Daniel Lizárraga

Durante su gobierno en el Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador opuso múltiples obstáculos a los reclamos de transparencia y a las leyes e instituciones que la norman Actualmente, en su precampaña, se niega a dar a conocer las donaciones que recibe de empresarios para realizar sus recorridos por el país Pero ese estilo, advierten especialistas, sería insostenible e incluso lo afectaría si llegara a conquistar la Presidencia de la República
El puntero de las encuestas en la disputa por la Presidencia, Andrés Manuel López Obrador, ha mantenido hasta ahora un sello político que, si llega a ser jefe del Ejecutivo federal, tendrá que eliminar: la opacidad financiera
Tales son el diagnóstico y las previsiones de varios personajes entrevistados por Proceso
Para empezar, su propio coordinador de finanzas en la precampaña, Federico Arreola, admite que es un hecho que el tabasqueño no revelará quiénes son los empresarios que lo apoyan con donativos de dinero en efectivo para recorrer el país, propósito para el que, a la fecha, se han recaudado alrededor de 20 millones de pesos
En tanto que el asambleísta por el PAN Obdulio Ávila, quien interpuso una demanda para que la administración de López Obrador aportara información sobre inversiones públicas, recuerda que, cuando fue jefe de Gobierno, impuso ocho diques que, hasta el momento, han impedido saber cómo utilizó el erario
A su vez, Juan Pablo Guerrero y Horacio Aguilar, comisionados del Instituto Federal de Acceso a la Información Pública (IFAI), observan que, pese a las resistencias que López Obrador ha demostrado como funcionario para la rendición de cuentas, como presidente del país tendría que ajustarse a la Ley Federal de Transparencia, pues no acatar esta norma, que ya arraigó entre los mexicanos, tendría muy alto costo para cualquiera
Esto, pese a que, en los 50 compromisos de campaña de López Obrador no existe una sola línea dedicada a este tema, agrega Obdulio Ávila, quien adelanta que, en las próximas semanas, entrará en vigor un ordenamiento que obligará al gobierno capitalino a proporcionar información, aunque, afirma, ya no será López Obrador el que deba responder, sino aquellos a los que él ha dejado en su lugar
E inclusive el especialista Juan Pablo Guerrero subraya que cuando la legislación capitalina y el Instituto de Acceso a la Información Pública del Distrito Federal entren plenamente en funcionamiento, entonces se aplicará la ley, pero en los bueyes de mi compadre
Cero nombres
Al coordinador de finanzas del precandidato perredista, Federico Arreola, se le pregunta:
-¿De qué cuidan a sus empresarios donadores?
-Del propio gobierno federal Alguien me dijo por teléfono que (a quienes aportan recursos para la precampaña de López Obrador) les llamaron de Hacienda para preguntarles qué andaban haciendo con nosotros
-¿No sería mejor protegerlos públicamente, difundiendo su identidad?
-Yo no voy a decir los nombres ¿Para qué los meto en más líos? Además, no estamos obligados a hacerlo La transparencia es muy sencilla: vamos a entregar cuentas al IFE, y (esos nombres) los podrá conocer quizás en alguna investigación interna Si mete las manos un juez, eso ya es otra cosa
Entrevistado en un hotel del Centro Histórico del Distrito Federal, Arreola asegura que sólo han aceptado cheques personales hasta de 976 mil pesos No más Nada de compromisos por varios millones de pesos Sin embargo, los nombres de esos donantes quedarán bajo llave porque, insiste, el gobierno está bien metido en la campaña empujando a su partido, y algunos donantes ya fueron indebidamente molestados: a lo mejor les están revisando las cuentas
-¿Ellos les han pedido no figurar, o es una decisión de ustedes?
-Sí hay simpatizantes que no quieren aparecer, y punto Hay gente de Monterrey muy prominente que ha dado dinero Pero no somos iguales a los otros partidos
-¿Dónde está la diferencia?
-Esto no es una venta Esos 976 mil pesos no comprometen gran cosa, por lo que se refiere a las licitaciones millonarias y a las compras que maneja un gobierno En los otros partidos permiten que se inyecten millones fraccionados entre amigos y familiares, para evadir al IFE
Además, precisa, quien recibe el dinero soy yo Y, de seguro, no estaré en el gobierno El candidato no toca el tema con ellos (los empresarios) Ya tendrán oportunidad de irle a reclamar al futuro director de Pemex
-¿Pero cómo explicar a sus militantes y simpatizantes el hecho de que no se identifique a los donantes?
