Pandillas al servicio del narco

CIUDAD JUÁREZ, CHIH – La geografía de las pandillas con presencia en esta frontera y El Paso, Texas, se ha modificado radicalmente en la última década; hoy existen algunas, como la tradicional del Barrio Azteca, y una escisión de ésta, Los Mexicles —rivales a muerte—, las cuales mantienen la supremacía sobre la mayor parte de las 492 que hay en esta ciudad y otras existentes en la ciudad texana
A casi 20 años de haber nacido, la banda del Barrio Azteca se mantiene unida porque su configuración emula una estructura militar, con capitanes, tenientes, sargentos y soldados, explica el comandante Francisco Ledesma Salazar, coordinador operativo del Grupo Delta de la Dirección de Seguridad Pública Municipal de Ciudad Juárez, que cuenta con un diagnóstico sobre las pandillas en esta ciudad fronteriza
Por su parte, los miembros de los Mexicles escriben sus mensajes en lengua náhuatl para que custodios o policías no se enteren del contenido de sus comunicaciones “Hay policías en Estados Unidos que aprenden náhuatl para entender el cifrado de esta banda”, explica el comandante Ledesma, quien es integrante de la Asociación Internacional de Investigación de Pandillas
Autoridades de Estados Unidos, como la División de Pandillas del Departamento de Policía de El Paso, el Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) y en México la Procuraduría General de la República (PGR), advierten que Barrio Azteca tiene vínculos con el cártel de Juárez, lo que ha permitido que esta banda consolide el poderío que ya ejercía en penales federales y locales ubicados dentro de su zona de influencia
A la sombra de la hegemonía de estas dos bandas, alentada por la violencia que acabó con otras viejas pandillas de esta ciudad —Los Ortices y Los Gatos—, han surgido otras nuevas con un perfil distinto; las integran jóvenes de clase media que visten bien y no como cholos, usan armas de fuego y son muy violentos, explica Ledesma
“Lo delicado es que algunas de estas pandillas se están aliando para cometer delitos, con el fin de confundir a la policía y lograr que sus actos queden impunes Incluso hay pandillas, como sucede con Artistas Anónimos, que tienen a su servicio grupos de abogados que los defienden”, dice
Las pandillas con asiento carcelario como Barrio Azteca, explica, son muy activas en el narcomenudeo, el tráfico de inmigrantes y otras actividades ilícitas, afirma Una ficha del Departamento de Policía de El Paso señala que este grupo se ha visto implicado en Estados Unidos en casos de asalto, extorsión, homicidio, venta de narcóticos, posesión de armas de fuego, incendio premeditado y robo con allanamiento de morada, entre otros delitos
Según datos de las autoridades de ese país, la escisión en Barrio Azteca ocurrió en 2001, cuando un líder apodado El Baby se separó con sus “tenientes y sargentos”, y conformó Los Mexicles
Durante muchos años, el jefe en el Cereso de Juárez fue Jesús Argüelles Palos, El Diablo, aunque por encima de él estaban los jefes de toda la organización, recluidos en la prisión federal en El Paso, Texas Argüelles Palos fue ejecutado el 23 de abril de 2005, en Ciudad Juárez, unos días después de que salió del penal

