerida para acompañar a un cantante salido de un reality show por la sola ganancia que eso entraña Y, por supuesto, para estar en sintonía con sus disposiciones, hemos desterrado de nuestras aulas las clases de música y estamos listos para clausurar cualquier manifestación artística que no deje a los auditorios suficientemente embrutecidos Son una verdadera fuente de riqueza
Olvidamos felicitarlo por su empeño en aras de la eficiente implantación del idioma que usted masculla: hasta en las rancherías más miserables de nuestro territorio telcel se margina cada vez más la lengua y nuestros propios indocumentados ya pronuncian mejor el sacrosanto o’kay ¡Muchas Gracias! Tlazohcamati 5 decían en su antigua palabra muchos de ellos Despreocúpese, no pensamos cobrar por la visa para que nos haga el favor de venir a supervisarnos
Pero antes de que cierre su changarro, permítaseme que le relate una historia Le quedan por delante 10 meses de mandato para tratar de entenderla Si no hubiera destripado aquel curso denominado Music 0-10 de nuestra benemérita Yale University a lo mejor sabría de qué se trata: En los salones versallescos deambuló durante varios lustros una suerte de gangster que cautivó a la corte con sus melodías6 y a quien le fue concedido todo el poder que le vino en gana El personaje sabía de triquiñuelas Echó a andar su propia orquesta en la que participaban los mejores virtuosos del reino Extrañamente no empleaba una batuta, sino un bastón puntiagudo con el que golpeaba el piso para que sus oprimidos llevaran el compás Su problema era que a menudo se excedía en las maneras y que no tenía empacho en exigirle al orbe que danzara al son de su música Hasta que los alardes de grandeza hicieron crisis y sacudió con tanta violencia el bastón de mando que se perforó un pie por descuido; aunque sus médicos lo fueron cortando pedazo por pedazo, la gangrena terminaría por envenenarle la gloria, la sangre y el futuro… l
1 Parte conclusiva de una obra musical
2 Lavignac, Encyclopedie de la musique (p 2133)
3 Acordes que generan una disonancia
4 Gesto que antecede el inicio de una melodía
5 Gracias, en náhuatl
6 Se recomienda la audición del Te Deum LWV55 Obra en cuya ejecución ocurrió el percance mortal del citado Jean-Baptiste Lully (1632-1687)
*Musicólogo, violinista egresado de la Universidad de Yale, profesor del Conservatorio Nacional Con ésta, inicia una colaboración periódica en estas páginas

Comentarios

Load More