-Tú, como reportero, quieres la nota: conocer los nombres Pero nadie tiene por qué darte cosas Si a mí me hubieran preguntado cuánto ganaba en Milenio -diario capitalino que Arreola dirigió antes de sumarse a la campaña de López Obrador-, por supuesto que no lo voy a decir
No creo que si le pregunto a Proceso información sobre sus ventas, me la vayan a dar Cuando Proceso y Milenio estén en la bolsa, será otro cantar
-¿Y si se tratara de recursos públicos?
-Aquí estamos hablando de recursos privados No es el erario
-¿Pero cómo le garantizan a la gente que, efectivamente, esos empresarios no van a presionar o a obtener ventajas en el futuro?
-No estamos aceptando aportaciones mayores, no hay pase de charola Ha habido reuniones con empresarios a las que ha llegado Andrés Manuel, pero no hay pase de charola
-¿Quiere decir que sólo queda confiar en su palabra porque no habrá nombres ni detalles de los donativos grandes o pequeños?
-Así es Necesitan confiar en que hacemos las cosas bien Legales, transparentes Y eso es muy evidente Lo tonto y el dinero no se pueden ocultar
La gente de prensa dice: nombres, nombres Yo no se los voy a dar No son recursos públicos Vamos a rendir cuentas ante las autoridades electorales
Los empresarios me han dicho que en reuniones con Fox y el secretario de Hacienda les sugieren cero tratos con Andrés Les dan a entender que por ahí no van las cosas
-¿No les preocupa que la imagen de un López Obrador que se resiste a rendir cuentas afecte su campaña?
-No creo que tenga esa imagen En segundo lugar, vamos a rendir cuentas, claro, pero por medio del PRD y ante el IFE
Muchos diques
El asambleísta Obdulio Ávila realizó un estudio donde sostiene que Manuel López Obrador ha mantenido una inexplicable resistencia a la transparencia en el manejo de los recursos públicos, aun cuando se dice demócrata
Entrevistado en su despacho, el legislador capitalino de extracción panista se refiere a los ocho puntos -ocho diques, los llama él- mediante los cuales López Obrador bloqueó la rendición de cuentas mientras estuvo al frente del Gobierno del Distrito Federal
Recuerda que, desde el 7 de diciembre de 2001, se presentó la primera iniciativa para contar con una Ley de Transparencia en la capital, que incluía la conformación de un Consejo de Transparencia, y que fue aprobada por unanimidad Pero, afirma, López Obrador la vetó
Un año después, en diciembre de 2002, se hizo un nuevo intento y, en la Asamblea Legislativa, se aprobó por unanimidad un nuevo proyecto de ley, que inclusive contenía propuestas inviables del PRD que la oposición había aceptado con tal de conseguir dicha legislación
Entonces, en lo que Obdulio Ávila califica como veto de bolsillo, el jefe de Gobierno simplemente no quiso publicarla en el órgano oficial, sin explicación legal alguna En consecuencia, no entró en vigor
Andrés Manuel, puntualiza, consideraba en ese tiempo que ser transparente era ofrecer una conferencia de prensa todos los días, y ya Confundía eso con la obligación de rendir cuentas, cuando no es lo que tú me quieras dar, sino lo que el ciudadano necesita Entre ambas cosas hay una diferencia abismal
Como estrategia, continúa, el jefe de Gobierno capitalino dejó correr los tiempos legales para publicar la ley e, inesperadamente, presentó una controversia constitucional ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) Argumentó que la Asamblea Legislativa carecía de facultades para crear un organismo autónomo y ciudadano que vigilara el acceso a la información pública Finalmente, perdió el juicio en junio de 2003, pero mientras el proceso se desarrollaba, ya tenía listo el otro dique
Luego, en lo que el asambleísta denomina una contrarreforma de la Ley de Transparencia, cuenta que, en julio de 2003, René Bejarano, en su calidad de coordinador de la bancada del PRD en la Asamblea Legislativa, propuso hacer una reforma profunda en el Consejo de Transparencia
La disputa por este tema se prolongó hasta noviembre de ese mismo año, pero lo bueno fue que logramos parar esa nueva alternativa, que no era más que enredar los procedimientos burocráticos y restar autonomía al organismo rector, recuerda
