Vivir el infierno…

Con una medalla de bronce escamoteada en los pasados Juegos Panamericanos de Río de Janeiro, la gimnasta mexicana Marisela Arizmendi asegura que ha sido víctima de injusticias por parte del presidente de la Federación Mexicana de Gimnasia, Alejandro Peniche, del entrenador Antonio Martínez Barraza, así como de varios empleados del organismo, quienes la han marginado de competencias nacionales e internacionales Para la atleta, la sola remoción de Peniche no haría la diferencia “Él no es la raíz del problema… Hay que hacer una reforma que elimine todo para empezar de cero”
Las caídas más dolorosas de la gimnasta mexicana Marisela Arizmendi Torres no las ha sufrido en entrenamientos o en competencias Sus batallas más duras, sostiene, las ha librado fuera de los gimnasios y no en contra de rivales deportivos
Con 24 años de edad y 21 de practicar este deporte, por primera vez la atleta denuncia las injusticias que en su contra han cometido el presidente de la Federación Mexicana de Gimnasia (FMG), Alejandro Peniche, el entrenador nacional Antonio Martínez Barraza, así como otros empleados del organismo, quienes, dice a Proceso, se las han ingeniado para marginarla de competencias nacionales e internacionales
Arizmendi se siente relegada y despojada de su derecho a representar a México Ello le ha significado dejar de obtener beneficios económicos como becas y premios, y, lo peor, ser identificada como la gimnasta cuya inscripción irregular en los pasados Juegos Panamericanos de Río de Janeiro se tradujo en que el equipo nacional perdiera una histórica medalla de bronce
“Ya no puedo estar peor, y es hora de que alguien hable de lo que pasa Es hora de que alguien volteé a ver y siento que es mi deber decirlo He sido víctima de muchas injusticias y no he dicho nada en espera de que todo se resuelva, pero veo que no es así; ya no tengo por qué quedarme callada Es hora de que la gente sepa qué ocurre”, dice en entrevista
Esta deportista apareció en el mapa de la gimnasia mexicana en julio de este año Dos días después de que junto con sus compañeras Elsa García, Yeny Ibarra, Yesenia Estrada, Marisela Cantú y Erika García, conquistaron el tercer sitio por equipos en la gimnasia artística, el Comité Ejecutivo de la Organización Deportiva Panamericana (Odepa) anunció que México perdería la medalla porque descubrió que la inscripción de Arizmendi era irregular, pues fue registrada como “personal técnico” y no como atleta
Debido a esa falta administrativa, el titular de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), Carlos Hermosillo, declaró que no toleraría que la incapacidad de ningún federativo afectara a los atletas mexicanos y al deporte
Ante la imposibilidad de remover de su cargo a Alejandro Peniche Franco, porque sólo la asamblea de la FMG puede destituirlo, la Conade encontró otra manera de sancionarlo: interpuso una demanda civil y penal en su contra el pasado 30 de octubre por los posibles delitos de peculado, fraude y abuso de confianza
Sin embargo, Arizmendi considera que la salida de Peniche no resolverá los problemas que aquejan a la gimnasia, pues éstos no sólo son originados por el presidente de la FMG
“El hecho de que Alejandro se vaya no resuelve nada Como en todo organismo, el culpable debe ser siempre el líder, pero eso no quiere decir que removerlo signifique un cambio Que lo quiten y dejen todo lo demás igual no va a hacer la diferencia Hay que hacer una reforma que elimine todo para empezar de cero Él es la cabeza, pero hay técnicos por rama y por especialidad, y ellos también toman decisiones Él no es la raíz del problema”
Sostiene que en la gimnasia hay “demasiados intereses” Explica: “Los tienen los entrenadores y los técnicos porque son los que dan los sí o los no definitivos antes de pasárselos al presidente Algunos entrenadores son más favorecidos que otros Cada entrenador quiere llevar a sus atletas a las competencias, sin importar que haya otros que tengan más nivel
“Me gustaría ponerle nombre a cada cosa que pasa, pero no me quiero meter en conflictos con gente que tiene poder, porque no puedo pelear contra ellos Si hablo más me la van a cobrar; de por sí ya me he arriesgado De la federación y el propio Alejandro me han hablado para pedirme que por favor no les diga nada a los medios, pero yo no voy a quedar como la mala Yo no tuve nada que ver con lo de mi inscripción, y si no he hablado antes es porque he tenido paciencia”

