El regalo de Quetzalcóatl

Animales y yerbas Nada más comían los aztecas hasta que llegó Quetzalcóatl y hurtó el maíz para ellos
El hermoso mito mexica describe cómo el dios se preocupa por el sustento de los hombres y, según algunas versiones, transformado en hormiga, parte a las montañas en busca del maíz De ellas vuelve con un grano del precioso cereal entre sus mandíbulas Otras, narran que baja al Mictlán y enfrenta a Mictlantecuhtli, el señor del inframundo, para tomar los granos de maíz rojos, amarillos, morados y blancos y dárselos a los habitantes de la tierra
El maíz tiene un origen divino en todas las culturas mesoamericanas Mayas, toltecas, zapotecos, todos contemplan el inicio del cultivo del cereal como un don divino
Y es que en el cultivo del maíz –y la riqueza que produjo– está la raíz de los refinados templos y ciudades que se erigieron en el período prehispánico, y el mundo de hoy admira al igual que las artes y las desarrolladas ciencias de los pueblos mesoamericanos
Los propios mitos relatores del origen del maíz no son sino una expresión refinada del cultivo del cereal emblemático de México
El propósito de los mitos sobre el origen del maíz, dice el historiador Enrique Florescano, “es infundir en la comunidad la noción de estabilidad, duración y continuidad de los ciclos fundamentales de la naturaleza y de la vida humana La conmemoración de la creación del cosmos y del origen de la vida civilizada”, así como confirmar que los dioses renuevan su pacto con los mortales y, por ende, mantienen el orden y la armonía establecidos desde el primer día de la creación
Florescano indica que los mitos sobre el origen del maíz sirvieron para identificar el inicio de la agricultura con el surgimiento de la civilización y crear la noción de identidad étnica
Para los mexicanos de hoy, el cultivo y consumo de la planta es una parte indistinguible de su existencia, a tal punto que sin él su vida necesariamente se empobrece y se deforma
Lo sabía Octavio Paz cuando afirmó que la domesticación del maíz por los antiguos mexicanos sólo se comparaba con el descubrimiento del fuego por el hombre

Comentarios

Load More