Violencia sin freno

Organismos civiles y autoridades locales, además de la Iglesia católica, exigen que se aclare el asesinato del alcalde de Cuautitlán de García Barragán, Raúl Delgado Benavides Ante la falta de información oficial acerca del móvil del crimen, en esta región marginada y convulsa han proliferado varias versiones Algunas relacionan al edil con el narcotráfico, otras señalan que fue víctima de una venganza política y otras más refieren las diferencias que tuvo con empresas mineras
El sábado 15 fue asesinado el presidente municipal panista de Cuautitlán de García Barragán, Raúl Delgado Benavides Hasta el cierre de esta edición, las autoridades no habían proporcionado ninguna información acerca de los motivos del crimen
Los hechos ocurrieron durante la tarde, cuando el funcionario viajaba a bordo de una camioneta Ecosport por la carretera federal de Barra de Navidad y se disponía a ingresar a una brecha que une a Casimiro Castillo con Cuautitlán En ese lugar, un comando de 12 sujetos armados con rifles AK-47 dispararon al menos 12 proyectiles contra el alcalde, según reporte del Instituto Jalisciense de Ciencias forenses
Según las autoridades, en el sitio se encontraron más de 30 casquillos calibre 762 Algunos testigos refieren que los atacantes viajaban en cuatro vehículos diferentes, dos Spirit, uno blanco y otro color dorado, un Jetta azul de modelo reciente y una camioneta tipo Explorer

