Aseguradoras privilegiadas

Durante la pasada administración, el gobierno federal gastó elevadas sumas para adquirir seguros –cuyos costos se incrementaron notablemente a partir de los atentados terroristas iniciados en 2001– que cubrieran sus bienes de eventuales daños Las grandes empresas trasnacionales y nacionales se quedaron con la mayor tajada del pastel, y es previsible que este año la renovación de las pólizas consuma una importante cantidad de recursos presupuestarios
Promotor de la austeridad, al tercer día de haber asumido la Presidencia de la República Felipe Calderón firmó un decreto para reducir en 10% su salario y el de los miembros de su gabinete, con lo cual en 2007 se obtendrá un ahorro estimado en 25 mil 500 millones de pesos
De acuerdo con datos obtenidos en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público esta cifra “equivale al presupuesto total de seis secretarías de Estado: Gobernación, Relaciones Exteriores, Economía, Trabajo y Previsión Social, Reforma Agraria y Función Pública Así mismo, es equiparable al gasto necesario para construir 2 mil 500 escuelas o para sufragar las becas de más de seis millones de alumnos de primaria, secundaria y bachillerato”
Fuera de la política de austeridad promovida por el presidente Felipe Calderón Hinojosa, la renovación de las pólizas de seguros para bienes y funcionarios del gobierno mexicano costará en 2007 aproximadamente de 4 mil millones de pesos
La Secretaría de la Función Pública, a través del sistema CompraNet, informó que durante el sexenio pasado los tres niveles de gobierno erogaron más de 25 mil millones de pesos del erario para asegurar centrales eléctricas, instalaciones petroleras, infraestructura hidráulica, carreteras, zonas militares, terminales aéreas, oficinas públicas, aeronaves, buques, locomotoras, automóviles, ganado y bienes muebles e inmuebles
Cada año el patrimonio nacional se asegura contra casi todo: ciclones, huracanes, erupciones volcánicas, aludes, derrumbes, rayos, explosiones, incendios, granizadas, inundaciones, mítines, huelgas, disturbios callejeros y atentados terroristas
La mayoría de los contratos quedó en manos de compañías extranjeras y grandes aseguradoras nacionales, como ING Seguros Comercial América; Metlife México; Zurich Compañía de Seguros; Seguros Inbursa; Grupo Financiero; Grupo Nacional Provincial (GNP); Quálitas Compañía de Seguros; Seguros Banorte Generali, y Grupo Interacciones
Hasta el cierre de 2006, las empresas que obtuvieron el mayor número de licitaciones para pólizas de seguros fueron las siguientes: ING Seguros Comercial América, 12 mil 270 millones de pesos; GNP, de Alberto Bailleres, 7 mil 154 millones de pesos; Metlife México, 2 mil 360 millones; Seguros Banorte Generali, de Roberto González, mil 795 millones; Seguros Inbursa, de Carlos Slim, 730 millones, y Aseguradora Interacciones, de Carlos Hank Rhon, 607 millones de pesos El resto de los recursos se repartió entre Zurich, Quálitas, ABA Seguros, Seguros Banamex, Seguros Atlas y Royal & Sunalliance Seguros
A partir de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York, las amenazas del terrorismo internacional activaron una espiral especulativa en los costos de los seguros que en algunos casos aumentaron hasta en 800% Desde ese año, las aseguradoras ampliaron el límite de responsabilidad por riesgos en sus pólizas de seguro de terrorismo hasta por 500 millones de dólares –unos 6 mil millones de pesos– para cada contingencia
A comienzos de 2005, el director general de GNP, Clemente Cabello celebró que 2004 había sido el mejor año para el negocio de seguros “El año pasado –dijo– fue excepcional, porque aunque hubo un muy buen crecimiento en nuestro negocio tradicional tuvimos un incremento muy fuerte en el negocio con gobierno”