Sin apoyo

El hecho de no recibir los estímulos económicos y las becas que corresponden a la medalla de bronce significó un impacto fuerte para la economía de Marisela, cuya carrera deportiva ha sido financiada por su familia
“Cuando estuve en Dallas entrenando tres años la dejé en la bancarrota Sólo del gimnasio se pagaban 500 dólares al mes, más toda mi manutención Mi madre es médico y su sueldo íntegro era para mí Mi hermana es chef y mi hermano contador; entre los tres me ayudaron”, narra la gimnasta, quien desde hace un año recibe 2 mil pesos mensuales por parte de la Conade
Hermosillo prometió que, a pesar de que les retiraron la medalla, la Conade les entregaría el premio correspondiente al tercer lugar Los atletas ganadores ya recibieron el dinero, pero el equipo de gimnasia no
El subdirector general de Calidad para el Deporte, Juan Manuel Rotter, le dijo a Arizmendi que sin la presea de por medio sería difícil cumplir con lo prometido Por ello, desde hace un mes la gimnasta pidió una cita con el responsable del deporte nacional, pero aún no la ha recibido
“He tenido problemas para encontrarlo He querido hablar con él para preguntarle qué pasó con el estímulo económico que nos prometió A todos los medallistas ya se los dieron y a nosotras no Hablé con Rotter y con los de becas, pero me dijeron que no hay manera de justificar la medalla y no pueden dar el dinero; no obstante, me aclaró que Hermosillo estaba tratando de sacar el dinero”
El encuentro con Hermosillo fue pactado para el pasado lunes 5, pero fue cancelado y agendado para el próximo martes Si por fin se realiza, Marisela Arizmendi le explicará a detalle por qué peleó para competir en Río de Janeiro
“Quiero decirle la realidad para que tenga una visión más objetiva de lo que ocurre en la gimnasia Que todos sepan lo que pasó, porque ahora me identifican ‘como la atleta que compitió siendo entrenadora’ Lo malo no sólo son las condiciones en las que fui, sino que yo había ganado mi lugar porque quedé cuarta en el selectivo, pero el entrenador nacional decidió quién iba y quién no Peniche se movió para llevarme y conseguirme la acreditación Las federaciones dan sus listas y el Comité Olímpico Mexicano otorga las acreditaciones”

Trato de segunda

Desde 1998 Arizmendi ha sido seleccionada nacional Está entre las seis mejores gimnastas del país, y asegura que es capaz de realizar ejercicios en las barras asimétricas que nadie más hace en México Por ejemplo, la salida doble extendida con giro, el Jagger extendido, el Schaposchnikova, el Pak salto y el giro saltado de gigante, entre otros No obstante, ha sido marginada de juegos centroamericanos, panamericanos y mundiales
“Soy una de las mejores gimnastas del país, pero desafortunadamente no he tenido la oportunidad de salir a muchas competencias para demostrar mi nivel Estuve tres años entrenando en Dallas al lado de Brenda Magaña y de otras atletas extranjeras importantes En Río estaba feliz porque sentía que mi esfuerzo por fin estaba rindiendo frutos, aunque sólo me dejaron competir porque dos de mis compañeras se lesionaron”
Comenta que se lastimó la rodilla en la competencia, por lo que tuvo que ser medicada y estar en terapia Sin haberse repuesto del todo, su entrenador, Antonio Martínez Barraza, le dijo que tenía que ir a correr Como se rehusó, comenzó a ignorarla
Asegura que ya de regreso en México y a pesar de que se había ganado su lugar en el selectivo, el entrenador nacional le advirtió que sólo si bajaba siete kilos la llevaría al Campeonato Mundial de Stuttgart, para el que faltaba poco más de un mes
“Para mí ese fue un ‘no vas a ir’ disfrazado Si acaso tenía dos kilos de más porque por el estrés que tuve comí en exceso, pero pedirme que bajara siete kilos en un mes atenta contra mi salud No sé si le caigo mal al entrenador, pero creo que eso sería irrelevante, porque cuando alguien te sirve para hacer el trabajo qué más da cómo te caiga Pienso que soy vulnerable por no contar con ese respaldo político de la que entonces era mi asociación El Distrito Federal no es potencia en gimnasia artística, entonces mi asociación no tiene poder”
–¿Por qué has sido marginada de esa manera?
–No sé Pienso que si haces las cosas bien se te va a reconocer, pero desgraciadamente a mí no me ha tocado Sigo con la esperanza de que ocurra porque he trabajado tanto que me lo merezco En 21 años he pasado por la coladera de las que sirven y las que no Me sigo sintiendo capaz de hacer los elementos que quiero y las rutinas de alto nivel He perdido la esperanza en múltiples ocasiones y me ha costado trabajo levantarme de esas caídas Sin embargo, tengo fe en que las personas pueden hacer las cosas de la manera correcta
“La medalla de bronce fue producto de nuestro talento, de los entrenadores, de que tuvimos campamentos y se dio todo para ganarla Pero he visto cómo hemos perdido a muchas gimnastas con talento que se cansan de estar peleando sus lugares, de que las saquen, de situaciones similares a las que yo he vivido; si hubiera justicia habría más gimnastas aportando más para México Me cuesta pensar en lo que tengo que pelear fuera del gimnasio”
–¿Te pueden decir que no tienes autoridad moral para quejarte porque nunca has ganado en una competencia importante?
–Y cómo le voy a hacer si nunca me han llevado a ninguna parte Otras han ganado porque, mínimo, fueron; yo no puedo competir sin el aval de la FMG Mi entrenador en Dallas, Igor Carvalho, se enojó porque no fui a Atenas En barras, la nota más alta de México la tenía Brenda Magaña con 93, y yo entrenando allá tenía 97, y si afinaba una salida que estaba practicando podía alcanzar hasta 99 En los demás aparatos tenía 98 y 97 Era la que tenía las notas de partida más altas, y ni siquiera me dejaron competir en el selectivo ni en el nacional Siempre se les pasaba inscribirme, no tenía dinero para ir a las competencias y me decían que no era su problema

Comentarios

Load More