La acción en que murió el presidente Delgado Benavides, así como su chofer, Francisco Javier Nogales, fue realizada por profesionales, considera el nuevo alcalde de Cuautitlán de García Barragán, Ángel Fredy Díaz Montes de Oca
A una semana del acontecimiento, la confusión impera en la zona La Procuraduría General de Justicia del Estado de Jalisco ha mostrado cautela para informar a los medios de comunicación sobre las indagatorias El vocero de la dependencia, Lino González, dio a conocer que no se cuenta con ningún indicio acerca de presuntos nexos del alcalde asesinado con el narcotráfico
No se ha reconocido de manera oficial que se investigue la supuesta relación del crimen con el conflicto por límites territoriales entre Colima y Jalisco Tampoco se ha mencionado que una de las líneas de investigación se enfoque al conflicto entre una comunidad indígena y la minera Peña Colorada En esta confrontación, el alcalde siempre se mostró prudente e incluso distante de la empresa
Sin embargo, hay versiones que apuntan hacia el narco Por ejemplo, el presidente de la Comisión de Seguridad Pública del Congreso del Estado, Felipe Reyes Rivas, del PAN, declara que por el uso de armas de alto poder y la manera en que se realizó la acción, todo indica que se trató de un ajuste de cuentas entre narcotraficantes
También se ha dicho que Delgado Benavides debía mucho dinero; sin embargo, esta es una más de las especulaciones ante la falta de datos concretos para determinar el móvil del crimen
Conflicto limítrofe
Cuautitlán, es un municipio inseguro, con alta marginalidad y que padece problemas por el narcotráfico y los salteadores de caminos En este clima de violencia, los conflictos se resuelven con las armas Todo ello, unido con los reacomodos electorales, hace muy difícil la convivencia en la región
El otro ingrediente que ha hecho más explosiva la situación es la disputa por límites territoriales entre los gobiernos de Jalisco y Colima El anterior gobernador, Alberto Cárdenas Jiménez -al contrario del actual, también panista-, se distinguió por sus esfuerzos para mantener la integridad del territorio jalisciense
El alcalde recientemente ejecutado se había enfrentado al gobernador Ramírez Acuña por la falta de atención al problema y se quejó por la falta de apoyo del ejecutivo estatal en esta lucha Hizo causa común con los indígenas de la sierra de Manantlán y diversos organismos civiles, para evitar que Jalisco perdiera territorio
El asesinato de Raúl Delgado levantó una ola de indignación y molestia entre sectores de la población, autoridades locales y representantes de la Iglesia católica Organismos ciudadanos consideran que los señalamientos de la supuesta relación del alcalde con el narco son sólo una cortina de humo que pretende ocultar el grado de descomposición social en la región Atribuyen esta situación a la negligencia de las autoridades federales y estatales hacia esta localidad que fue calificada por el propio edil asesinado como la segunda más pobre de Jalisco y una de las más olvidadas de México
El pasado 12 de febrero, el propio presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Congreso del Estado, Alberto Maldonado Chavarín, advertía sobre los peligros que enfrentaban autoridades municipales de Cihuatlán y Cuautitlán, municipios que viven en conflicto con Colima Nosotros insistiremos en que se brinde seguridad especial para esas autoridades y ojalá no vaya a pasar que después del niño ahogado quieran tapar el pozo, dijo el legislador
Conflicto con las mineras
La población nahua fue uno de los grupos a los que más respaldó Delgado Benavides en su lucha en contra de la invasión de terrenos por parte de las empresas Mina del Norte y Minera Peña Colorada A esta última compañía se le acusa de invadir el territorio de la comunidad indígena de Ayotitlán y de promover la construcción de una brecha de más de 10 kilómetros, sin importarle los daños ecológicos que causa ni la oposición de las familias afectadas
La violencia que ha generado este conflicto se manifestó crudamente el pasado 11 de marzo, cuando el ejidatario Concepción Gabino Quiñones fue apuñalado y degollado en su propia casa Este hombre lideraba a 100 ejidatarios que se oponían al parcelamiento de los terrenos del ejido de Cuzalapa Los campesinos han denunciado amenazas de muerte y hostigamiento de las mineras, por oponerse a la explotación de nuevos yacimientos ferrosos
El representante del Consejo de Mayores de Ayotitlán, Gaudencio Mancilla, también ha recibido amenazas para que calle sus críticas a las autoridades de Colima y a la minera Peña Colorada La cuenta de los muertos llega ya a 30 y ningún caso ha sido esclarecido (Proceso Jalisco números, 21, 58 y 71)
Luego de reunirse durante la tarde del lunes 17 de julio, varias organizaciones ciudadanas fijaron su postura ante los legisladores y exigieron que se deslinde a Delgado Benavides de cualquier nexo con el narcotráfico Incluso, hablaron de llevar el caso hasta la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH)
Algunos grupos, como el Frente Regional por Manantlán y Cuenca del Marabasco (Fremmar), exigen que se investiguen los presuntos vínculos de estas empresas con la muerte del alcalde Su reclamó llegó hasta el Congreso del Estado
El colectivo Pro Manantlán hizo público un comunicado el martes 18 Denunciamos y reprobamos categóricamente como un atentado a la democracia y a los derechos humanos, pero sobre todo contra la paz en aquella región, la emboscada en que perdieron la vida el alcalde de Cuautitlán, Raúl Delgado Benavides, y su chofer
Agrega el colectivo que el alcalde dio su vida en defensa del territorio, la biodiversidad y la esperanza cierta de que las mayorías deben acceder a mejores condiciones de existencia El atentado no es una ejecución como tantas otras que a diario reportan los medios y noticiarios sobre los denominados ajustes de cuentas entre bandas de narcotráfico () Raúl Delgado no sólo fue víctima de los adversarios caciquiles que planearon su muerte, sino de la cultura de la segregación racial, la exclusión, el saqueo y la muerte que con tanta fuerza perviven en la zona
El responsable de asuntos agrarios de la Unidad de Atención a Comunidades Indígenas de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Carlos González, asegura que la muerte de Raúl Delgado es un hecho que les preocupa profundamente, aun cuando no tienen elementos para ubicar el origen de la agresión
Sostiene que, a diferencia de otros presidentes municipales, Raúl Delgado se había mantenido al margen de cualquier tipo de apoyo al Consorcio Minero Benito Juárez, mejor conocido como Peña Colorada
Dice que es obligación de las autoridades analizar el contexto en el que se movía el edil asesinado; por un lado, su negativa a apoyar a Peña Colorada y, por otro, ser uno de los dos alcaldes que se atrevió a reclamar a Colima los territorios que, se supone, pertenecen a Jalisco y en donde el gobierno de Francisco Ramírez Acuña se ha visto rebasado por la realidad de una región violenta

Comentarios