Así, cuando ya no había más remedio que poner plenamente en marcha tanto la ley como el Consejo de Transparencia, llegó el dique del cerco financiero, pues a pesar de que con tales fines se aprobó un presupuesto de 24 millones de pesos, el dinero no se liberaba y permanecía guardado en las arcas públicas
Sin embargo, obligado por las presiones de la oposición y de algunos medios de comunicación, el jefe de Gobierno tuvo que soltar los recursos, agrega el legislador, pero, acota, antes de que fuera solicitada la información sensible -sobre todo la referente a la construcción de los segundos pisos-, el jefe de Gobierno clasificó 60% de los archivos públicos como de acceso restringido Aunque luego tuvo que dar marcha atrás
Pero a la postre, en una discusión que nos llevó semanas, los legisladores perredistas pretendieron imponer una mordaza (el artículo 44 bis) a la Ley de Transparencia Ese artículo, refiere el panista, amenazaba con imponer posibles sanciones a cualquier persona que hiciera mal uso de los documentos que entregara el Gobierno del Distrito Federal Aunque finalmente no pasó
El problema ahora, sostiene Obdulio Ávila, es que la información es muy costosa para el ciudadano Y especifica: Yo solicité los mapas para el segundo piso en Viaducto Cada uno de ellos, según las autoridades, cuesta un peso con 30 centavos Pero en total pretendían cobrarme 700 mil pesos por esa información No estuve de acuerdo y recurrí a un juicio de amparo
El pasado lunes 7, el panista Obdulio Ávila ganó ese recurso judicial y, aunque las autoridades capitalinas podrán apelar el fallo, un juez federal ya determinó que esa tarifa es ilegal
-¿Qué llevó a López Obrador a retrasar el ejercicio de la rendición de cuentas?
-Todos estos obstáculos tuvieron un fin claro: permitir que el señor López Obrador dejara el Gobierno de la ciudad para que, al liberarse los archivos, él ya estuviera en campaña y la responsabilidad de responder ante los ciudadanos fuera de su sucesor, Alejandro Encinas -remata
Cero compromisos
Consultado al respecto, Horacio Aguilar, comisionado del Instituto Federal de Acceso a la Información Pública (IFAI), manifestó que cualquiera que fuere el sucesor del presidente Vicente Fox no podrá condicionar o acotar el IFAI, porque ello lo podría hacer blanco del repudio ciudadano
Un político profesional no puede exponerse de esa manera Hubo resistencias traumáticas a rendir cuentas en el Gobierno del Distrito Federal, dijo, y consideró que, en la actualidad, por el contrario, el que una figura política haga públicas sus cuentas es una oportunidad para legitimarse
Por su parte, el comisionado Juan Pablo Guerrero advirtió que si López Obrador llega a la Presidencia de la República, todo tendrá que ser distinto, pues hay un entramado legal sólido No me preocupa (si López Obrador pretendiera seguir manteniendo su actitud actual) Quizá porque creo más en las instituciones que en las personas
-¿Cómo ha visto lo sucedido en la Ciudad de México? -se consultó a Guerrero
-Finalmente, la presión social, de los medios, de los partidos opositores, hicieron que, todavía siendo jefe de Gobierno, López Obrador negociara una ley adecuada Aunque también podemos decir que llegó tarde para su gestión Aquí se puede aplicar el dicho: La transparencia está bien, que se haga, pero en los bueyes de mi compadre
El poder del Estado, del gobierno, nunca o casi nunca se ha debido a la sociedad en forma espontánea, graciosa Los ciudadanos tienen que exigir sus derechos
Y al especialista Horacio Aguilar se le abordó con la siguiente pregunta:
-¿Qué piensa de la actitud de López Obrador sobre el tema de la transparencia?
-Los habitantes del Distrito Federal -respondió- somos los parias de la República Llegamos siempre tarde a todo, y esta no fue la excepción: llegamos tarde y, además, mal Fue un proceso de rectificación un tanto traumático y se puso al gobierno mismo en entredicho Seguramente, el asunto de la rendición de cuentas es una lamentable omisión del señor López Obrador
No me preocupa demasiado su falta de compromisos al respecto en su campaña El puesto para el que aspira está sujeto a la Ley Federal de Transparencia Sería preocupante si no hubiera un IFAI La norma está y los comisionados ahí estaremos l

Comentarios

Load More