“Rosete se pronuncia”

Hugo Hiriart hace una paráfrasis del libro de Jonás en su obra Rosete se pronuncia, que se presenta en el teatro Santa Catarina de la UNAM, equiparándolo a un títere de la familia de los Rosete Aranda, significativa compañía mexicana fundada en 1815, donde el protagonista es un simple humano manipulado por fuerzas mundiales, políticas, sociales o económicas que lo llevan a donde él no quiere ir Huye de su misión y termina en ella
La historia es episódica y el personaje transita por diferentes lugares para no cumplir su misión Rosete va a una agencia de viajes para irse al país más lejano Se embarca y es aventado al mar porque el capitán y la tripulación lo creen culpable de atraer al huracán que los persigue Si a Jonás lo echan al mar al saber que se ha rebelado contra Yahveh y es tragado por un pez gigante, a Rosete lo rescata un submarino donde dialoga con Nemesio, el capitán Nemo, y lo deposita en una playa en la que se resigna a su destino
La ciudad bíblica de Nínive es exaltada por el autor y se inspira no sólo en la imagen del libro de Jonás, sino en otros pasajes como la Ruina de Nínive, del libro de Nahum, cuyo tono apocalíptico resalta el pronunciamiento político de Rosete al final de la obra, donde la paráfrasis de Jonás se vuelve una parodia Lleva a la risa cómo el pueblo se transforma ante el llamado de Rosete, y hasta el presidente renuncia por el bien de todos
El autor nos presenta un interesante trabajo lúdico y reflexivo que se escenifica con una creativa propuesta de Daniel Giménez Cacho, director que prefiere ubicar la aventura en un ámbito conceptual más que anecdótico, resaltando este aspecto de la obra de Hiriart Aunque pierde colorido y sabor, es más sobrio que juguetón, el resultado es positivo Queda claro el mundo de dominación en que vivimos, ese intento de huir de un mandato, rebelarse e ir irremediablemente hacia él Es atractiva y contemporánea la propuesta visual en la que predomina el negro y el blanco, y contrasta con el cabello rojo de los personajes

El espacio está sintetizado aleatoriamente por una silla de peluquero antigua El objeto en sí no tiene el significado, sino que éste lo adquiere sucesivamente convirtiendo este aspecto escenográfico en uno de los mayores aciertos del montaje Empieza siendo una oficina, una agencia de viajes y se convierte, por las velas extendidas, en un buque Es un submarino y luego, de manera fantástica, sube la silla para convertirse en una isla minúscula La sábana cubre los cuerpos, descubre la cabeza, protege de la suciedad o es la mortaja que cuelga vertical envolviendo un cuerpo
Así, la escenografía y la iluminación, diseñadas por Gabriel Pascal, acompañan a la propuesta de dirección jugando con los contraluces y lo significativo del espacio El vestuario de Eloise Kazan subraya muy bien la modernidad Las actuaciones son soberbias El director prefirió a personajes femeninos a diferencia de los masculinos que propone el autor y, siguiendo el planteamiento sintético, el protagonista se enfrenta con un solo antagonista que representa al funcionario, al agente, el capitán, la cocinera, el locutor… La primera es interpretada intensamente por Mariana Jiménez, y Laura Almela se desdobla hábilmente en este sin fin de personajes Las actuaciones dan gran fuerza a esta obra de Hugo Hiriart
Se confía en que la UNAM pague los derechos de autor correspondientes, que no ha hecho en sus teatros desde hace más de año y medio ?

Comentarios