Pese a que imponen elevados deducibles para la recuperación de los bienes, estas aseguradoras se deslindan por los daños o pérdidas causados “por terrorismo, detonaciones nucleares, radiación nuclear o contaminación radioactiva, invasión u operaciones bélicas, guerra civil, rebelión, revolución, insurrección o conmoción civil que alcance las proporciones de un levantamiento”
En 2002, el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) –instalación estratégica de alto riesgo–, contrató con Grupo Comercial América pólizas de aseguramiento múltiple por un total de 48 millones 618 mil 643 pesos
En la licitación pública número 09451001-031-02 se establece que la “póliza de seguro de terrorismo” fijó un capital máximo de riesgo para posibles daños a los bienes materiales del AICM, por la cantidad de 10 millones de dólares –alrededor de 110 millones de pesos– y un deducible por daños de 500 mil dólares –más de 5 millones de pesos En lo que se refiere a las aeronaves propulsadas por turbinas, incluyendo sus equipos, el deducible estipulado es de 100 mil dólares, y de 25 mil dólares para las demás aeronaves de turbohélice
Encarecimiento
La paraestatal Petróleos Mexicanos (Pemex) también reflejó en sus finanzas los efectos de esta alza en el mercado de pólizas de seguros De 2002 a 2003, sus gastos en este rubro se elevaron en más del 200% al pasar de 553 millones 23 mil 322 pesos, a mil 782 millones 260 mil 424 pesos En 2004, el gasto fue de 2 mil 149 millones 173 mil 436 pesos, y en 2005 ascendió a 3 mil 540 millones 682 mil 480 pesos
Este tipo de pólizas aseguran dinero, insumos, personal, oficinas públicas, instalaciones petroleras, automóviles y buques a cargo de la paraestatal en toda la República
Otra entidad estratégica, la Comisión Federal de Electricidad (CFE), contrató en 2002 servicios de aseguramiento integral por la cantidad de mil 18 millones 497 mil 453 pesos, como se establece en la licitación pública 18164067-008-02 La póliza amparó daños por terrorismo a “líneas de transmisión y distribución, bienes y riesgos diversos, daños a la central nuclear Laguna Verde, transporte de carga y marítimo, maquinaria pesada móvil, dinero y valores, aeronaves, dragas y lanchas”
Para 2004, la CFE excluyó de los bienes asegurados a la central nuclear Laguna Verde con lo cual su gasto por concepto de pago de pólizas de seguros descendió a 611 millones 822 mil 106 pesos
Durante la pasada administración, en el sistema carretero nacional supervisado por Caminos y Puentes Federales de Ingresos y Servicios Conexos se realizó un gasto de casi 2 mil millones de pesos para adquirir seguros que cubran sus instalaciones, así como el dinero que se recolecta por concepto de cuotas de peaje
Mientras que en 2001, el aseguramiento de estos bienes costó al erario 185 millones 640 mil 857 pesos, para 2004 se elevó a 490 millones 316 mil 600 pesos, y en 2006 los gastos fueron superiores a los 500 millones de pesos
Al igual que las entidades públicas estratégicas, las dependencias encargadas de la seguridad nacional también gastaron millonarias sumas para proteger a su personal y a sus bienes En 2001, la Procuraduría General de la República (PGR) contrató un seguro para bienes muebles por 161 millones 444 mil 929 pesos; al año siguiente el gasto se disparó a 313 millones 601 mil 715 pesos, tendencia que se mantuvo hasta 2006
El Instituto Federal Electoral (IFE) también entró de lleno a la espiral especulativa en los precios de los seguros, pues mientras en 2001 sus costos de aseguramiento de bienes muebles e inmuebles fueron de 3 millones 304 mil 363 pesos, en 2002 se incrementaron a 6 millones 424 mil 269 pesos En 2006, año electoral, los gastos ascendieron a 183 millones 801 mil pesos, de acuerdo con las licitaciones 00100001-011-06 y 0010001-017-06
La Presidencia de la República también invirtió en el aseguramiento de sus bienes un promedio de 40 millones de pesos al año El gasto más elevado se registró en 2004 cuando la dependencia contrató seguros por 43 millones 339 mil 992 pesos

Comentarios

Load More