Segundo barrio

En 1987, la policía de El Paso encontró un manuscrito que es la “Constitución” de Barrio Azteca; cuenta con 29 puntos, en los cuales se exige lealtad absoluta al grupo y a sus jefes “A esta pandilla se entra con sangre y se sale con sangre”, dice el comandante Ledesma Salazar
Ese grupo delictivo se formó a mediados de los años ochenta con jóvenes provenientes de un populoso sector de inmigrantes mexicanos llamado Segundo Barrio, ubicado en la línea fronteriza paseña, muy cerca del Puente Negro del ferrocarril y del centro de esta ciudad texana
Originalmente eran miembros de una banda callejera llamada X 14, que mutó cuando fueron capturados y recluidos en la Unidad Coffield del Departamento de Justicia Criminal de Texas, de acuerdo con información de la pandilla ubicada en internet Los primeros líderes de la organización fueron Benito Benny Acosta, Alberto Indio Estrada, Benjamín Top Álvarez, Manuel El Grande Fernández, Raúl Rabillo Fierro y José Gitano, asegura Ledesma
Su incursión en Ciudad Juárez se registró en 1990, particularmente en el populoso sector Bellavista, donde no entran otras bandas por el temor que le tienen a Los Aztecas Las que han tenido ahí su asiento pagan una “cuota” a Barrio Azteca, explica el jefe policiaco
Un diagnóstico elaborado por la PGR señala que los miembros de Barrio Azteca han sido reclutados directamente por el cártel de Juárez que encabeza Vicente Carrillo Fuentes, para esconder la droga en barrios controlados por ellos en El Paso y brindar servicios de protección y seguridad (Proceso 1476)
Javier Sambrano, director de la División de Pandillas y vocero de la policía paseña, señala que esta alianza con la organización de los Carrillo se inició a comienzos de 2003
Esta división policial advierte que Barrio Azteca sólo le ofrece al cártel protección y seguridad “Por algunos arrestos de pandilleros, sabemos que el cártel les paga por dejarlos pasar y almacenar drogas (en las narcobodegas) en barrios controlados por ellos En ocasiones, también se encargan de subir los narcóticos en los camiones que salen de El Paso hacia otros estados o mover aquí en la ciudad la mercancía, cuando saben que la policía anda cerca de los almacenes”, dijo Sambrano al periodista Jesús Esquivel (Proceso 1441)
Sandalio González, hasta hace meses agente especial a cargo de la división de la Agencia Federal Antidrogas (DEA) en El Paso, afirmó que Vicente Carrillo Fuentes estaba aprovechando a los pandilleros para introducir la droga y esconderla en El Paso
“Los del Barrio Azteca no tienen los escrúpulos ni los intereses que pudieran tener los narcotraficantes lo único que quieren es sentirse los reyes de las calles en El Paso y eso se los facilita el dinero que les paga el cártel por sus servicios”, apuntó
En septiembre de 2005, el Grupo Delta de la Policía Preventiva logró detener a varios miembros de Barrio Azteca Durante un operativo en una de sus casas de seguridad, los capturaron en posesión de 7 mil dosis de cocaína y otras drogas, armas de fuego, cartuchos útiles, fuertes sumas de dólares y chalecos antibalas
La nueva cara

“Las pandillas tradicionales de cholos se ubican en la llamada franja de la pobreza en el suroeste y noroeste de la ciudad; es el sector que concentra el mayor número de pandillas, donde existen más conflictos por territorios y ahí prevalece el consumo de la mariguana”, dice Ledesma, del Grupo Delta de la policía local
Las bandas de clase media presentan una nueva cara; un ejemplo de esto es la llamada Barrio Bufones Todos sus miembros son jóvenes con recursos que se dedican al robo con violencia, y su área de influencia se ubica en la colonia Morelos y los colegios de El Paso, Texas
Muchas pandillas tradicionales desaparecieron, como Los Diablos, Los K-13 y Los Gatos, pero unas más persisten, como Los Duques, Barrio Alto, Bella Vista PA y Los Dandys Otras se han visto disminuidas, como Los Ortices; ahora son pocos, se llaman The Ortices Brothers y viven en Socorro, Texas; su viejo asiento, la colonia Hidalgo, “ya no es territorio de bandas, porque ya no hay jóvenes; entonces se acabó el fenómeno de las pandillas”, indica el comandante
En cuanto a la Mara Salvatrucha, Ledesma asegura que no existen registros de su presencia: “De hecho, antes de salir de prisión, en una entrevista con un periódico, El Diablo dijo que si llegaba la Mara los iban a matar” l

Comentarios

Load More