Lidya Romero va por todo en la Academia de Danza

Castro, Merino, Bustabad, Alvarado, Martínez, Lebourges, Colás, Kirillova, Ibraimova integran la planta de maestros de prestigio internacional en que la nueva directora sustentará su proyecto con el que asegura realizar “una escuela insólita” En
conversación con Proceso, añade su propia for-mación, convicción y garra para conseguirlo
A
penas vestida con una diminuta tanga, un pequeño impermeable transparente y plataformas, la China, personaje inventado por ella, Lidya Romero recorría el foro con su incendiaria capacidad de mostrar a una mujer aguerrida, libertina y erótica capaz de poner al público al filo de sus butacas
Esa misma Lidya Romero es la nueva directora de la Academia de la Danza Mexicana (ADM) del INBA desde junio En entrevista, Romero alguna vez confesó (Proceso 1230) que ella quería ser la China: “Una mujer tremenda que es como un grito de guerra Tener un personaje así es como tener un salvoconducto para hacer lo que uno quiere, porque no soy yo, es ella”
Romero ha ocupado las posiciones institucionales de mayor estatus en la danza nacional: ha sido directora de Danza del INBA, jefa de Danza de la UNAM, presidenta del Colegio Nacional de Coreógrafos, además de creadora artística del Fonca (Fondo Nacional para la Cultura y las Artes)
En forma paralela, ha seguido con una exitosa carrera como bailarina y coreógrafa Cuando se le ve en el foro, nadie creería que tiene 50 años
Pero de las experiencias que le faltaban aún a la fundadora de los grupos Forion Ensamble y Cuerpo Mutable, estaba la de dirigir una escuela, y sobre todo una integrada por niños y adolescentes que pretenden convertirse en profesionales
Ahora a Proceso responde risueña Y asume el reto diciendo que la suya será una escuela insólita y que tratará de montar un fotomural de ella misma y que siempre habrá dardos para que los alumnos se los lancen con toda las ganas del mundo
Volver a la burocracia
–¿Qué sesgo piensa darle a la Academia de la Danza Mexicana?
–Quisiera que hubiera un conocimiento y una práctica de la danza más universal, encaminados a formar profesionales con criterio, voz y lenguaje propios Hay que actualizarse, tener un intercambio de técnicas y metodologías bajo una mirada incluyente que conecte los contenidos de las materias y planes de estudio en algo coherente, dinámico
“Hay que hacer énfasis en el sentido humano del proceso de la enseñanza-aprendizaje, que dignifica a los protagonistas involucrados, transformándolos en seres sensibles, solidarios y participativos”
–La ADM no se distingue por ser una de las mejores escuelas de danza del país ¿Cuál es su proyecto?
–Ir hacia la excelencia académica, tomando en cuenta los estándares y la demanda del mercado profesional del siglo XXI Enriquecer el proceso de enseñanza-aprendizaje con el contacto y la experiencia de maestros, intérpretes, coreógrafos e investigadores de la danza escénica, y con una práctica en permanente contacto con la sociedad, otras escuelas, otras culturas, espacios alternativos y diversos públicos
–¿Y su propio proyecto artístico?
–Yo soy una profesional formada por grandes maestros como Juan José Gurrola, Ana del Castillo, Luis Fandiño, Raúl Flores Canelo, Guillermina Bravo, Valentina Castro, Amalia Hernández, entre otros Esos maestros me enseñaron disciplina, rigor, ética, pero sobre todo a crear y a transformar, a posar la mirada sobre todas las cosas y transformarlas en joyas exóticas, a reinventarme cada día y a disfrutar del placer del autoescarnio Seguiré haciendo mis obras Hay China para mucho rato
–Las escuelas de Danza del INBA están en bancarrota ¿Con qué recursos cuenta?
–Con una planta de maestros de prestigio internacional con gran experiencia, convicción y compromiso, entre los que se encuentran Federico Castro, Griselle Merino, Raúl Bustabad, Leticia Alvarado, María Elena Martínez, Solange Lebourges, Giselle Colás, Nina Kirillova y D’jamal Ibraimova
“Algunas de las instalaciones las iremos adecuando a las necesidades de las nuevas licenciaturas Mucha imaginación, voluntad y ambición de que la ADM florezca con el cuidado y el trabajo cotidiano ‘El talento es el trabajo’, dice Confucio, según rezaba la frase dibujada en el salón Margot Fontaine de la Academia de Ballet de Coyoacán, donde pasé muchas tardes de mi infancia y adolescencia”
–¿Cuál será la manera de trabajar en un sexenio como éste?
–Este sexenio promete ser el sexenio de la educación y del empleo Considero indispensable crear una fundación o fideicomiso que apoye, fomente la educación dancística, donde las diferentes instancias de los gobiernos federal, estatal y municipal, así como la IP y la sociedad sean corresponsables en el desarrollo e impulso de esta actividad l

Comentarios

Load More