Les Ballets de Montecarlo

Jean Cristhophe Maillot concibe su compañía Les Ballets de Montecarlo como un equipo de futbol Su trabajo se enfoca en el placer y en la dificultad de llegar a una meta, todos colaboran de diferente forma y logran lo que se proponen Admirador del equipo Barcelona, en esta ocasión movió e instruyó a su equipo técnico y artístico para que sus funciones el 19 y 20 en el Auditorio Nacional resultaran impecables y de enorme rigor Un gol artístico para un espacio tan malo para la danza
En entrevista con Proceso, Maillot, nacido en Tours en lo años cincuenta, habló de dos de las obras que trajo para sus funciones en México: Altro Canto y Artifact Suite:
“Hice Altro Canto en abril del año pasado, esta es la primera vez que viajamos con la obra Es una pieza con la música de Monteverdi Y es la primera vez que trabajo con música del barroco Siempre he amado la música y siempre he sentido que es o totalmente masculina o totalmente femenina Suelo darle una identidad de ese tipo Al descubrir a Monteverdi me cuestioné sobre lo que es femenino en un bailarín varón y lo que es masculino en una bailarina Decidí investigar sobre ese tema y por ello le pedí a Karl Lagerfeld –el famoso diseñador de moda de la casa Chanel– que buscara dos tipos de vestuario que pudieran resaltar lo masculino en las mujeres y lo femenino en los hombres, pero sin hacerlos perder su identidad real
“El resultado fue que encontré algo muy espiritual Algo que me tocó muy dentro de mí El diseño coreográfico es mío y me hago responsable de cada uno de los gestos que aparecen, pero eso no quiere decir que todos ellos en su totalidad sean únicamente parte de mi creatividad El espectáculo tiene como escenografía la luz de un centenar de velas, lo que la hace muy íntima, muy especial para mí
“En este trabajo he buscado un nuevo vocabulario, presentarlo aquí es una gran oportunidad porque casi siempre me piden otras obras muy fuertes como Romeo y Julieta o La Belle Altro Canto no es una gran producción, sino un trabajo sobre la forma, la interconexión, las relaciones espaciales, la ocasión de remarcar que la forma es la esencia de la emoción Es algo más metafísico, para crear paz y perder la noción del tiempo Es una propuesta que tiene que ver con la madurez, ya no con demostrar algo, sino con algo muy íntimo, real y personal”
Sin duda, Artifact Suite del laureado William Forsythe fue lo mejor de las dos funciones Estrenado en 1984, el montaje pertenece a la época del ahora desaparecido Ballet de Frankfurt El coreógrafo norteamericano decidió montar una suite de la obra para Les Ballets de Montecarlo durante unas vacaciones que se tomó
“Para mí esa pieza significa un antes y un después de la danza –señaló Maillot– Después de Balanchine, Forsythe descubre que hay otra manera de concebir el ballet”
Y así es Con 35 bailarines, el coreógrafo de origen estadunidense logra formas indescriptibles y hace estallar el escenario a la manera de un Big-Bang, donde todo tiene un sentido y sucede al mismo tiempo Como suele hacerlo, Forsythe experimenta con el foro completo: luces, escenografía, vestuario, música, etcétera Sus intenciones son sorpresivas y toca el filo de la navaja con ideas que para los amantes del ballet tradicional resultan descabelladas”
Un enorme telón negro que cae estrepitosamente varias veces y genera un silencio abrumador –y hasta cierto desconcierto– se une a la perfección de formas simétricas que parecen parte de un caos a manera de estrellas fugaces Recién estrenada el 31 de diciembre para Les Ballets de Montecarlo, Artifact Suite es un montaje fuerte, estruendoso y muy emocionante de verse y por supuesto de bailarse En un frenético rigor y bailado con calidades que pocas veces pueden verse en una compañía, la pieza es una más de las obras maestras de Forsythe Verla en México es un lujo
El programa presentado el 19 de enero fue Cenicienta Maillot narra en él la terrible anécdota de la pobre huérfana del cuento de Perrault poniendo en un primer plano a sus padres Ellos le significan la imagen ideal de lo que es el amor verdadero La ilusión de encontrar un amor semejante le permite a Cenicienta soportar a sus envidiosas hermanastras y al egoísmo de su madrastra
La madre muerta se convierte así en el Hada Madrina –Bernice Coppieters– que habrá de guiar los pasos de la joven y le mostrará el sendero correcto para encontrar la verdadera felicidad Sin el fetiche original de la zapatilla de cristal, Maillot centra la atención de su Cenicienta en los pies desnudos de la bailarina, que además es la única que permanece descalza durante toda la obra
La obra había sido presentada ya en México en 2000 en el Palacio de Bellas Artes ?

Comentarios

Load More